Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

El consumo por habitante fue el segundo mas bajo en la ultima década

Comprar carne empieza a ser un lujo

La industria frigorífica advirtió por una caída del consumo de carne, que impactó en la producción. La menor demanda hará que en los próximos meses no se registren aumentos, en línea con la solución recesiva del Gobierno a la alta inflación.

El consumo de carne vacuna por habitante fue en el primer trimestre del año el segundo más bajo de la última década, con 55,9 kilos en promedio, según informó ayer la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra). Luego de la devaluación, la quita de retenciones a las exportaciones de carne vacuna y la eliminación de los controles de exportación a través de los ROE, medidas que dispararon los precios de la carne, en marzo el nivel de actividad de la industria frigorífica estuvo en el puesto 27 de los últimos 37 años en la comparación para el mismo mes. La suba de precios en la carnicerías es del 50 por ciento en apenas más de un año. “El consumo de carne ha disminuido de manera significativa y la demanda se ha nivelado con la escasa oferta. Esto nos permite suponer que no habrá aumentos de precios en los próximos meses”, anticipa el informe.

En marzo, la producción de carne vacuna fue de 226 mil toneladas en res con hueso, una caída interanual del 5,3 por ciento. En el primer trimestre la producción ascendió a 640 mil toneladas, una baja del 5,7 por ciento. Del total producido, el 93,5 por ciento se dirigió al mercado interno. Esa proporción supone una baja anual del 5 por ciento. Es decir que las ventas internas se deterioraron más que las exportaciones. De hecho, el 81 por ciento de la baja de la producción en el primer trimestre se explica por el desempeño de las ventas locales. El consumo reaccionó a la disparada del precio de la carne a fines del año pasado, a raíz de lo cual el propio ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, llamó a un boicot a la compra de carne para que bajen los precios, a pesar de que antes tomó las medidas de política económica que motivaron ese comportamiento empresarial.

En los primeros tres meses el consumo anual promedio por habitante se ubicó en 55,9 kilos, un 5,9 por ciento inferior al del primer trimestre de 2015. Es la peor marca de los últimos diez años detrás del año 2011, cuando el consumo fue de 53,9 kilos. El mejor año fue 2007, con 67,7 kilos de carne vacuna, seguido por 2009, 65,8 kilos, y 2013, con 60,8 kilos.

“La modificación de precios relativos a favor de los derechos de exportación –vía devaluación y quita de retenciones– hizo que en términos interanuales los precios de las carnes vacuna y aviar aumentaran en mayor proporción que el nivel general de precios al consumidor. Mientras la hacienda y la carne vacuna en el mostrador aumentaron un 50,8 por ciento en relación a diciembre de 2014 y la carne aviar tuvo una suba de 66,4 por ciento en quince meses, el nivel general del IPC acumuló un alza del 42,8 por ciento”, explica el informe sectorial. Sin embargo, advierte que en lo que va del año el poder explicativo de la carne en la inflación se redujo frente a la suba de las tarifas de servicios públicos.

El otro destino de la producción ganadera fue el mercado externo. De acuerdo a los datos del Senasa, en febrero se exportaron 8947 toneladas de carne vacuna, un retroceso de 4,5 por ciento mensual y una caída interanual del orden del 13,7 por ciento. En el primer bimestre, las ventas externas de carne vacuna alcanzaron las 18.318 toneladas, un 16 por ciento menos que en el mismo período del año pasado. En particular, se embarcaron 14.875 toneladas de cortes congelados y frescos de la cuota Hilton, un 18,4 por ciento menos que en el primer bimestre de 2015.

La evolución negativa de las exportaciones contrasta con el discurso macrista, que prometía una recuperación inmediata de las colocaciones a partir de la devaluación, la eliminación de retenciones y la liberalización de los cupos para exportar. En cambio, el efecto de esas medidas fue un sensible aumento de precios que retrajo el consumo. Las exportaciones se dirigieron a Chile, China, Israel, Rusia, Brasil y Alemania, entre los principales destinos de los frigoríficos locales.

En función de la retracción de la demanda y del fuerte aumento de precios acumulado en los últimos meses, el informe de la cámara que agrupa a los frigoríficos estima que “no habrá aumentos de precios de la carne en los próximos meses”.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-296364-2016-04-07.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook