Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

Ahora, el turno de empresas españolas: tras años de impasse, prometen retomar el impulso inversor

Argentina y España quieren reeditar su viejo amor.

El segundo inversor más importante en el país se mostró muy interesado en aprovechar el nuevo marco que transita hoy la Argentina para recuperar el curso de la relación bilateral y retomar lo perdido en materia de vinculación estratégica.

Se trata, nada menos, que de recuperar un nivel de inversiones que en 2007 superó los 23.000 millones de euros y que el año pasado anduvo en torno a los 6.000 millones de euros. Apenas un cuarto de lo que se había logrado hace nueve años.

Así lo hizo saber José Maria Garcia Margallo, ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España durante el Foro Empresarial Argentina y España que organizó la Cámara Española de Comercio de la República Argentina (CECRA).

Esto fue refrendado por la canciller argentina, Susana Malcorra, quien tras recordar que la Argentina está transitando una nueva etapa, señaló que a partir del pago a los holdouts, se abre una nueva fase para el país.

"A partir de ahí tenemos un plan hacia adelante, esto es, un plan de infraestructura que haga de la agroindustria argentina uno de los ejes de su desarrollo -dijo la ministra- Para eso se necesitan trenes, rutas, y en todo eso las empresas españolas son bienvenidas".

La canciller le hablaba así a un auditorio integrado por unos 400 hombres de negocios pertenecientes a empresas españolas establecidas en el país, que la escuchaban con atención en el salón Versalles del Hotel Alvear.

Muchas de las compañías eran referentes del sector de infraestructura, como Dycasa, Gas Natural Fenosa, Telefónica, Abertir, Ineco, BBVA, Santander Río, Codere y DAPSA, entre otras.

Alfonso Prat-Gay (Hacienda y Finanzas), Andrés Ibarra (Modernización) y Guillermo Dietrich (Transporte), también se ocuparon de destacar que hay oportunidad de hacer negocios en laArgentina. Y apelaron, tal como lo vienen haciendo en cada presentación frente a público empresario y de toma de decisiones, en la confianza como modo de transformar la Argentina.

"Creemos que en estos pocos meses hemos cumplido con nuestras promesas y somos merecedores de la confianza", enfatizó la funcionaria, como para resumir la idea que, en ese sentido, habían manifestado cada uno de sus pares del Ejecutivo.

Los representantes del Gobierno español también pusieron el acento en la necesidad derefundar las relaciones bilaterales.

Fue el propio García Margallo quien describió que “las relaciones comerciales (entre ambos países) están muy deterioradas, lo mismo que en materia de inversiones. Por eso queremos reafirmar nuestro compromiso con la Argentina y también con el Mercosur”.

A lo largo de la jornada, los representantes españoles enfatizaron la necesidad de avanzar en un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

En ese marco, pusieron a la Argentina como eje de lo que puede lograrse a nivel regional, y a España como el ancla para abrir nuevas posibilidades en el Viejo Continente. “Acompañaremos a la Argentina en el concierto internacional. Queremos crear una complicidad”, dijo el ministro de relaciones exteriores español.

Malcorra, en tanto, sostuvo que “no es pensable en el siglo XXI que se produzca un combate a la pobreza si no se trabaja de manera conjunta entre el sector público y el sector privado. El sector público tiene que abrir las posibilidades y también ser un regulador serio para guardar los intereses de los ciudadanos”.

Consideró que se está en un momento en que la sociedad y la dirigencia política están madurando. Y que la “negociación colegiada” que se llevó adelante en el Congreso para avanzar en el acuerdo con los holdouts fue “un ejercicio difícil pero demostró que somos capaces de ir a una real inserción de la Argentina en el mundo. Para poner al país en marcha hay que ponerle final a estas cuestiones y dejar de mirar por el espejo retrovisor”.

Ahí fue cuando la canciller recordó el nivel de inversiones que mantenía España en el país en el año 2007, y al que se llegó el año pasado.

Previo a ello, Antonio Garamendi, vicepresidente de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) también había puesto el acento en la caída de los desembolsos. Y lamentó esa situación pese a que hay más de 500 empresas españolas en la Argentina.

“Por su potencial económico, debe recuperar protagonismo en la región –dijo el ejecutivo- En una economía globalizada es necesario elevar la presencia argentina en el exterior. Sólo así se atraerá capital, e innovación”.

El dirigente empresario se mostró muy satisfecho por las medidas tomadas por el Gobiernoargentino, especialmente en lo referido a comercio y exportaciones, hecho que sería reconocido también por otros funcionarios españoles dedicados específicamente a las inversiones.

Cómo salir de una crisis
Los referentes españoles que tuvieron participación en cada una de las exposiciones que se realizaron pusieron de manifiesto lo que sucedió en España luego de su última crisis. Y cómo debieron trabajar para volver a activar al país.

“España viene de estructurarse después de su crisis política. Recuperar la inversión y el empleo ha sido un trabajo duro. En el último año se crearon en España 550.000 empleos de los cuales 450.000 pertenecieron al sector privado, porque son los que tienen la obligación con su país”, enfatizó Garamendi.

Luego, Isaac Martín Barbero, director general de la Internacionalización de la Empresa (ICEX) expresó que “unas 5.000 empresas españolas exportaron a la Argentina en 2015. Muchas de ellas son Pyme, es decir, firmas que, según nuestro criterio, vendieron al exterior durante cuatro años por un mínimo de 50.000 euros al año. Pero las empresas argentinas que exportaban a España se redujeron a la mitad en este tiempo”.

El funcionario explicó que “estamos saliendo de la crisis con muy poco margen en política cambiaria y también en materia fiscal. Por eso, no nos quedó otra que internacionalizarnos. Tuvimos que reorientarnos, y construimos sobre tres ejes, que llevan la letra E, de España:empresa, estrategia y evaluación”.

En ese sentido, sostuvo que muchas veces se equivocaron en la toma de decisiones, pero que sólo fue posible ver esos errores a partir de la contrastación de los hechos. Una muestra de nuevos tiempos en materia política y en la que, a nivel local, la administración de Mauricio Macri pareciera también ejercitar.

Barbero también destacó que debieron plantarse a nivel internacional para “enfrentar la crisis y transformar competitivamente al país”.

Hecho que lograron en base a cuatro ejes: ensanchamiento de la base exportadora, la diversificación del mercado, la incorporación de componente tecnológica, y la puesta en valor de las exportaciones, es decir, poner el foco en la competencia por el valor agregado y no por los precios y los costos.

Y destacó que gracias a esas iniciativas se logró pasar de 100.000 empresas españolas que exportaban en 2012 a 150.000 en 2015.

Habló de la “temporalidad” como factor de impulso a que nuevas organizaciones puedan llegar al mundo. Pero, agregó: “No mantenemos un apoyo indefinido a las empresas. Las hemos ayudado a ver qué hacer y cómo hacerlo, sin limitar el rol de la empresa”.

También mostró entusiasmo por la nueva etapa que encontrará a las empresas españolas y argentinas. Y señaló que “se debe llegar a un nuevo nivel de la relación bilateral”.

Finalmente, y como muestra del interés por volver a participar de los negocios de infraestructura que se abrirán en la Argentina, a partir de las licitaciones que vienen en materia de energía convencional y energías renovables, y la puesta en marcha del Plan Belgrano, para encarar el desarrollo del norte argentino, habló Alfredo Bonet, director de relaciones internacionales de la Cámara de España.

“Las empresas han recibido las señales positivas que tomó el Gobierno, como la quita del cepo cambiario, la eliminación de las DJAI, la baja de las retenciones y del déficit público. Son señales que las empresas desean oír. Los vientos que soplan del exterior no son los más favorables pero se trata de factores exógenos. Y España quiere contribuir a esta fase de laArgentina, con empresas que vinieron hace 20 años y que mostraron su compromiso con el país", sostuvo.

“Pero hay muchas empresas que no están y quieren venir, en el ámbito del comercio y de lainversión –prosiguió-. Argentina tiene que mejorar la infraestructura energética, las energías renovables, las tecnologías de la información y las comunicaciones. En todos estos sectores hay empresas españolas que son líderes”, concluyó.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/230245-Ahora-el-turno-de-empresas-espaolas-tras-aos-de-impasse-prometen-retomar-el-impulso-inversor
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook