Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

Objetivo número uno: Macri ya da pistas sobre cuál será su estrategia política para lograr la gobernabilidad

Aunque no salga todos los días en los medios de comunicaicón, hay una palabra que aMauricio Macri le preocupa todavía más que “cepo”, “dólar” e “inflación”. Esa palabra clave es "gobernabilidad".

Y los números en esta materia pueden ser tanto o más preocupantes que las reservas del Banco Central.

• En la Cámara de Diputados, el PRO contará con una bancada de 43 miembros, lo que significa apenas un 17% del total.

• En el Senado, la situación es todavía más complicada, dado que el partido del nuevo Presidente tiene sólo cuatro bancas sobre un total de 72.

Aun si se suman los legisladores del PRO con sus aliados de la Unión Cívica Radical, sigue estando en minoría frente al peronismo. Recién cuando se agregan los votos peronistas que responden a Sergio Massa, el oficialismo logra sumar 132 diputados, un número como paraimponer mayoría.

Y en el Senado, ni siquiera haciendo esa cuenta se llega a una mayoría: los tres bloques juntos dan 25 votos, sobre un total de 72 miembros.

A la hora de repasar el mapa de gobernaciones, los números también son elocuentes: Macri asumirá su mandato con solo cinco provincias aliadas y con la mitad en manos degobernadores justicialistas.

Y, para colmo, la estrecha diferencia en la elección –el escrutinio definitivo acercó todavía más la posición final de Daniel Scioli- hace que el objetivo de lograr gobernabilidad esté al tope de la agenda en los primeros días.

“Macri sabe interpretar los números. Una cosa es que gane por catorce puntos y otra cosa es que gane por dos puntos y medio de diferencia. Obligatoriamente tiene que consensuar”, afirma el politólogo y escritor Jorge Asís.

Algo de eso ya empezó a verse en estas jornadas de transición: el designado ministro del Interior, Rogelio Frigerio, empezó el tejido de contactos con los gobernadores peronistas, en un juego que conviene a ambas partes.

Por un lado, el próximo Gobierno macrista garantizará el normal cobro de salarios yaguinaldos para las provincias con dificultades de caja; y, por otra parte, se ayudará de esa forma a despejar los fantasmas de disturbios y saqueos sobre el fin de año.

Hasta ahora, son al menos seis las provincias con dificultades para pagar sueldos, incluyendo a Buenos Aires.

La estrategia en marcha
El hecho de que en las últimas jornadas parlamentarias se haya evidenciado una incipiente fisura de la bancada kirchnerista –entre el sector “cristinista puro” y el peronismo tradicional vinculado con la “liga de gobernadores”- permite prever por dónde vendrá la estrategia macrista.

Es decir, se intentará compensar la desventaja numérica parlamentaria a través deacuerdos y alianzas.

Algunos actores políticos se acercarán a Macri por sus coincidencias programáticas; otros, no tanto por amor sino por el espanto al desfinanciamiento.

Una investigación del economista Federico Muñoz muestra que en la mitad de las provincias las transferencias discrecionales de la Nación representan más del 10% de supresupuesto -y en cinco de ellas, más del 20%-.

“Esta dependencia financiera otorga al poder central una poderosa herramientanegociadora frente a gobernadores y, consecuentemente, a legisladores del interior del país”, afirma el economista.

En tanto, Macri deberá buscar un pacto con la porción no kirchnerista del peronismo, liderada por Sergio Massa, quien ya salió a aclarar que apoyará aquellas medidas que sirvan para vivir mejor, pero alzará la voz cuando se tomen decisiones que considere erradas.

Otro frente de batalla al que deberá atender el próximo Presidente es el sindical. Buscará llegar a un acuerdo de precios y salarios con el objetivo de bajar la inflación y garantizar lagobernabilidad, ante la posibilidad de que las medidas económicas generen rechazo en el sector.

No es la primera vez que Macri se enfrenta a este escenario. Ya tiene experiencia en la gestión de la Ciudad, donde tuvo que acordar políticas con representantes del FpV. Sin embargo, tal como apunta el politólogo Sergio Berensztein, “el juego nacional es muy distinto”.

“Hoy el problema es político. Sin mucho diálogo va a ser imposible enfrentar esta agendaendemoniada que hereda el próximo Gobierno”, apunta el analista.

Massa, un apoyo altamente cotizado
Los 700.000 votos que separaron a Macri de Scioli dejaron al Frente Renovador en unaposición inmejorable. El espacio liderado por Sergio Massa será clave para Cambiemos en lo nacional y en la provincia de Buenos Aires.

Sin dudas, el diputado buscará erigirse como la principal figura de la oposición y hará pesar su fuerza parlamentaria para negociar espacios de poder.

“El Frente Renovador y UNA tienen una enorme presencia en el Congreso y una gran importancia en la Legislatura Bonaerense”, señala Berensztein.

En la Cámara de Diputados, Massa contará con al menos 32 integrantes, 27 del Frente Renovador y 5 de Unión por Córdoba, el espacio que lidera José Manuel de la Sota, con quien conformó el frente Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), que en la presidencial de octubre salió tercero, con 5,2 millones de votos.

En territorio bonaerense, las negociaciones ya comenzaron. El hombre de Tigre hizo unpacto de gobernabilidad con María Eugenia Vidal: la futura mandataria impulsará el fin de las reelecciones indefinidas de intendentes y, en materia de transparencia, la puesta en vigor de un gobierno abierto, ambas propuestas del Frente Renovador.

Como contrapartida, el massismo le brindará los votos en la Legislatura para aprobar la ley de Presupuesto 2016 y una reforma en la ley de Ministerios.

En la negociación también el Frente Renovador podría quedarse con puestos en organismos de control de la gestión y las finanzas de la Provincia de Buenos Aires.

En paralelo a su protagonismo en el plano institucional, Massa también buscaría posicionarsecomo líder del peronismo.

Jorge Asís ve una dificultad en el camino que intentaría transitar Massa. “El peronista crítico del kirchnerismo no sé si tiene muchas ganas que alguien que se fue, que en cierto modo colaboró con la derrota del peronismo, sea el hombre indicado para renovarlo y conducirlo posteriormente”, explicó.

Otras versiones apuntan a que Massa podría promover a De la Sota para la presidencia del PJ.

El gobernador saliente dio muestras de su deseo con una “carta abierta” al pueblo cordobés que dio a conocer luego de mantener una reunión con el tigrense, en la que agradeció el apoyo a su espacio para la elección de su sucesor, Juan Schiaretti, y aprovechó para señalar que se dedicará "en los próximos años a construir un peronismo renovado".

El liderazgo del peronismo, en disputa

El politólogo Rosendo Fraga, destaca la figura de Sergio Massa para armar la mayoría enDiputados y en las dos cámaras de la Legislatura bonaerense, aunque apunta que “para elSenado eso no alcanza. Necesitás a los gobernadores”.

Con el peronismo en su nuevo rol de oposición, Macri tendrá la difícil tarea de “seducir” a los mandatarios de esa fuerza para avanzar en una agenda común.

Luego de la derrota de Scioli, la disputa por la conducción reina en las filas del Partido Justicialista, ya que el histórico sello será un gran instrumento y una plataforma de despegue para aquel que quiera aspirar a disputar, por más prematuro que suene, laPresidencia en 2019.

En esa lista, a priori, suena con fuerza el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien comenzó el año con intenciones de presentarse como precandidato en las PASO y, tras bajarse de esa pelea, rechazó acompañar a Scioli como candidato a vicepresidente.

Urtubey podría fijarse la Casa Rosada como objetivo, ya que en 2019 culminará su período como gobernador y, por la Constitución salteña, no puede ser reelegido.

Autodefinido como "peronista" en lugar de kirchnerista, el salteño de 46 años, que actualmente ocupa una de las siete vicepresidencias honorarias del Consejo Nacional del PJ, buscará así ganar terreno en la política nacional para impulsar sus aspiraciones y, de a poco, hacer conocido su nombre más allá de las fronteras de su terruño.

En tanto, dos grandes incógnitas serán los destinos de Scioli y de Cristina Kirchner en el futuro armado peronista, aunque entre ellos hay posiciones casi contrapuestas respecto a la estructura orgánica partidaria: mientras el gobernador bonaerense se apoyó en el PJ, la mandataria no le dio protagonismo al sello en sus dos mandatos.

Otro dirigente cuya incidencia en el futuro peronista se desconoce es Randazzo, quien se apartó de la campaña del Frente para la Victoria luego de haber rechazado la candidatura a gobernador bonaerense.

Moyano, la gran apuesta para lograr el pacto social
Como presidente no peronista, Macri encontrará en la relación con el movimiento sindical organizado, uno de sus principales retos.

Para ello, apostará a tener una base de apoyo en la CGT opositora, gracias a la relación que viene cultivando hace tiempo con Hugo Moyano.

Hasta ahora, el jefe de Gobierno porteño electo, Horacio Rodríguez Larreta; el actual subsecretario de Trabajo de la Ciudad, Ezequiel Sabor; junto a los ministros Néstor Grindetti (Economía) y Edgardo Cenzón (Espacio Público), fueron los dirigentes macristas llevaron adelante el diálogo con la CGT moyanista en reuniones privadas.

Y en estos días, el nuevo ministro de Trabajo, Jorge Triaca, tomará la posta para la búsqueda del llamado “pacto social”, que implicará una pauta salarial en línea con un programa anti-inflacionario.

En paralelo a esos encuentros reservados, Moyano dio varios guiños públicos a Macri, como su participación en dos actos del postulante de Cambiemos y un discurso por el Día del Militante en el que lanzó una catarata de críticas contra el Gobierno y contra el entonces candidato oficialista Daniel Scioli.

Con quienes podría tener más dificultades para entenderse es con el resto del movimiento obrero -la CGT de Antonio Caló y las CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky- que durante la campaña fue muy crítico del candidato de Cambiemos.

Por otra parte, para alcanzar el “pacto social”, Macri deberá lograr que el empresariado se comprometa a contener los precios, una tarea no menor si se concreta el vaticinio de undólar más caro.

Es en este escenario que Macri se dará a la tarea de encarar el diálogo con los diferentes flancos desde el día 1 de su gobierno.

“La Constitución dice que tienen que gobernar con un equilibrio de poderes, que las provincias son fundamentales, y que hay que consensuar”, sostiene Berensztein y concluye: “Macri estará obligado a gobernar con los métodos de un país normal. El problema es que la Argentina no es un país normal”.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/223846-Objetivo-numero-uno-Macri-ya-da-pistas-sobre-cual-sera-su-estrategia-politica-para-lograr-la-gobernabilidad
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook