Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

Primer acuerdo paritario para trabajadoras de casas particulares con aumento del 28%

Otra conquista del personal doméstico

Por primera vez, los gremios del sector tuvieron una paritaria y fijaron las remuneraciones básicas para todo el año. Hasta ahora, lo hacía la cartera laboral.

Como resultado de la primera negociación paritaria sectorial de la historia, el salario de las trabajadoras de casas particulares aumentará 28 por ciento. El incremento se implementará en dos tramos: un 21 por ciento a partir de septiembre y un 7 por ciento adicional (no acumulativo) desde diciembre. Con los nuevos parámetros salariales acordados entre los siete sindicatos y dos asociaciones de empleadores, en un espacio de negociación impulsado desde el Ministerio de Trabajo, el piso de la remuneración horaria para las asalariadas pasará de 33 a 40 pesos este mes y llegará a 43 pesos a fin de año. De esa forma, una trabajadora con retiro del hogar que realice tareas durante ocho horas debería recibir como mínimo 5358 pesos en diciembre.

La novedosa instancia de discusión salarial suma un instrumento para fortalecer el poder de negociación de uno de los colectivos laborales más vulnerables del país. Más de siete de cada diez trabajadoras están contratadas en condiciones irregulares que, muchas veces, son expuestas a situaciones de extrema precariedad. Los niveles de informalidad en el sector más que duplican el registro promedio para el total de la economía argentina.

Hasta el año pasado el aumento salarial para las trabajadoras de casas particulares –más del 90 por ciento de los ocupados son mujeres– era establecido desde la cartera laboral. La ley aprobada en 2013 para regular las condiciones de empleo el sector contempló la creación de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares que, entre otras atribuciones, debe fijar las remuneraciones mínimas. Tras varios meses de trabajo, el espacio paritario se conformó ayer cuando los siete gremios y los representantes del sector patronal, encabezado por el “sindicato” de Amas de Casa, elevaron una propuesta consensuada. Los funcionarios de la cartera laboral que encabeza Carlos Tomada guiaron esas conversaciones y estuvieron acompañados por representantes de los ministerios de Desarrollo Social y Economía.

La primera experiencia paritaria representa un avance significativo para las trabajadoras del sector que también contempla a caseros y acompañantes terapéuticos. El aumento de 28 por ciento está en línea con la recomposición promedio de los salarios de los trabajadores en relación de dependencia. Al incorporarse totalmente al salario durante 2015 será computable para el cálculo del aguinaldo de diciembre y las vacaciones. Los datos de la AFIP indican que hay 465 mil trabajadoras registradas sobre un colectivo laboral que ronda el millón de personas. Alrededor de la mitad desempeñan sus tareas diarias en el área metropolitana de Buenos Aires.

Dependiendo de la categoría, los pisos salariales pueden ser inferiores al salario mínimo vital y móvil que no cubre a ese segmento así como tampoco es extensivo al ámbito rural. El salario por hora de una cuidadora no terapéutica con retiro y el ingreso horario estipulado para los caseros subirá a partir de septiembre a 44 pesos y a partir de diciembre llegará 46 pesos. Así, el ingreso mensual mínimo de esos trabajadores llegará así a 5958 pesos a fin de 2015.

La nueva legislación sectorial que reemplazó un estatuto vigente desde 1956, reconoció a las empleadas domésticas los mismos derechos que el resto de los trabajadores: licencia por maternidad, vacaciones pagas, aguinaldo, indemnización por despido y limitó la jornada de trabajo a 8 horas diarias y 48 semanales.

Con aquella (des)regulación para establecer una relación laboral dependiente, una trabajadora debía desempeñarse cuatro horas por día durante cuatro jornadas a la semana. Bajo las nuevas reglas, es posible regularizar la relación laboral sin importar la frecuencia semanal. Cuando una familia se reconoce como empleadora, una de las barreras más difíciles de sortear, debe registrarse en la AFIP. Una vez inscripto como empleador, debe seguir las instrucciones para emitir el recibo y comprobantes de aportes. El pago para la seguridad social es de 35 pesos mensuales y la contratación de un seguro de ART ronda los 450 pesos mensuales. Si bien podría estar cubierto por el patrón, las trabajadores deben desembolsar 100 pesos para obras sociales. A pesar de los avances, los gremios son reacios a incorporar a esas trabajadoras a sus coberturas de salud.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-282774-2015-09-30.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook