Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

Dios sigue siendo argentino: FED estira temporada de "dólar barato" y le facilita el regreso al crédito

Hay un tema en el cual los economistas de los distintos partidos políticos están de acuerdo: todos, en estas horas, tienen como ídola a Janet Yellen, la titular de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED).

Yellen, una de las mujeres más poderosas del mundo, mantiene en vilo a todo el mundofinanciero cada vez que -reunida con el directorio de la FED- debe decidir si:

-Sube las tasas de interés, con lo cual encarece el costo del dinero.

-Las mantiene casi en cero y así continúa con la política de "dólar barato"

Si opta por la primera alternativa, entonces genera un mayor atractivo para que losinversores de distintas partes del mundo desarmen posiciones y buena parte de los capitales se vuelquen a la divisa estadounidense. De este modo, el billete verde se fortalece frente aotras monedas.

En cambio, si elige la segunda opción, entonces los capitales van en busca de activos que le generen un mayor rendimiento.

¿Para qué debe apelar a esta última alternativa? Para mantener el costo del dinero enniveles bajos hasta que haya signos irrefutables de que la principal economía del mundo estáen vías de una recuperación.

Desde 2008, cuando estalló la crisis de hipotecas subprime, la FED ha venido eligiendosistemáticamente esta opción al considerar que aún no hay pruebas suficientes de que esté transitando por este camino (nivel de empleo, consumo, construcciones, entre otras variables).

Lo cierto es que desde aquel año surgen en forma periódica voces de alerta que afirman que"ahora sí" se terminó la época del "dólar barato", plan con el que la FED fue lubricando el crédito y apuntalando la economía para prevenir una recesión.

Y que, por consiguiente, el mundo debería atenerse a las consecuencias negativasderivadas de tasas otra vez en alza, encarecimiento del costo del dinero y recomposición de carteras de los inversores del mundo.

¿Qué le conviene a la Argentina?
Para la Argentina, una suba de los tipos de interés justo en estos momentos sería una pésima noticia.

Esto es así dado que los equipos de economistas de los presidenciables tienen tomada la decisión de negociar con los "fondos buitre", arreglar con el FMI y volver a financiarse en los mercados internacionales.

De modo tal que un incremento en el costo del dinero implicaría que -justo en momentos en los que el país se prepara para "amigarse" con las plazas financieras- se estaría terminando la temporada de "dólares en liquidación" que benefició durante mucho tiempo a toda laregión.

O, mejor dicho, a toda la región menos a la Argentina, ya que las escasas veces que logró tomar plata del mercado lo hizo a tasas muy altas, en torno del 9%, mientras que el resto lo hacía a menos de la mitad.

Esto, incluyendo a países debutantes en el campo del crédito externo, como Bolivia de Evo Morales, que tomó dinero al 4,8 por ciento.

La decisión de ayer de la FED (que finalmente no subió las tasas) venía manteniendo en vilo tanto a banqueros como a empresarios e inversores.

Por eso, la fecha del "17-S" estaba marcada en rojo en muchos calendarios. Incluso, loseconomistas que se imaginan ocupando cargos relevantes en el próximo Gobiernomantenían sus dedos cruzados.

La previa no pintaba fácil. De hecho, durante meses, Yellen había insistido en que la FED subiría las tasas de interés, haga lo que haga el mercado y opine lo que opine.

Por lo pronto, las expectativas eran otras. "Este es el ajuste más telegrafiado que hemos visto en 35 años en Wall Street", opinaba Robert Barbera, director del Centro de Economía Financiera de Johns Hopkins.

Y no le faltaba razón, a juzgar por las declaraciones de los propios funcionarios cercanos a Yellen. Como Esther George, presidenta de la Reserva de Kansas City: "El proceso de normalización de la economía tiene que empezar ya. Creo que los datos económicos indican que puede hacerse".

O Loretta Mester, presidenta del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, quien había declarado: "Estamos en pleno empleo o muy cerca de eso", afirmación que fue interpretada por inversores como un claro anticipo de que se venía una suba.

Otra bocanada de oxígeno
Finalmente nada de esto sucedió. Yellen consideró que aún no estaban dadas todas lascondiciones como para subirlas ya mismo.

Los expertos creen que dos factores determinantes en tal decisión fueron:

-La reciente devaluación de la moneda china.

-La creciente volatilidad de economías emergentes, la brasileña incluida.

La explicación oficial fue que -aunque parecen haberse disipado los temores a una recesión-todavía no hay una inflación lo suficientemente elevada como para incrementar el costodel dinero y encarecer así los créditos.

"El mercado laboral sigue su mejoría con un sólido aumento del empleo. Pero el índice inflacionario se ha mantenido por debajo del objetivo", explicó el comunicado tras la reunión de la Fed.

Puede resultar difícil de entender para un argentino, pero lo cierto es que en los Estados Unidos uno de los peores temores es la deflación. Porque es el síntoma de que el público no tiene confianza en la recuperación económica y entonces decide guardarse los dólaresantes que gastarlos.

"La FED sólo se preocupa si la inflación llega al 2% anual. Que flojos, nosotros tenemos ese número por mes y decimos que está controlada”, ironizó Claudio Zuchovicki, gerente de desarrollo del Mercado de Capitales.

En todo caso, para la Argentina, el hecho de que la entidad haya extendido la temporada de"dólar barato" ha sido una de las mejores noticias del año.

No tanto por los efectos beneficiosos sino, sobre todo, por los perjuicios que podría haber traído una decisión en sentido contrario.

Cuál era el peligro
Una suba habría significado el punto final a toda una época de tasas cercanas a cero.

Más allá de lo exiguo que pudiera parecer el incremento (por ejemplo de un 0,25%) habría sidosuficiente como para modificar las decisiones de los inversores e impactar de lleno en losmercados del mundo y, en particular, en los emergentes.

Sobre este punto, Eugenio Alemán, economista de Wells Fargo, consideró: "La suba hubiese tenido inicialmente un efecto negativo en las plazas bursátiles".

Una de las primeras consecuencias sería la de depreciación aun mayor de las monedas de la región frente a la estadounidense, como consecuencia de la salida de capitales. Esos mismos capitales que por mucho tiempo la baja aversión al riesgo para obtener ganancias impensadas en otras latitudes.

Es obvio que un mayor rendimiento ofrecido por el mercado estadounidense sería una clara invitación a los inversores a reacomodar posiciones en portfolios y en monedas locales –léase reales brasileños, pesos chilenos, uruguayos o mexicanos, etc– y volcarse más a títulos en dólares.

Para la Argentina, esto habría implicado mayores problemas. Ya sin una suba de tasas, la situación brasileña -con su real devaluado a la paridad de 3,8 por cada dólar- trae el riesgo del contagio.

Pero no sólo del efecto contagio resultó beneficiada.

Otra consecuencia: el encarecimiento de las nuevas emisiones de deuda. En particular, en aquellos países que mantienen un bajo "spread" frente al bono del Tesoro americano tomado como referencia.

A ello se suma el mayor costo fiscal de cada uno de los vencimientos -ya sea de capital o intereses- al depreciarse los respectivos tipos de cambio.

Desde una sociedad de Bolsa líder, su portfolio manager consideró que un alza hubieseincrementado la rentabilidad exigida a los diferentes papeles frente a la que ofrecen los del Tesoro de los EE.UU.

Si para los emisores de deuda –gobiernos o corporaciones- el daño puede ser considerable, no sería menor lo que ocurra en el campo de las materias primas. Esto, a raíz de que cuando eldólar se fortalece, automáticamente caen los precios.

Con nuevo gobierno, otro escenario
¿Qué puede ocurrir en adelante? Por lo pronto, el alivio durará hasta el recambio presidencial, lo cual no es poco.

Pero claro, nadie puede asegurar a ciencia cierta si la FED continuará con su cautela actualo si el temido "cierre del grifo" llegará en cuestión de meses.

En ese caso, el nuevo Gobierno argentino se verá en una carrera contrarreloj para tratar de que su regreso a los mercados se dé en el marco de una postura benigna por parte de los inversores.

Para Gastón Rossi, ex secretario de políticas económicas del Ministerio de Economía, es esperable que haya una suba de tasas en 2016.

"Argentina está fuera de los mercados, de modo tal que el impacto sería indirecto, ya que hoy en día por sus bonos está teniendo que ofrecer un rendimiento muy alto, del 9%", argumenta.

En tanto, el analista financiero Agustín Cramo cree que tras el recambio político el nuevo clima en el país contribuirá a neutralizar los efectos negativos de un mundo con capitales más caros.

Será, en todo caso, un tema para ver en el escenario de la Argentina post-kirchnerista y en un plan "market friendly". De momento, lo cierto es que el temido cambio en la política de laFED no se produjo.

Y los candidatos pueden sentirse agradecidos por la "manito" que Yellen, seguramente ajena a los avatares internos de la política argentina, acaba de darles.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/219520-Dios-sigue-siendo-argentino-FED-estira-temporada-de-dolar-barato-y-le-facilita-el-regreso-al-credito
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook