Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

¿Cuáles son las múltiples fuentes de financiación del Estado Islámico?

Además de ser el más sanguinario, el Estado Islámico es el grupo terrorista mejor pertrechado financieramente del mundo, con unos ingresos anuales que, según Forbes, rondan los u$s2.000 millones anuales, cifra que otros expertos elevan hasta los u$s3.000 millones.

¿De dónde proceden estos fondos? La financiación vía supuestas donaciones privadas -que no a través de canales oficiales o estatales- desde el mundo musulmán, especialmente desde países del área del Golfo como Arabia Saudí, Qatar o Kuwait, ha sido una de las fuentes tradicionales de ingresos del EI.

Sin embargo, hay quienes amplían considerablemente ese listado de 'benefactores', como ha hecho el presidente ruso, Vladimir Putín, quien ha afirmado que cerca de una cuarentena de países financian al grupo terrorista, "entre ellos varios países del G20".

En la actualidad, una de sus principales vías de financiación del EI es el comercio irregular de crudo a través del control de algunos campos petrolíferos y refinerías en los territorios que ha ocupado en Irak y Siria.

Las estimaciones son muchas y variadas pero, según fuentes del mercado, si se tienen en cuenta los datos de producción de crudo en Siria e Iraq previos al inicio del conflicto y los que manejan ahora, sin olvidar que se trata de un crudo que no ha desaparecido de la oferta mundial, la organización puede estar produciendo entre 1,5 y 2 millones de barriles diarios. Una cantidad que la situaría en el noveno puesto de producción de petróleo de la Organización de Países Productores de Petróleo -OPEP-.

El 13 de julio de 2014 el precio del petróleo americano tocó máximos de 9 meses, en los 106 dólares, impulsado por la inestabilidad política en Iraq. Precisamente, se trataba de un grupo de rebeldes que se hacía llamar Ejército Islámico en Iraq y el Levante que había tomado la ciudad petrolera de Kirkuk, donde se encontraba la segunda reserva de crudo más grande del país. Hoy, la organización terrorista ha cambiado de nombre y ya controla todos los yacimientos de Siria.

Según publicó a principios del pasado mes de septiembre CBS, el Estado Islámico capturó el último yacimiento petrolífero en manos del gobierno sirio: Yezl, al noroeste de Palmira y próximo a una región que contiene los principales campos de extracción de gas del país.

Un importante productor
Javier Santacruz, economista investigador de la Universidad de Essex explica sobre la capacidad de producción de la organización que "algunas fuentes hablan de un nivel degeneración de petróleo de 1,5 millones de barriles al día, mientras otras llegan a alcanzar los 2 millones de barriles".

Fuentes estadounidenses cifran en unos u$s40 millones los ingresos mensuales por la venta de crudo en el mercado negro, lo que elevaría la cifra a unos u$s480 millones al año.

El experto explica que "el cálculo es sencillo: si tienes en cuenta cuánto crudo producían Siria e Iraq antes del conflicto y cuánto producen ahora, la diferencia alcanza estos niveles. Considerando que se trata de una oferta que no ha desaparecido del mercado la probabilidad de que esté en manos del Estado Islámico es grande. Sólo ha cambiado de manos".

De ser así, el Estado Islámico estaría produciendo una cantidad de crudo que le colocaría entre los 9 mayores productores de toda la OPEP, teniendo en cuenta los datos que publicó la Organización para el mes de septiembre, consiguiendo superar la producción conjunta de Qatar, Ecuador y Libia.

El analista descarta que se haya perdido una gran parte de la producción por la destrucción de los yacimientos, ya que "por parte de occidente no ha habido -hasta ahora- ataques a las instalaciones de Siria e Iraq y los que han llevado a cabo Turquía y las fuerzas iraquíes no han sido muy significativos".

Tras los atentados de este fin de semana en París y Libia, el diario The New York Times destaca que Estados Unidos ha bombardeado por primera vez camiones cisterna que transportan petróleo para el Estado Islámico, destruyendo 116 vehículos en la región de Deir al Zur, en territorio sirio, cerca de la frontera con Iraq.

Combustible para el terror
Mientras al-Qaeda se financiaba principalmente a base de donaciones, las finanzas del Estado Islámico se basan en la producción de petróleo. Según explicaba Financial Times el pasado mes de octubre, la operación de venta de petróleo que maneja el Estado Islámico no es muy diferente al funcionamiento de una gran compañía estatal.

Según ciudadanos sirios que accedieron a hablar con el diario, los terroristas contratan expertos en el sector, ingenieros, trabajadores cualificados... ofreciendo salarios competitivos acordes con la experiencia de cada trabajador. Los traders aparcan sus camiones en largas colas, a la espera de llenar sus tanques, y compran el crudo en torno a u$s25 y u$s30, para después venderlo a refinerías o intermediarios a precio de mercado.

Fuentes del mercado sospechan que entre los compradores de petróleo a la organización terrorista pueden encontrarse algunas multinacionales estadounidenses que operan en la región.

Junto a la toma de control de pozos petrolíferos, el grupo terrorista opera en la zonas que conquista al más puro estilo del crimen organizado, según informa el Grupo de Acción Financiera (Financial Action Task Force, FATF, en su denominación en inglés), organismo intergubernamental integrado por más de una treintena de países, entre ellos España, que lucha contra el blanqueo de capitales.

Es decir, el Estado Islámico exige a las poblaciones locales, a través de la coacción y la amenaza, parte de sus recursos, lo que incluye el cobro de 'impuestos' por el uso de vehículos, alquileres de viviendas, gasto en combustibles, recursos naturales y agrícolas e incluso por los recibos que pagan los escolares. De forma eufemística, el EI justifica esos pagos (obligatorios) por la prestación de 'sus servicios' al ciudadano, entre ellos el de 'protección'.

Expertos consultados por The Wall Street Journal cifran en unos u$s100 millones los ingresos anuales obtenidos por estas ventas en el mercado negro, aunque como todo lo que se refiere al grupo terrorista es difícil de verificar.

Otra vía de ingresos importante, igualmente difícil de cuantificar, es mediante el control de los bancos y de sus sucursales en las zonas conquistadas de Siria e Irak.

Curiosamente, el EI otorga un trato diferente a la banca pública y a la privada, según el Grupo de Acción Financiera. Mientras considera que el efectivo de los bancos estatales pasa a ser de su 'propiedad', en el caso de las entidades privadas, impone tasas a las retiradas de depósitos de sus clientes que pueden alcanzar el 10 por ciento.

Con estas prácticas, el EI podría haber ingresado varios miles de millones. EE.UU. calcula, por ejemplo, que el grupo terrorista podría haber obtenido más de u$s1.500 millones en efectivo por esta vía solo a través de las sucursales bancarias de las que tomó el control en la primera mitad del año pasado, informa el Grupo de Acción Financiera. Una cifra que, a estas alturas, podría ser mucho más elevada.

Pero existen otras formas de financación. Según el Grupo de Acción Financiera, el grupo terrorista ha llegado incluso a 'comprar' rehenes occidentales capturados en zonas fronterizas por grupos rebeldes moderados. Esta institución calcula que durante el año pasado el EI pudo recaudar entre u$s20 M y u$s45 millones a través del pago de rescates.

Aunque advierte de que es muy difícil ofrecer cifras concretas, ya que estos pagos se suelen realizar a través de empresas privadas que, por obvios motivos de seguridad para el secuestrado, buscan ocultar la transacción. En algunos casos, el rescate se abona en efectivo, lo que complica su rastreo.

Finalmente, también adoptan fórmulas similares al crowdfunding. Pese a lo atávico de su discurso, el Estado Islámico no renuncia a las nuevas tecnologías y a las redes sociales para expandir su destructivo mensaje y captar nuevos terroristas, igual que tampoco desdeña las más modernas fórmulas de captación de fondos mediantes prácticas similares al crowdfunding.

Aunque no ofrece cifras concretas, el Grupo de Acción Financiera describe alguno de los métodos a través de los cuales el grupo terrorista consigue fondos a través de Internet. Por ejemplo, pidiendo a sus donantes a través de Twitter que adquieran una tarjeta de prepago internacional y envíen el número de dicha tarjeta a través de Skype.

Acto seguido, ese saldo será enviado a seguidores del EI en zonas cercanas a Siria, que venderán el número de la tarjeta a un precio más bajo, obteniendo así un efectivo que más tarde será entregado a la organización terrorista.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/223010-Cules-son-las-mltiples-fuentes-de-financiacin-del-Estado-Islmico
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook