Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

Prat Gay saborea una segunda victoria: bajó la tasa de 38% que parecía poco para frenar al dólar

En estos últimos días, el precio del dólar se ha llevado buena parte de la atención de analistas, particulares y empresas. En especial, tras el fin del cepo cambiario.

Sin embargo, no ha sido lo único que concitó el interés. Las tasas también se ubicaron en el centro de la escena, tras la abrupta suba que le imprimió el Gobierno, que las hizo escalar a niveles cercanos al 40% una semana atrás.

¿Es mucho o poco?. Precisamente, ése era el gran interrogante que se planteaba el mercado por estos días en un contexto "raro" ya que:

• Si el dólar sube demasiado, entonces se lleva consigo a muchos ahorristas que tienden a refugiarse en él.

• Pero si cae por debajo de un determinado umbral, también termina atrayendo a quienes comienzan a verlo como una oportunidad de compra.

Ante ese "dilema", el premio que se da por el dinero colocado en pesos adquiere una particular relevancia.

Para el mercado resulta fundamental la "sensibilidad" que tenga Prat Gay y su equipo para identificar qué nivel de tasas es necesario para que los inversores se mantengan en moneda local -y vuelquen su dinero a los bancos- y qué rango los lleva a pasarse al dólar.

Quien define ese nivel (de tasas) es precisamente el Banco Central, a través de sus licitaciones de Lebac. Bajo este sistema, la máxima autoridad le vende estos títulos a las entidades -a cambio de que éstas les entreguen pesos- y, como contrapartida, las compensa pagándoles un interés.

Esa tasa es la que se constituye en una referencia a partir de la cual se encolumnan las otras (plazos fijos, créditos para consumo, préstamos para inversiones de empresas, entre otras líneas de financiamiento).

Prueba de mercado
En el "primer ensayo" del Banco Central de la semana pasada, cuando licitó un tramo de las Lebac, los tipos de interés escalaron 9 puntos para tocar un máximo del 38% anual, para los plazos cortos de 35 días.

Los bancos "aplaudieron" ese rendimiento en pesos. Y esto dejó el camino allanado para que una nueva colocación capte la atención de varias entidades.

Eso mismo sucedió este martes. Si bien la tasa se mantuvo en un rango atractivo, cayó dos puntos porcentuales para los plazos más cortos y llegó a desplomarse siete puntos para losmás largos.

Puesto en cifras:

• Bajó del 38% al 36% anual para un lapso de 35 días.

• Descendió de 37,5% a 35% para 98 días

• Pasó de 37% a 30% para 147 días.

• Bajó de 35% al 31% para 252 días.

Pese a ofrecer un premio un poco más bajo, la nueva colocación de Lebac realizada por el BCRA fue muy exitosa.

Los resultados hablan a las claras: la emisión fue de $28.000 millones y la administración macrista se dio el lujo de rechazar ofertas por una cifra similar.

Para el Central fue el "mejor de los mundos", ya que no sólo captó una gran cantidad de ofertas (y pudo absorber $14.000 millones), sino que además lo hizo a una tasa más baja.

Encima, el precio del dólar libre se mantiene en el orden de los $13 para los mayoristas, un nivel considerado bajo si se tiene en cuenta que las expectativas previas lo ubicaban cerca de los 15 pesos.

Tasa alta, requisito para el "dólar libre"
Una de las mayores dificultades de estos primeros días post-cepo es, precisamente, determinar si las tasas ofrecidas son altas o bajas frente a la expectativa que despierta elbillete verde.

Días atrás, cuando las nuevas autoridades del Banco Central las llevaron a un rango del 38%, las reacciones fueron dispares.

Mientras algunos se espantaban por la magnitud de la suba y temían por su efecto recesivo, otros seguían pensando que resultaría insuficiente como para poder detener al dólar una vez que se pusiera fin a las restricciones cambiarias.

Los defensores de pagar un premio mayor por los depósitos en pesos afirmaban que resultaba una condición sine qua non para la liberación del cepo. De hecho, el propio Prat Gay así lo señaló en su conferencia de prensa.

¿Por qué? Porque en un esquema de flotación cambiaria, en medio de un escenario de alta inflación, se hace imprescindible un plan monetario, creíble y sustentable que sirva de contrapeso para amortiguar los efectos no deseados de las medidas tomadas con la divisa estadounidense.

Es en ese marco que cobra gran trascendencia el nivel y la evolución de las tasas de interés o, dicho de otra manera, el costo del dinero, tanto para depósitos como para créditos.

En la previa al quite de restricciones cambiarias y ante el temor que generaba una disparada de la divisa estadounidense, no llamó la atención la fuerte suba convalidada en la última licitación de Lebacs, hasta un nivel del 38%.

La atención que se le ponía a esta cifra era alta, ya que es la base para fijar el piso de gananciade los plazos fijos minoristas, que tienen la difícil tarea de darle pelea al dólar como alternativa de inversión. También, porque ese nivel determina a qué costo los bancos puedenprestar a sus clientes.

¿Tasa mata suba del dólar?

Hay quienes sostienen que sin un plan anti-inflacionario ni un programa monetario y fiscal claro, resulta demasiado pedirle a la tasa de interés que "trabaje ella sola" por la estabilidad del mercado.

Hay analistas que se muestran escépticos sobre la posibilidad de que los tipos de interés resulten una herramienta efectiva en caso de que se produzca una corrida contra el peso.

Por caso, un reciente informe del Ieral, de la Fundación Mediterránea, da cuenta de que desde 1981 a la actualidad, la suba de tasas nunca pudo suprimir las presiones sobre el tipo de cambio.

"En una economía inflacionaria como la actual, es muy difícil eliminar las expectativas de devaluación ya que éstas son alimentadas por la dinámica de los precios", sostiene el informe.

En tanto, Martín Redrado -que comparte con Prat Gay el antecedente de haber ocupado la presidencia del Banco Central- hace referencia a las limitaciones que puede tener un plan quedescanse en un único instrumento, como lo es la tasa.

"Cuando eso ocurre, se corre el riesgo de tener que subir mucho ese nivel y que el precio a pagar sea la recesión", advierte.

En todo caso, la respuesta sobre cuál es el nivel más adecuado recién se verá cuando losbancos definan un nuevo nivel de interés para premiar a los ahorristas. En los últimos días, de hecho, empezó a verse un incipiente movimiento alcista, todavía desparejo entre las entidades.

Una vez que los bancos se adecuen a esta nueva realidad, en la que primarán nuevamente cuestiones tales como sus niveles de liquidez, comenzará a despejarse un panorama que hasta ahora luce incierto.

Suponiendo que el mercado convalide una tasa que ronde la que surgió de la licitación de las Lebacs: ¿será suficiente para disuadir a los inversores para que dejen de pensar "en verde" y se pasen a pesos?

Para los expertos, esto dependerá de dos variables clave:

• El rendimiento real de una colocación bancaria frente a la inflación.

• Su variación con respecto al dólar.

Claro que, a su vez, dichas variables dependen de la política monetaria.

Frente al actual juego de variables, hay algunas "cuentitas" que el ahorrista puede ir haciendo.

Con un tipo de cambio como el actual y una tasa de plazo fijo del orden del 37% anual, el pequeño inversor ganará más plata con una colocación bancaria que con el billete verde siempre que este último no escale por encima de los $14,50, al cabo del primer mes.

En el caso de un depósito a 90 días, esa cifra se eleva hasta los $15,30.

Para seis meses, ese plazo fijo en pesos superará el rendimiento de la divisa estadounidense siempre que esta última se sitúe por debajo de los $16,55.

Finalmente, si el ahorrista quiere ganarle a la inflación, deberá apostar a que el índice de precios no supere una variación mensual del 3%. Sin dudas, todo un riesgo, luego de unadevaluación que llegó a tocar el 40%.

Por lo pronto, el cambio de Gobierno trajo consigo una modificación importante respecto del esquema que imperó hasta el final de la administración K.

Ahora, la gestión macrista apunta a que tanto el valor del billete verde como el nivel de lastasas de interés sean determinados por el propio mercado, en función del juego de laoferta y demanda, siempre que ambas variables se ubiquen dentro de ciertos rangos prestablecidos. De no ocurrir, la entidad comienza a intervenir.

Tras la licitación de Lebac de este martes, Prat Gay saborea su segunda victoria: ahora goza de un dólar bajo control y, además, de un nivel de tasas que lejos de subir, se acomodó unos puntos a la baja.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/224968-Prat-Gay-saborea-una-segunda-victoria-bajo-la-tasa-de-38-que-parecia-poco-para-frenar-al-dolar-
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook