Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.93
Venta: $16.33
Compra: $15.70
Venta: $16.10
Compra: $16.87
Venta: $17.84
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.65
​Venta: $5.26
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $20.02 
Venta: $20.51
Compra: $20.0434
Venta: $20.2181

Las cuotas, el camino que lleva al 0 KM

Un análisis de las opciones para llegar al 0 kilómetro sin caer en la compra convencional. El plan de ahorro es la alternativa más popular, seguida de los créditos prendarios y los préstamos personales. El leasing, por ahora, sigue siendo una herramienta de nicho.


Visitar un concesionario con un portafolio lleno de billetes dejó de ser, hace tiempo, el único modo de llegar al 0 kilómetro. Si bien un considerable porcentaje de las ventas se siguen efectuando de manera convencional (en 2015, acapararon un 54%), las distintas opciones de financiación vienen ganando cada vez más terreno en la Argentina.

"El consumidor volvió a ser el rey del mercado. Tiene un menú mucho más abierto que antes para acceder al 0km y debe estar muy alerta para aprovechar las mejores oportunidades", explicó a RPM el economista Dante Sica, socio fundador y director de la consultora Abeceb.

El "menú" se compone por alternativas como planes de ahorro, créditos prendarios, préstamos personales y leasing. Cada una tiene sus propias ventajas y desventajas, aunque todas comparten el mismo objetivo: ofrecer facilidades de pago para que las personas de medio y bajo poder adquisitivo (o pymes, en el caso del leasing) puedan adquirir un auto nuevo.

En lo que va del año, según la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina (Acara), los porcentajes más altos de autos financiados (entre el total de las ventas) le corresponden a Fiat (70,50%), Renault (57,50%), Volkswagen (48,70%), Chevrolet (46,70%) y Ford (45,30%).

El plan de ahorro, un arma antiinflacionaria

Entre todas las opciones de financiación, la más utilizada es el plan de ahorro. La Asociación de Financieras de Marcas Automotrices (Afima) indica que alcanzaron un 65,9% en el primer semestre.

"El plan de ahorro ganó participación porque, para los argentinos, es un instrumento antiinflacionario", sostiene Sica. Esta herramienta sirvió para comercializar 116.421 unidades en el período enero-junio, lo que significa un aumento del 18,6% en relación a las ventas de los primeros seis meses de 2015.

Sin embargo, el economista pronostica que "en el momento en el que la tasa de inflación empiece a bajar, volverán a observarse los niveles tradicionales, ya que las políticas de financiación de las automotrices y los bancos se tornarán más agresivas". Es posible que, si esto sucede, el plan de ahorro sea desplazado, según la visión de Sica.

En las automotrices, sin embargo, creen que "el mercado de ahorro se encuentra en evolución, consolidándose cada vez más como una alternativa duradera y confiable", tal cual sostuvo el gerente General de Autoahorro Volkswagen, Santos Doncel Jones, en diálogo con RPM. La marca con sede en Wolfsburgo está liderando el año con un 19,6% de participación acumulada en el mercado. Uno de cada dos autos que Volkswagen vende en el país es con este método.

Dependiendo de la compañía, los planes pueden tener 60 u 84 cuotas. Sin embargo, el que predomina es el segundo, ya que al fraccionar el valor total del auto en una mayor de cantidad de pagos, la inversión mensual afecta menos al bolsillo de los usuarios. A su vez, algunas automotrices ofrecen financiación del tipo 70/30; otras, sólo financian el costo total del vehículo. También están las que disponen de ambas opciones. En el primer caso, el cliente deberá abonar el 70% de la unidad en cuotas y el 30% restante al momento de la adjudicación. Es una herramienta muy utilizada por quienes cuentan con un vehículo usado para vender y cancelar el plan o entregar como parte de pago.

El plan de cuotas es entregado desde el día 1 con el detalle de lo que se tendrá que pagar hasta la finalización del contrato. Los planes no tienen interés, pero su valor crece al ritmo que aumenta el precio de la unidad 0km. En consecuencia, prácticamente todos los meses se paga un poco más. No es un detalle menor. Volkswagen y Chevrolet, por ejemplo, aseguran una cuota fija durante los primeros 12 meses, pero luego ajustan según el índice inflacionario.

Todos los meses se entregan dos vehículos en cada grupo de ahorristas. Uno se hace por sorteo y el otro por licitación; es decir, a quien realice la mejor oferta, siempre y cuando esté al día con el pago de su cuota mensual. Aquí es donde surge la gran contra de este sistema: las demoras en la entrega de las unidades comprometidas.

Conscientes de que esta cuestión espanta potenciales clientes, las automotrices comenzaron a ofrecer la posibilidad de adjudicar antes de tiempo. El gerente de marketing de Citroën Financiación, Juan Miguel Saed, confirmó a RPM que a partir de este mes "todos los clientes podrán adjudicar y retirar su auto en el mes 6 si así lo decidieran". Eso sí: esta posibilidad se materializa con la integración de 25 cuotas. Fiat y Volkswagen, entre otras, ofrecen sistemas similares.

Antes de ingresar a un plan, siempre es recomendable leer las condiciones en detalle. Seis de diez personas contactadas por RPM que utilizaron este método para comprar su auto reconocieron haber encontrado irregularidades en la relación contractual. Lo de siempre: el flagelo de los precios disparatados por gastos administrativos, flete y patentamiento y de las postergadas adjudicaciones, siempre prometidas para "el mes que viene, seguro".

"En Toyota asumimos el compromiso de que cada suscripción realizada se transforme en una unidad entregada", asegura al respecto el gerente comercial de Plan de Ahorro de la marca japonesa, a pesar de que el plan de ahorro no es el fuerte de esta automotriz: sólo el 4% de sus ventas en 2016 se realizaron a través de este método. Y eso que la Hilux, el modelo más exitoso del país en la actualidad, se puede obtener financiada.

Otra cuestión importante para analizar es el ciclo de vida del modelo por el que el cliente se suscribe. Esto es: si el auto está próximo a dejar de producirse, al momento de la entrega no estará más disponible en stock y deberá abonarse una diferencia para adjudicar un vehículo de gama superior.

Con el crédito prendario, entrega inmediata

Si el comprador pretende adquirir el vehículo inmediatamente, pero no dispone del total del valor del vehículo, la solución está en los créditos prendarios. Otorgados por bancos, entidades financieras de automotrices o empresas privadas, permiten financiar hasta un 85% del valor de la unidad. La modalidad es muy simple: el cliente abona un porcentaje del auto y del resto se hace cargo la entidad financiera, sea cual sea. La entrega del auto es inmediata, siempre teniendo en cuenta los tiempos que llevan los trámites administrativos previos a encender su motor por primera vez. Generalmente, desde que se concreta la compra, pasan entre cinco y diez días hábiles hasta que el dueño lo tiene en su poder. Pero puede variar.

Con este método, el valor del auto se congela y el porcentaje no abonado se divide en cuotas fijas. La entidad financiera cobra interés, pero el cliente sabrá a ciencia cierta el monto que pagará del primer al último mes. No importa que el vehículo aumente su valor como 0 kilómetro. Las opciones más comunes son créditos a 24 o 36 meses, lo que genera una cuota mensual más elevada respecto a lo que invierte mes a mes una persona suscripta a un plan de ahorro.

"La Argentina tiene un nivel de autos financiados relativamente bajo si se compara con otros países. Puede variar, pero el promedio es 50% al contado y 50% financiado. Y, a veces, parte de ese 50% al contado tiene un componente financiado a través de préstamos personales que toma directamente quien compra el auto", destaca Sica.

A diferencia del auge del plan de ahorro, el mercado de préstamos de bancos y concesionarios está en caída. En relación a 2015, el acumulado anual marca un descenso del 27,1% en bancos (31.317 versus 22.835 unidades prendadas), del 20,1% en terminales (553 vs. 442) y del 15% en concesionarias (2.064 contra 1.755). El director de Abeceb observa que, en las condiciones actuales, "los bancos fueron perdiendo participación respecto al pasado y crecieron las financieras que tienen las propias terminales". Y explica: "El paquete de promociones que cada marca diseña, atado a sus propias financieras, está resultando mucho más ventajoso que si se toma un préstamo en un banco o en una financiera privada".

El último reporte de Acara indica que el ranking de bancos está liderado por el ICBC. Dicha entidad otorgó el 41% de los préstamos prendarios. Hasta 60 cuotas, permite financiar hasta el 70% del valor del 0 kilómetro. El Banco Francés y Santander Río completan el podio, con el 21 y el 17%, respectivamente. Más atrás se ubican el HSBC (9%) y el Nación (4%).

Este año, el Banco Nación y el Banco Provincia lanzaron un plan oficial de créditos personales para la compra de un 0km, con una tasa de interés anual del 25%, cuotas fijas y sin prenda. El Nación presta hasta $ 450.000 para automóviles y $ 800.000 para pick ups, financiados en hasta 48 meses. El Provincia financia un tope de $ 300.000 hasta 36 meses, aunque solo para personas que cobran haberes en dicha entidad; es decir, para alrededor de un 1.500.000 personas. Sólo se incluyen modelos nacionales fabricados por Toyota, Fiat, Ford y Volkswagen.

El leasing, tan interesante como desconocido

A través de esta modalidad, el banco adquiere el vehículo y se lo presta al cliente por un período de entre 24 y 60 meses. A cambio, éste deberá abonar mensualmente un canon. Funciona como un alquiler, pero no hay que presentar garantía, ya que el bien funciona como tal. Se puede financiar hasta el 100%. Durante la vigencia del contrato, el vehículo está a nombre del banco.

Esto significa que quien hace uso del leasing no deberá incluirlo en la declaración de Bienes Personales. Además, podrá deducir del impuesto a las ganancias el costo mensual, siempre y cuando el auto esté afectado a una actividad productiva. Sí estará a cargo de los gastos por seguro, mantenimiento, combustible, y responderá por el auto si tiene un accidente no cubierto por la aseguradora. Cuando el contrato vence, quien tomó el leasing tiene la posibilidad de adquirir el vehículo por un porcentaje que varía entre el 5 y el 30 por ciento, o devolverlo al banco.

Ante la consulta de RPM, en Provincia Leasing y Nación Leasing confirmaron que esta herramienta sólo está disponible para empresas que deseen adquirir una flota de vehículos pick ups, utilitarios, camiones o de maquinaria agrícola; es decir, funcionales para una actividad comercial. Una persona física no puede hacer uso de este sistema, a menos que recurra a financiación privada.

"La Argentina todavía no logra hacer pie en el leasing porque faltan afinar algunas cuestiones regulatorias como para convertirlo en un instrumento de mercado mucho más atractivo", añade Sica, a la vez que explica: "En los países desarrollados es una herramienta mucho más asequible, pero en el país está destinado casi exclusivamente a firmas". En BMW lo confirman: "Más de la mitad de nuestros clientes a nivel mundial prefieren esta opción".

"PSA Finance pone el leasing a disposición de las empresas. Los volúmenes que se comercializan en el mercado mediante esta modalidad no son tan representativos como en otros países, pero confiamos en que evolucionará a partir de determinadas modificaciones que se encuentran en estudio en la ley de leasing", confesaron fuentes de Peugeot Argentina a RPM.

Para comprender que se trata de una opción de nicho, va un dato ejemplificador: según Acara, durante el primer semestre se vendieron tan solo 4.419 vehículos a través de este método. Y en ese lapso se patentaron 335.657 unidades en la Argentina. El porcentaje es ínfimo.

"El consumidor tradicional todavía no termina de comprender el sistema del leasing porque está muy acostumbrado al financiamiento bancario. Debería ser una opción mucho más atractiva para los compradores en general", opina Sica.

¿Cuál es el más conveniente?

No existe una forma de llegar al 0km que sea más ventajosa que otra. Todo depende de la situación en la que se encuentre la persona que quiere comprar. Si tiene la necesidad de tener el vehículo cuanto antes, lo mejor es acudir a un crédito prendario, congelar el valor del mismo y pagarlo -con intereses- en cuotas fijas durante dos o tres años una vez retirado de la concesionaria. Para quien no está apurado, suscribirse a un plan de ahorro es una buena opción. Con la inflación, aumenta la cuota, pero también el capital que se ahorra. Y el leasing es una alternativa a tener en cuenta, sobre todo para pymes en desarrollo.

Fuente: http://www.cronista.com/rpm/Las-cuotas-el-camino-que-lleva-al-0-KM-20160819-0003.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook