Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

El fin de ciclo de la economía dirigida

LO QUE DEJA 2015. El Estado intervino para fomentar el mercado interno y orientar el crecimiento.


El déficit fiscal récord (se espera el resultado final pero ya se estima el más alto desde el regreso de la democracia) y el fuerte proceso de endeudamiento en pesos y dólares para financiarlo terminó siendo lo más destacado de 2015, que se fue sin haber alcanzado la gran meta económica de principio de año, la normalización del frente externo con el arreglo con los holdouts y el fin del default, una resolución que frente al fracaso de la gestión de Axel Kicillof quedó ahora en manos de un equipo económico más proclive a las soluciones de mercado.

Sin embargo, con el fin de año llegó también la nueva gestión económica que llegó para poner punto final a una década signada por la mayor intervención del Estado en la actividad, tanto desde el impulso al mercado interno como desde la distribución de subsidios y, fundamentalmente, con la administración del comercio exterior derivada de la escasez de dólares.

El proceso económico del kirchnerismo se divide en dos claras etapas, la primera con el gobierno de Néstor Kirchner y hasta la crisis del campo de 2008 caracterizada por los superávit gemelos (fiscal y externo), la competitividad derivada del dólar alto y la protección a la actividad industrial con medidas de administración del comercio exterior. La segunda, profundizada en el segundo mandato de Cristina Fernández, se caracterizó por el aislamiento externo, la pérdida de competitividad de la industria y las economías regionales, las restricciones al acceso a las divisas y la promulgación de leyes, como las de Defensa del Consumidor y de Abastecimiento, que fueron interpretadas desde el sector privado como un sesgo antiempresa.

Las dificultades para lograr una normalización de la actividad económica se convierten ahora en el principal argumento para desandar muchas de las intervenciones positivas del Estado en la economía.

El frente externo

La crisis económica de Brasil, con una devaluación de 40% del real, una inflación que cerrará en un dígito y una recesión de tres puntos, fue, en tanto, el mayor condicionamiento que llegó desde el frente externo por su alto impacto sobre la economía local, tanto al dejar de demandar bienes (especialmente automóviles, pero también la producción agropecuaria) como al aumentar los saldos exportables que compiten con la producción local.

El frente externo trajo más novedades: la devaluación del yuan que sacudió a la economía global y que buscó recuperar la senda del alto crecimiento económico de China, y el fin del dólar barato, con la decisión de la Reserva Federal de aumentar por primera vez en ocho años la tasa de interés.

La Unión Europea evitó la ruptura del euro con un acuerdo con Grecia que refinanció la deuda a cambio de un plan de ajuste fiscal y privatizaciones que descargó todo el peso sobre la sociedad. La dura posición alemana que se negó a cualquier quita de deuda e impuso el ajuste tuvo también consecuencias políticas y económicas: la zona euro se mantiene en un estado de no crecimiento y surgen los partidos políticos no tradicionales, que amenazan la estabilidad europea como Marine Le Pen en Francia y Podemos (por izquierda) y Ciudadanos (por derecha) en España.

En ese escenario externo, con la caída de los precios de los commodities a mínimos (el petróleo que llegó a estar a 150 dólares el barril se desplomó a menos de 40 dólares y recién se espera un repunte para 2020), la economía local terminará con un crecimiento de 2%, impulsada por el consumo interno y el gasto público.

El fin del desendeudamiento

Según un trabajo de Iaraf, en los primeros nueve meses del año se emitió deuda a un promedio de $1.723 millones por día, hasta alcanzar los $470.446 millones considerando las emisiones en pesos y en dólares. La cuenta no incluye las emisiones del último trimestre, donde se licitaron bonos por $3.000 millones y 3.000 millones de dólares.

En el informe oficial que evaluó los nueve primeros meses, se destacó que A fines del tercer trimestre la mayor parte de la deuda del Estado Nacional corresponde a deuda intra sector público, que explica el 61% del total. Los mayores acreedores son el Banco Central, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES y el Banco Nación.

El mismo informe reconoce que creció la deuda con el sector privado de representar 26% en 2014 a 27% del total este año. También creció más que el promedio de la deuda: mientras el total se incrementó en 8,2%, con el sector privado creció 14,8%.

Fin del cepo

Con el cambio de Gobierno llegó también el fin del cepo, como se denominó las limitaciones para acceder a las divisas tanto para ahorro como para la actividad económica que se constituyó en el mayor condicionante del crecimiento, por la restricción de la oferta externa.

Fuente: http://www.diariobae.com/notas/107340-el-fin-de-ciclo-de-la-economia-dirigida.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook