Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

El FMI, mas pesimista para 2016

Mundo difícil

La desaceleración china, la caída de Brasil y el derrape del petróleo llevaron al Fondo a corregir sus estimaciones a la baja.

La desaceleración de China y varios países emergentes, entre los que se destaca la profunda recesión de Brasil, impulsaron a la baja las previsiones de crecimiento global del Fondo Monetario Internacional. El organismo proyectó una expansión del 3,4 por ciento para 2016 y del 3,6 por ciento para 2017, que en ambos casos son cifras dos décimas inferiores respecto de las estimaciones publicadas en octubre de 2015 en el informe tradicional de la institución sobre las perspectivas económicas mundiales. “Las revisiones pueden atribuirse principalmente a Brasil, cuya recesión está demostrando ser más profunda y prolongada de lo esperado, a Medio Oriente, cuyas perspectivas están opacadas por la caída de los precios del petróleo y a la desaceleración de China”, apuntó el FMI, que habitualmente se ve obligado a corregir sus estimaciones cuando lo contradice la realidad.

El Gigante Asiático, a partir del estallido de la crisis financiera en las economías del mundo desarrollado, fue uno de los países que con su elevada tasa de crecimiento de casi dos dígitos continuó tirando la expansión económica internacional. La desaceleración de la economía China es, por tanto, uno de los elementos que más influye en el recorte de las proyecciones de crecimiento para los próximos años a nivel mundial. El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, advirtió que “los efectos de contagio por la moderación del PBI de la economía de China son significativos. Hay un riesgo global (sistémico) de una desaceleración más marcada de lo esperado mientras los chinos hacen la transición necesaria hacia el crecimiento más equilibrado”. La segunda economía del mundo confirmó ayer que en 2015 creció 6,9 por ciento, el nivel más bajo de los últimos 25 años, al tiempo que el pronóstico del Fondo es del 6,3 para 2016 y 6,0 para 2017.

Desde la institución de crédito, que vuelve a ser una voz de autoridad para el gobierno argentino, apuntaron que la tensión de China impacta en la capacidad de crecimiento global “por la vía del menor comercio, la caída de los precios de las materias primas y la confianza, y los efectos consecuentes en los mercados financieros internacionales y las valoraciones de monedas (volatilidad cambiaria, en particular en los países emergentes)”.

Brasil, que atraviesa una fuerte crisis de su mercado interno registrando los peores indicadores económicos de los últimos 80 años, fue otro de los elementos que, según el FMI, potencia la desaceleración del crecimiento a nivel mundial. El organismo indicó que en 2015 la economía brasileña retrocedió 3,8 por ciento, al tiempo que estimó que se anotará una baja del 3,5 por ciento en 2016 y del 0 en 2017. La contracción de PBI de Brasil arrastra la economía regional, que computará un retroceso del 0,3 por ciento en 2016, la misma caída anotada el año pasado.

La suba de la tasa de interés de referencia, con devaluación de la moneda y recorte del gasto público, fue el programa elegido por el ex ministro de Economía, Joaquim Levy, para reactivar la economía brasileña a inicios del 2015. Lejos de obtener resultados beneficiosos, el plan de ajuste provocó un profundo estancamiento de la actividad con alza de la inflación y fortísimo aumento de la desocupación, que cerró el año pasado en niveles de casi dos dígitos. Las medidas ortodoxas adoptadas por Brasil son similares a las que el nuevo equipo económico de Mauricio Macri comenzó a llevar adelante en las primeras semanas de gestión, en las que se subieron las tasas de interés de las Lebacs, se aplicó una suba del dólar del 40 por ciento y se avanzó en una administración regresiva del presupuesto, devolviendo retenciones al complejo agropecuario e impuestos a sectores de elevados ingresos.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-290682-2016-01-20.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook