Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

Los plazos de los cheques se estiran hasta dos veces por la suba de tasas

Debido a las altas tasas bancarias y por la caída en las ventas, los cheques de pago diferido se depositan a 60 o 90 días, cuando antes lo hacían en la mitad del plazo


Para competir con el alto costo del crédito bancario, el candidato es el financiamiento con proveedores. Las altas tasas que mantiene el Banco Central (BCRA) para bajar la inflación y la caída en el nivel de ventas llevaron a las empresas industriales y comercios mayoristas a incrementar el pase de cheques de pago diferido y a extender la cadena de pagos hacia el doble del plazo habitual para financiar su capital de trabajo.

"Hoy no podes hablar de menos de 60-90 días, en promedio. Depende del sector. Antes se cobraba a un plazo promedio de 30-45 días. Por lo menos se ha duplicado", dijo Pablo Reale, presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires. "Y te empapelan con cheques. Todo el mundo entra a manejar cheques de pago diferido y se van pasando con plazos más largos. La bicicleta aumenta cada vez más", agregó.

Sin embargo, no hubo un corte de la cadena de pagos.

"No se llegó a romper todavía. Se nota un estiramiento importante: si te dieron cheques a 30 y 60 días, te piden que los deposites el día 45. Un promedio de 15 días más tarde. De otra forma, no te los dan", dijo Vicente Lourenzo, presidente de la Cámara de Comerciantes Mayoristas e Industriales. "Todo está muy urgido por la caída de ventas y el costo financiero del descubierto en cuenta corriente", agregó.

Que se estire la cadena de pagos es una práctica habitual de épocas de altas tasas de interés, recesión e inflación, dado que los proveedores no cobran recargos.

El financiamiento con proveedores compite con el descubierto en cuenta corriente, que ronda el 60-70% de costo financiero total, según los consultados (según datos del Banco Central, la tasa efectiva anual máxima promedia un 81%). Se da en un contexto en que la entidad monetaria estuvo vendiendo sus letras a valores del 38% a 35 días, lo que pone un piso al costo de los préstamos a privados que ofrece los bancos.

En tanto, CAME relevó que en abril las ventas en unidades cayeron 6,6% interanual y en el primer cuatrimestre del año, 4,8% respecto del mismo período del año pasado. "Preocupa la tendencia, porque cada mes es peor que el anterior. Si no suben las ventas, obviamente la cadena de pagos se va a resentir y puede llegar a romperse", dijo Lourenzo.

Hay rubros más afectados que otros. Las cadenas de valor de la construcción y de la industria automotriz son los más vulnerables. En tanto, los sectores ligados a la importación de textiles, calzados, línea blanca son los más reacios a aceptar que se estiren los plazos por la incertidumbre que existe respecto del valor del dólar.

Son las pymes las que sufren más el estiramiento de la cadena de pagos, salvo que sean un proveedor crítico que les dé poder de negociación. Las grandes empresas imponen las condiciones de compra de los clientes y no entregan cheques de pago diferido, sino que estiran la fecha de pago de las facturas. En tanto, el costo financiero recae en las empresas de servicios, porque tienen pocos proveedores a quien estirar los pagos.

"La pyme que ha sufrido históricamente de una dificultad para acceder al crédito, reinvierte su rentabilidad en activos físicos y capital de trabajo para mantener el circulante. Así que ahora te vas comiendo el capital de trabajo, que empieza a estar, en vez de líquido, cada vez más en exposición financiera con tus clientes. Tenés plata en papelitos", explicó Reale.

La empresa que estira los plazos de pagos no sólo se financia a tasa cero con los proveedores, sino que puede ganar tiempo para especular con las Lebac.

"Cuando la conjunción de desaceleración de las ventas y suba de tasas de interés te dificulta el financiamiento, para poder compensar y tener activo el negocio se busca el financiamiento con proveedores. Aún cuando no tengas ese problema, es tentador hacerlo. Si soy gerente financiero de una compañía, puedo estirar 30 días el plazo de pago para hacer una administración financiera de mis fondos", dijo Mariano Lamothe, gerente de Análisis Económico de Abeceb.

El economista explicó que, además, las empresas ya venían preparadas para un período de ajuste en el primer semestre de 2016: "Ya se había hecho un reacomodamiento del empleo y de la estructura en 2014. Y no acumulaban deudas exigibles muy pesadas. Por eso hoy se patea la cadena de pagos, pero no se suspenden los pagos al banco".

Fuente: http://www.cronista.com/finanzasmercados/Los-plazos-de-los-cheques-se-estiran-hasta-dos-veces-por-la-suba-de-tasas-20160509-0026.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook