Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

Los "neoliberales" más raros del mundo: por qué Macri se "morenizó" y apela a la receta del intervencionismo K

Al Gobierno de Mauricio Macri le está pasando algo impensado, casi insólito: cuando todos esperaban la demostración de un ideario liberal, está despidiendo cierto perfume a kirchnerismo.

El Presidente habla de "avivadas" por parte de empresarios especuladores a los que hay que "caerles duro" para disciplinarlos porque son los culpables de las subas de precios.

Un ministro de Agroindustria opina que el asado está caro y entonces llama a hacer un boicot al consumo de carne.

Para sorpresa de muchos, la "gran medida" de Macri para combatir la inflación es una app en la que se publican los valores de miles de artículos.

Como si esto fuese poco, el secretario de Comercio bordea peligrosamente el ridículo al parafrasear a Lita de Lazzari y decir que hay que "caminar" para encontrar precios bajos.

En fin, la serie de reacciones que ha tenido el Gobierno ante la constatación de que la inflaciónsería más difícil de domar que lo previsto, ha dejado una sensación preocupante en la opinión pública. Hasta hoy suena a chiste de mal gusto la promesa de Alfonso Prat Gaysobre que los valores de los productos se retrotraerían a sus niveles de noviembre.

Por un lado, aparecen señales sobre cierta impotencia del Ejecutivo. Y, como si fuera poco, muchas de las reacciones que ha tenido hacen recordar a lo más cuestionado delkirchnerismo.

A fin de cuentas, las amenazas sobre "caerles duro a los empresarios avivados que abusande su posición dominante" no difieren demasiado del accionar y de las frases que en su momento pronunciaban Cristina Kirchner, Axel Kicillof y Guillermo Moreno.

Las respuestas de los empresarios, como era de esperar, han sido las mismas.

"Los supermercados no son formadores de precios ni responsables de la inflación, por lo que comparando valores no se va a resolver el problema de la suba en el costo de losalimentos", advirtió Fernando Aguirre, vocero de la Federación de Supermercados y Autoservicios (FASA).

Más bien, al contrario, lo que plantean los supermercadistas es que este sector es un mercadoaltamente competitivo, en el que no existe nada parecido a una "cartelización", porque la obsesión de las cadenas es sacarse ventaja mutuamente por la vía de vender más barato.

Una búsqueda en los archivos recientes permite encontrar situaciones parecidas en elkirchnerismo. Como cuando Cristina, hace tres años, les pidió a los empresarios que no trasladaran a las góndolas el aumento de las asignaciones familiares y planes sociales que acababa de anunciar.

En aquel momento, quien le respondió fue Federico Braun, presidente de la cadena La Anónima, que dijo que no había competencia más dura que la que existía entre lossupermercados por mantener precios bajos.

Ironías argentinas: hoy es su sobrino, el secretario de Comercio, Miguel Braun, quien parecetomar la posta de los argumentos K.

Entre el keynesianismo y riesgo al ridículo
Por lo pronto, siguen llegando las malas noticias: el 4% de inflación que dejó enero en la Ciudad de Buenos Aires contradice frontalmente las optimistas previsiones de los funcionarios sobre un índice en desaceleración.

Y mientras los titulares de los medios de comunicación se llenan con llamados a boicot deconsumidores y amenazas de controles de precios y sanciones, la pregunta que con granasombro empieza a instalarse en los círculos políticos y empresariales es: "Al final, ¿esto era elneoliberalismo argentino?".

Y tienen fundadas razones para formularse tal interrogante. Es que los antecedentes de las principales figuras del macrismo, así como la formación académica de quienes integran sus equipos económicos, hacían prever una respuesta algo más sofisticada y articulada alfenómeno -totalmente previsible- del rebrote inflacionario.

Uno de los mayores riesgos que están corriendo en estas horas es el del ridículo. Como, por ejemplo, que los supermercadistas adviertan a viva voz que la publicación de precios onlineserá difícil de implementar y de nula utilidad.

Más aun. Afirman que se parece al fracasado plan "Precios en su sitio" que en 2012 impulsara la entonces subsecretaria de Defensa del Consumidor, María Lucila Pimpi Colombo.

También se exponen al ridículo funcionarios como el vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, un economista respetado en el ámbito académico, que se dedicó desde su cuenta de Twitter a defender la utilidad del plan de publicación de precios.

La respuesta fue una catarata de mensajes sarcásticos, tales como:

-"Moreno con OSDE, déjense de joder Lucas, ustedes bien saben que la inflación es un tema monetario, dejen de imprimir y se acaba."

-"Ah, buenísimo. ¿Para comprar leche reviso los sitios de todos los supermercados para ver si tengo que ir de Almagro a Morón?

-"Como votante de Cambiemos, por favor no lleven a decir a Macri que va a combatir la inflación con una app".

Pero acaso pocas cosas resulten tan irónicas como el hecho de que el cuestionado GuillermoMoreno, en un raid mediático se dedique a aconsejar al macrismo y a señalar que en materia de control de precios él sabía hacer mejor las cosas.

"Nosotros somos serios. Lo que circuló que quieren hacer no se puede hacer. El problema que tienen ellos es que nunca van a hacer las compras", expresó.

Hasta fue más allá en sus apreciaciones: "Por ejemplo, Coto, que tiene múltiples sucursales en la Capital Federal, no vende los mismos productos al mismo precio en Mataderos que en Palermo", dijo el ex funcionario en entrevista con Ernesto Hadida.

No conforme con ello, hasta "dictó cátedra" sobre los errores macristas: "Cuando uno tiene una política macroeconómica consistente, la administración del comercio interior trabaja los márgenes, que es lo que hicimos nosotros. Cuando esa política macroeconómica está desordenada, no hay control de precios posible".

En una frase que mete el dedo en la llaga, analizó que un problema del equipo de Macri es que todavía no ha tomado decisiones "en función de su base ideológica".

"Ahora son liberales por un lado y keynesianos por el otro, entre comillas. Tienen que definir qué son", apuntó.

Por insólito que parezca, Moreno coincidió en el diagnóstico con quienes critican almacrismo "por derecha", desde la visión ortodoxa que reclama un mayor rigor en el recorte del gasto.

Uno de ellos es el profesor Juan Carlos de Pablo, quien se mostró muy crítico con la forma en que el equipo de Prat Gay ha manejado el tema inflacionario.

"La persona que tiene a su cargo luchar contra la inflación tiene que apuntarle a todas las causas juntas: al tipo de cambio, a la emisión descontrolada, el déficit, a las expectativas. Hay que hacerse cargo. Lo que no hay que hacer es vender buzones como los precios online", sentenció.

Otro que se ha mostrado escéptico es Roberto Cachanosky, quien consideró que losresultados serán pobres mientras no se ataque el gasto público.

"En lo que yo tengo memoria, los planes para bajar la inflación en forma gradual nuncafuncionaron. Algunos intentos fueron la tablita de Martínez de Hoz y el plan Bunge & Born al principio del gobierno de Menem. Mi sensación es que el Gobierno terminará optando por un programa más de shock si no le funciona el gradualismo", aseguró.

En tanto, circulan artículos críticos, como uno de Javier Milei, economista de la fundación Acordar, que lleva el provocador título de "Vigilancia de precios: ¿El regreso de Axel Moreno?".

El autor, lejos de ver rasgos de liberalismo en la actual gestión, no duda en calificarla como "eltípico programa keynesiano de políticas de ingresos que se ha venido ensayando en el país desde mediados del siglo XX hasta la fecha y que siempre ha fracasado".

"Es más, sin ir más lejos, no es muy distinto (salvo por las formas, esperemos) de lo que hacíaGuillermo Moreno", completó.

Contradicciones liberales
Entre las críticas que se escuchan, también aparece la confusión entre inflación y ajuste de precios relativos.

Lo segundo ocurre cuando se corrige una situación de precios distorsionados y que no necesariamente responde a las mismas causas que a la inflación tradicional. Es lo que ocurre tras liberar las tarifas de servicios públicos, por ejemplo.

O, para ir al caso paradigmático que centra el debate actual, es lo que sucede con la carne. La liberación del mercado exportador empuja los valores hacia arriba, porque los hace alinearse con el mercado internacional. Y tras una fuerte devaluación, el aumento es inevitable.

Sin embargo, el ministro Ricardo Buryaile ha hecho declaraciones sobre el "precio correcto"del asado -a $90- que han sido objeto de burlas por parte de la gremial de carniceros.

"Me llama la atención que un ministro de agricultura y ganadería no esté informado de lo que es una media res, trabajada en un comercio", castigó Alberto Williams, presidente de la Asociación de Propietarios que nuclea a estos establecimientos.

En todo caso, los remedios que apuntan desde el macrismo no parecen tranquilizar al mercado.

Al respecto, un artículo de Iván Carrino, docente en la Universidad de Belgrano y de ESEADE, dio cuenta de una contradicción con la propia proclama de principios del Gobierno.

"Afirmaban que el kirchnerismo había llenado de ‘cepos' a la economía y que su tarea era eliminarlos para liberar las fuerzas productivas del país. Pero necesariamente la liberación de estas fuerzas implica reconocer los verdaderos precios de las cosas", expresó.

En su visión resulta natural que "luego de la caída en el stock ganadero de 10 millones de cabezas, producida por los controles impuestos por el kirchnerismo, los precios tindan asubir".

"Querer controlarlos nuevamente es incurrir en una contradicción y, seguramente, terminará conspirando contra los objetivos de reactivación económica", agregó.

¿Una cuestión de timing político?
Llegados a este punto, el interrogante ya instalado entre analistas y empresarios es si estas medidas y declaraciones de los funcionarios tienen que ser interpretadas como una confusión en un equipo que parecía convencido de su mirada ortodoxa y liberal de la economía o si tienen que atribuirse a otra cuestión.

Por ejemplo, a una necesidad política de mostrarse activos mientras intentan convencer a los sindicatos de moderar sus reclamos de subas salariales. Y, de paso, ganar tiempo para que empiece a surtir efecto el verdadero núcleo de la lucha anti-inflacionaria.

Es que, con menos ruido pero de manera decidida, el Banco Central ha profundizado una receta clásica: el cierre de la canilla de dinero, al reducir la expansión de la base monetaria desde el 40% (a la que la había llevado el gobierno K) hasta el actual ritmo de 28% y con tendencia a la baja.

Claro que esas medidas no surten efecto inmediato. Algunos economistas influyentes, como Javier González Fraga, aportan una cuota de optimismo al afirmar que "lo peor ya pasó" y que en breve comenzarán a sentirse los efectos de la austeridad.

Pero esto es Argentina, y pensar en el segundo semestre del año es hablar de larguísimo plazo. Acaso todo el debate actual se reduzca a eso, a una cuestión de "timing" político.

El Gobierno macrista no puede esperar, tiene que dar señales ahora mismo. Aunque eso implique incurrir, por enésima vez, en planes fracasados, y aunque se exponga a quedar como un mal imitador nada menos que de Guillermo Moreno.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/227564-Los-neoliberales-ms-raros-del-mundo-por-qu-Macri-se-moreniz-y-apela-a-la-receta-del-intervencionismo-K
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook