Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

La economía que viene abre una nueva grieta

El ministro de Economía, Axel Kicillof, cree que la economía argentina crecerá en 2016 un 3 por ciento. Está bastante solo en su proyección, al menos según surge del veredicto de 24 consultoras, bancos de inversión y economistas que, en promedio, marcan un alza esperada de 0,9% para el próximo ejercicio, apenas 0,2% más que el número que proyectan para este año y tres veces menos que la estimación oficial para 2016. El dato no es menor.


La mayoría de las compañías del país se encuentra en plena etapa de armar sus presupuestos y pocos son los datos concretos que hasta ahora tienen de la economía que viene. De ahí que conocer los números de los principales consultores privados ayuda al menos a tener un norte. En la liga de los más optimistas se encuentra el banco de inversión Bulltick, que augura un avance de 4% del producto bruto interno del país, un punto más que el índice esperado por el candidato a diputado por el Frente para la Victoria y actual ministro. En segundo lugar, entre los datos más positivos se encuentra Santander Investment con su proyección de 2,5% y, en tercer puesto, JP Morgan con 2,6 por ciento. Entre los más pesimistas figuran el Citigroup con una retracción del PBI de un punto; FIEL, con una baja de 0,9%, y Orlando Ferreres, que prevé una caída de 0,7 por ciento.

A juzgar por la proyección oficial sobre precios, Kicillof confía en que se cumplirá de manera acelerada el pronóstico de Daniel Scioli de llevar a un dígito la inflación. El actual gabinete económico la proyecta en 10,4% para 2016. Aquí, la grieta con los economistas es aún mayor. No hay optimistas en la liga que releva Latin American Consensus, de donde surgen los datos.

El promedio de las consultoras marca 26% para el índice de precios al consumidor para el período de enero a diciembre próximos. El dueto Bank of America y Merrill Lynch plantea un preocupante alza de 40,7% de los precios para el próximo ejercicio; le sigue Econviews (dirigida por Miguel Kiguel) con 34% proyectado y, en tercer lugar, la consultora ACM con 32%, según datos ajustados a este mes. Entre los que creen que la desaceleración del aumento de precios será mayor aparecen Santander Investment (proyecta 18%), Oxford Economics (18,5%) y Banco Galicia (20 por ciento).

El cambio de gobierno genera una mejora en la inversión esperada. La proyección de Consensus plantea una suba de 3,1% versus la caída de 1% con la que se espera que cierre 2015. Nuevamente, Bank of America y Santander Investment aparecen como los que creen que soplarán vientos mejores, al esperar un alza de 8% en la inversión bruta fija. "La teoría en este caso es que sea Scioli, Macri o Massa, en cualquier caso van a empezar a desandar el camino de los cepos", se entusiasma el flamante directivo de una entidad gremial empresaria. Y agrega: "Sus equipos técnicos tienen bastante más en común de lo que se cree y a puertas cerradas suelen marcar sus coincidencias".

En la semana en la que Adrián Kaufmann asumió como presidente de la Unión Industrial Argentina y volvió a instalarse como tema el empleo, vale la pena recorrer las proyecciones referidas a la producción industrial. Los economistas son más positivos para lo que viene: esperan un alza de 1,7%, en promedio, para 2016, versus una baja de medio punto que se estima para el año en curso.

"La economía mundial no va a seguir en una caída abrupta, sino que va a estabilizarse y mejorar a partir del segundo semestre del año que viene. No creemos que el año que viene el Estado tenga que hacer un esfuerzo enorme como estamos haciendo este año para que la crisis internacional no se contagie al mercado interno", anticipó Kicillof cuando presentó el presupuesto. Además de varias frases que había anticipado en su entrevista exclusiva con LA NACION. Aquí la grieta con los economistas vuelve a aparecer.

Basta con recorrer los pronósticos referidos al PBI brasileño para anticipar otro año complejo en materia de saldo comercial. En el último informe del Indec, el superávit fue de sólo US$ 51 millones, es decir, dos días de compra de dólar ahorro, según resumió Abeceb. El destino de exportación al que van ocho de cada diez autos argentinos y cinco de cada diez envíos industriales aparece con una proyección de caída de al menos 0,6% para 2016. Algunos van más allá con retracciones proyectadas de 2,2% (Eaton) y 1,5% (Barclays). El consumo en el país vecino se recortará 2,6% y la producción industrial tendrá un freno de 0,6%, según promedian las 20 principales consultoras que relevan ese país. Por otra parte, en la medida en que el real se siga devaluando la competitividad estará cada vez más comprometida. Kicillof, sin embargo, anticipó que el tipo de cambio oficial, que hoy se ubica en $ 9,37, cerrará el año en $ 9,70. Para 2016, el dólar oficial promediará los $ 10,60 y en diciembre de 2016 cotizará a $ 11,20.

El último informe de Ecolatina da cuenta de la realidad del laberinto cambiario, en el que son más las preguntas que las respuestas en cuanto a proyecciones. Luego de un primer semestre de calma, desde mediados de junio las expectativas de devaluación reaparecieron: el tipo de cambio informal comenzó a escalar (alcanzó a mediados de agosto un nuevo máximo histórico pese a la mayor venta de dólares para atesoramiento), la brecha cambiaria volvió a niveles cercanos a 70% y la demanda de divisas se exacerbó, según resume el informe de la consultora fundada por Roberto Lavagna.

La montaña rusa de fin de mandato tiene varios componentes: vencimientos, recesión de Brasil, caída de los precios de la soja y las nuevas restricciones a los fondos comunes de inversión sumadas a la volatilidad propia de un año electoral. La demanda verde para Boden 2015 y el título de la provincia de Buenos Aires significará -si no se avanza con la recompra de parte del título- unos US$ 7200 millones, es decir 21,5% de las reservas brutas actuales, según Ecolatina. Además de los US$ 680 millones promedio de divisas para atesoramiento, las tarjetas de crédito que crecen a un ritmo del 54% en la segunda mitad del año y los pagos de importaciones que se aceleran y frenan en función del particular contexto. No por nada, para muchos, 2016 es largo plazo en una economía que se mece entre las disposiciones fuera de agenda y el oráculo de una nueva grieta.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1831391-la-economia-que-viene-abre-una-nueva-grieta
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook