Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.85
Venta: $16.25
Compra: $15.65
Venta: $16.05
Compra: $16.78
Venta: $17.75
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.62
​Venta: $5.23
Compra: $4.70 
Venta: $5.40
Compra: $19.60 
Venta: $20.09
Compra: $19.7962
Venta: $19.9695

El gobierno resolvio que lo operadores de televisión codificada deben liberar frecuencias

La batalla por el control del espectro

La medida afecta a decenas de empresas y cooperativas que brindan servicios de televisión paga por aire. En la resolución oficial se afirma que es para sumar espectro al despliegue de la TDT abierta, pero podría ir a manos de las telefónicas.


El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) resolvió que todos los operadores de televisión codificada por aire que operan en la banda de 512 a 698 MHz deberán liberar sus frecuencias en un plazo de dos años. La resolución ya fue firmada por el titular del organismo, Miguel De Godoy, aunque todavía no se publicó en el Boletín Oficial. En los considerandos de la norma, se justifica la medida debido a la necesidad de contar con espectro suficiente para el despliegue de la Televisión Digital Terrestre (TDT) que se emite en abierto. Sin embargo, el destino final de esa valiosa banda de frecuencias dependerá de la atribución que se le asigne al momento de licitarla. Página/12 adelantó el sábado 14 de mayo que el gobierno tenía decidido avanzar en esta dirección, pero no para promover la TDT sino debido a la presión de las empresas de telefonía móvil que buscan quedarse con una porción de ese activo.

En la banda que va de 512 a 698 MHZ (canales 21 a 51) ya operan canales de TDT en abierto. En el Área Metropolitana de Buenos Aires, las personas que tienen un televisor con receptor digital incorporado o un televisor analógico con un conversor digital pueden captar en los canales 22 a 25 las señales públicas (Canal 7, Paka Paka, Encuentro, etc.) y en los canales 33, 34, 35 y 36 los espejos en digital de los canales analógicos 13, 9, 11 y 2, respectivamente, entre otras señales. Ese tipo de radiodifusores que tienen licencia para emitir televisión digital en abierto no corren riesgo, pues la medida oficial le apunta a las compañías que brindan televisión codificada por aire (no por cable ni por satélite) a lo largo de todo el país. En este último grupo, por ejemplo, se encuentran Carboteco de Lobos, Cuyo Servycom S.A. de Mendoza, Televisión Multicanal Codificada de Córdoba, Cablevisión de La Plata, Rauch y Azul, Canal del Viento de Chubut, Antina TV en el Gran Buenos Aires, Las Flores Color Visión de Las Flores, Fortín Rural de 25 de mayo, TV Tandil y Siglo XXI de Villaguay, entre otras. Todas esas compañías ahora deberán migrar a una banda mucho más alta, que va de 12,2 a 12,7 GHz, desde la cual se les dificultará mucho seguir prestando el mismo servicio. La resolución firmada por Miguel De Godoy además establece que las televisoras codificadas que en mayo de 2014 fueron desplazadas de la banda de 700 MHz (698 a 806 MHz) y todavía no habían abandonado su posición en el espectro también deberán migrar a la banda de 12,2 a 12,7 GHz.

Los radiodifusores sospechan que son las telefónicas las que están detrás de esta nueva embestida. En 2014 se quedaron con la banda de 700 MHz, amparados en las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y desde entonces han venido presionando para conseguir más espectro, preferentemente frecuencias más bajas que les permitan asegurarse mayor cobertura con una inversión relativa menor. Uno de los más interesados en acceder a la banda de 600 es el magnate Carlos Slim, pues Claro ingresó relativamente tarde al mercado argentino y tiene fundamentalmente frecuencias altas.

El avance de las telcos sobre la banda de 600 MHz forma parte de una tendencia regional. La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos informó en febrero que los radiodifusores de ese país cederán espectro de esa banda a firmas como T-Mobile, AT&T, Verizon, Sprint y Dish, las cuales podrían estar dispuestas a desembolsar en una subasta hasta 60.000 millones de dólares en conjunto para repartirse ese activo. También se mencionó a la firma América Móvil, la dueña de Claro, entre las interesadas. En México la tendencia es similar. A mediados del año pasado, el comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Fernando Borjón, adelantó que el organismo tiene previsto liberar la banda de 600 MHz para servicios de telecomunicaciones en 2018.

En este contexto regional, es difícil suponer que el gobierno de Macri va a liberar el bloque de bandas de 614 a 698 MHz sólo para promover la TDT, ya que en esos 84 MHz podrían transmitirse decenas de canales de televisión abierta digital y hasta el momento no pareciera haber demasiadas empresas interesadas en ofertar dinero en una licitación para quedarse con una porción del espectro en la que sólo podrían ofrecer un servicio gratuito que se financia con publicidad. La televisión abierta ha sido históricamente un negocio oligopólico, con cuatro o cinco jugadores en las ciudades donde ha habido más competencia, como el Área Metropolitana de Buenos Aires. El gobierno anterior incrementó esa oferta con señales públicas como Encuentro, Paka Paka e Incaa TV, y también subiendo a la plataforma estatal de TDT a radiodifusores privados como CN23 y 360TV, pero sin ese apoyo del Estado es difícil suponer un incremento significativo del número de señales abiertas porque el crecimiento de la torta publicitaria no va de la mano de la oferta de canales. Por lo tanto, se corre el riesgo de que la banda de 600 terminen siendo subutilizada.

Una posibilidad es que se flexibilice el uso del espectro radioeléctrico para que en una determinada banda los licenciatarios no sólo puedan brindar radiodifusión sino también telecomunicaciones. Héctor Huici, secretario de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, dio una pista en ese sentido el mes pasado al exponer en las I Jornadas de Telecomunicaciones y Medios Electrónicos que se realizaron en la Universidad Abierta Interamericana. “Tenemos que replantearnos, sobre todo en un escenario convergente, cómo vamos a administrar el espectro de radiodifusión. Si vamos a seguir teniendo divisiones tan tajantes o vamos a dar más flexibilidad en su uso para que cuando alguien encuentre socialmente útil hacer televisión haga televisión y cuando encuentre útil vender un servicio de transmisión de datos haga eso y si quiere agregarle movilidad también pueda hacerlo”, aseguró. Si se avanza con esa flexibilización, entonces podría ser que en la banda donde supuestamente se quiere promover la TDT los operadores terminen brindando otros servicios que consideren más rentables, como telefonía móvil.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-300286-2016-05-26.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook