Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

Para atenuar el impacto del tarifazo, las facturas de luz y gas serán mensuales

Empezó a lo Juan José Aranguren: sin evitar palabras tabú y alborotando incluso a sus propios compañeros de Cambiemos. El ministro de Energía ganó esta semana una pequeña discusión interna: anteayer, en su primera conferencia de prensa, usó la expresión "emergencia", contra la recomendación de especialistas en comunicación macrista que habrían preferido "plan de eficiencia" o "ahorro".


Pero Aranguren logró convencerlos de que, jurídicamente, la utilización del concepto "emergencia" le da a una norma prerrogativas que los eufemismos no permiten. Era en realidad lo que el ingeniero tenía pensado desde hacía tiempo, aun cuando dirigía Shell y veía lejos la posibilidad de ser funcionario. "Quien quiera que sea el secretario de Energía del próximo gobierno, tiene que anunciar la emergencia en su primera conferencia de prensa", decía entonces.

Tal vez los cuidados por atenuar el impacto de estas medidas impopulares vayan imponiéndose entonces en cuentagotas, hacia adelante, con los anuncios de aumentos que se esperan para el mes próximo. El más evidente ya está decidido: el Gobierno dispuso que las facturas eléctricas y de gas les lleguen a los usuarios todos los meses y no de modo bimestral, como ocurre ahora.

Un modo de atenuar el impacto psicológico de las subas. Desde la óptica de la aplicación puede llegar a ser complicado porque, hasta ayer, algunas distribuidoras no estaban al tanto de la modificación. "Si es así, que nos avisen, porque esto no se factura de un día para el otro", se sorprendieron en una empresa eléctrica.

No será una convivencia fácil con el ministro. Ni para el sector al que perteneció, donde muchos ejecutivos lo definen como un técnico duro y altamente capacitado, pero en ocasiones inflexible, ni para los propios compañeros de gabinete, que sonríen ante lo que juzgan obcecación de Aranguren con ciertos temas. Lo confirmaron anteayer, cuando lo vieron pronunciar desde el atril palabras prohibidas: la necesidad de, mientras se aplica la nueva política energética, reducir la inflación a un dígito. Hace tiempo que desde Cambiemos se ve en ese enunciado un sinónimo de ajuste o enfriamiento de la economía, idea que han decidido reemplazar por el tópico "Pobreza cero", uno de los tres objetivos medulares del proyecto de Mauricio Macri junto con "Unir a los argentinos" y "Combatir al narcotráfico".

Pero los ingenieros están más en las cosas que en los conceptos. Dos días antes de declarar la emergencia, Aranguren entró en una reunión a discutir de qué modo haría el anuncio. "¿Ven? Esto no puede ser", los corrigió al advertir la ventana abierta y el aire acondicionado encendido.

De todos modos, el grueso de esa apuesta al ahorro será aplicada del único modo en que lo ven los analistas del sector: el disciplinamiento de la demanda vendrá con las facturas, cuando los usuarios tengan motivos para apagar la luz y los artefactos eléctricos. Una estrategia que lo ubica en las antípodas de su antecesor, Julio De Vido, conductor de una política energética que llegó a aconsejar, desde la página web del Enargas, a los automovilistas sacar el cambio metros antes de llegar al semáforo para consumir menos combustible. El arquitecto lo fustigó ayer por Radio del Plata: "No hay colapso energético", dijo, y anticipó que Aranguren buscaba "dolarizar las tarifas".

Desentrañar el sistema de subsidios será el escollo más difícil del Gobierno. ¿Cómo hará, por ejemplo, para evitar la andanada de amparos que se lo frustraron varias veces al kirchnerismo desde 2009? Ayer, en comunicación con radio Mitre, Aranguren aclaró que la asistencia estatal iría sólo a los de bajos recursos: "Por el momento vamos a tener la necesidad de seguir subsidiando al segmento de la población que así lo demande".

Inequívoco anticipo de un verano turbulento para una clase media porteña habituada desde hace 15 años a pagar hasta cinco veces menos que usuarios de asentamientos de Chaco.

Aranguren impuso su criterio

  • El ministro logró convencer a sus pares de que había que utilizar la palabra "emergencia", contra los manuales de comunicación, que preferían conceptos como "eficiencia energética" o "ahorro".
  • El Gobierno prevé empezar con la quita de subsidios desde el mes próximo.
  • Ayer, el ministro reiteró además que los subsidios irían sólo a los usuarios más necesitados.
  • La declaración de la emergencia le valió una crítica de su antecesor, Julio De Vido, que negó que hubiera "colapso" y dijo que Aranguren pretendía dolarizar las tarifas.
Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1854919-para-atenuar-el-impacto-del-tarifazo-las-facturas-de-luz-y-gas-seran-mensuales
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook