Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.91
Venta: $16.31
Compra: $15.80
Venta: $16.20
Compra: $16.92
Venta: $17.89
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.67
​Venta: $5.28
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $19.99 
Venta: $20.48
Compra: $20.0214
Venta: $20.1954

El gobernador Ricardo Colombi respaldo el ajuste que aplico Mauricio Macri

Sigue el lobby a favor del tarifazo

“Acá en Corrientes la luz la estamos pagando 2000 o 2500 pesos por mes, y la gente no se queja”, aseguró el mandatario radical. El ex secretario de Energía, Emilio Apud, dijo que sin tarifazo habrá más endeudamiento. En la Corte confían en resolver el jueves.


A pocos días de que la Corte Suprema dicte un fallo sobre el conflicto que generó el tarifazo, el gobierno intensifica la presión sobre el máximo tribunal sumando voces de más gobernadores y funcionarios a favor del incremento en los precios del gas y la luz. Ayer fue el turno del gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, quien avaló los incrementos dispuestos por la Casa Rosada. “Hay un 80 por ciento de la población que no siente el efecto de los aumentos. Acá (en Corrientes) la luz la estamos pagando 2000 o 2500 pesos por mes, y la gente no se queja”, aseguró el mandatario quien se atribuyó la opinión de sus coprovincianos sobre el ajuste. Emilio Apud, ex secretario de Energía de Fernando De la Rúa, entre el 12 y el 20 de marzo de 2001, y actual director de YPF por el Estado, también respaldó los aumentos. En la Corte, por su parte, confían en dictar el fallo el jueves e incluso no se descarta que pueda ser por unanimidad.

El gobierno decidió a comienzos de la semana pasada salir a presionar fuerte a los jueces de la Corte para tratar de revertir lo que consideraban un inminente fallo en contra debido a no haber realizado audiencias públicas previas al tarifazo. Desde la Corte, se le dejó trascender al oficialismo que se iba a ratificar la potestad del Poder Ejecutivo para fijar la política tarifaria, pero al mismo tiempo se iba a exigir la realización de audiencias públicas. Por lo tanto, el aumento comenzaría a regir una vez hechas las audiencias y no se aplicaría la retroactividad. El presidente Mauricio Macri se negó a aceptar esa posibilidad y, tal como informó Página/12 el domingo, lanzó una fuerte ofensiva sobre los miembros de la Corte para que revean esa posición. La intención del mandatario es que los jueces habiliten el aumento de manera retroactiva. El operativo de pinzas sobre los magistrados incluyó una fuerte presión pública a través de declaraciones de gobernadores y funcionarios que se combinaron con amenazas de activar viejas causas judiciales contra Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco.

Entre los gobernadores que se encargaron de presionar públicamente a la Corte estuvieron los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Schiaretti (Córdoba) y Domingo Peppo (Chaco); los oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Gerardo Morales (Jujuy) y Alfredo Cornejo (Mendoza); el neuquino Omar Gutiérrez y el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe). A ese grupo se sumó ayer el gobernador radical de Corrientes, Ricardo Colombi, integrante de la alianza Cambiemos. En declaraciones radiales, el mandatario advirtió que es imposible sostener la situación del sistema energético sin los incrementos en las tarifas que aplicó el ministro de Energía, Juan José Aranguren. “La boleta de cable o de internet es 10 veces más cara que lo que se pagaba de luz”, sostuvo para justificar las subas. En ese momento le mencionaron que a algunos usuarios les llegaron boletas de gas superiores a los 2000 pesos y el gobernador reiteró su comparación con otros servicios. “¿Cuánto paga de teléfono, de celular y de cable? Paga más de 2000 pesos”, agregó. “Lo que pasa es que ni el cable ni el celular son elementos de lujo”, le respondieron. “Lo que pasa es que no tenemos energía”, retrucó el gobernador, quien insistió en que deben ser los usuarios los encargados de financiar las inversiones. “Supongamos que haya un 20 por ciento de la población que pueda sentir el efecto, pero el otro 80 por ciento no”, sostuvo para volver a avalar el inédito tarifazo.

Colombi cuestionó también a los jueces que frenaron la implementación de los nuevos cuadros tarifarios porque afectan a los sectores más necesitados. “Con estos fallos de algunos jueces que quieren judicializar la decisión del Poder Ejecutivo, hoy hace que más de 100 mil familias que tenían tarifa social, y que en mi provincia pagaban el 50 por ciento menos de lo que pagaban antes, con estos fallos van a pagar 70 por ciento más”, sostuvo, pese a que son varias las voces que cuestionan la supuesta ventaja de la tarifa social con respecto a los precios congelados vigentes hasta diciembre de 2015.

El gobernador correntino negó además que su apoyo a la política tarifaria de la administración nacional se deba a los fondos que recibió esa provincia como adelantos financieros. En ese sentido, resaltó que el gobierno de Mauricio Macri “respeta el federalismo y la autonomía de las provincias, algo muy diferente a lo que ocurría durante el gobierno anterior”. Por último, Colombi aprovechó para fustigar al kirchnerismo al afirmar que “el 10 de diciembre hemos recuperado la libertad todos los argentinos y la libertad no la podemos desperdiciar”.

Otro de los que se expresó a favor del tarifazo fue el ex secretario de Energía, Emilio Apud. El actual titular de YPF sostuvo que si la Corte Suprema frena los incrementos en las tarifas de los servicios públicos, el único camino será el endeudamiento. “La única variante a la que pueden recurrir es al endeudamiento. Cada millón de dólares que saquemos va a ser en detrimento de escuelas, de hospitales, de caminos. Por eso no veo que sea motivo de alegría, de decir ‘ganamos, ganamos’, si la Corte da marcha atrás con los aumentos”, aseguró. Al defender el “ajuste tarifario” implementado por la gestión de Mauricio Macri, el funcionario aseguró que solo “una ínfima cantidad de gente pagó aumentos exorbitantes”, y adjudicó la polémica desatada “a una mala comunicación del Gobierno”. “Hay 10 mil argumentos que se podría haber usado para concientizar a la gente y que admitiera el sacrificio y el esfuerzo que iba a significar actualizar las tarifas. Eso hubiera atenuado bastante las cosas”, afirmó.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-306995-2016-08-16.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook