Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.93
Venta: $16.33
Compra: $15.70
Venta: $16.10
Compra: $16.87
Venta: $17.84
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.65
​Venta: $5.26
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $20.02 
Venta: $20.51
Compra: $20.0434
Venta: $20.2181

El impacto de la inflación sobre el poder adquisitivo de los salarios en los ultimos dos años

Los grandes derrotados son los sueldos

Un informe del CEPA señala que con los aumentos salariales de 2015 los gremios tendían a ganarle por 3 puntos a la inflación, mientras que con los acuerdos paritarios de 2016 la tendencia marca una caída de entre 5 y 6 puntos porcentuales.


El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) pasó revista a cómo les fue a los salarios de trece convenios colectivos en la carrera contra los precios, en el lapso de los últimos dos años. Aunque con resultados diferentes en cada gremio, sobresalen dos datos en el panorama general. Con las negociaciones de 2015, realizadas sobre el final del gobierno kirchnerista, todos iban encaminados a ganar, en promedio, 3 puntos por encima de la inflación; con la devaluación, la suba de los precios y el tarifazo terminaron 10 puntos por debajo de esa expectativa. El segundo dato es que, con las paritarias de 2016, la mitad de los acuerdos quedarán entre 5 y 6 puntos a la baja, y esto sólo en el caso de que se cumpla la previsión del equipo económico de Cambiemos de contener, en los meses que vienen, el costo de la vida.

El informe desglosa, en rigor, cuánto perdió cada gremio. Para esto analiza el poder de compra de los salarios en los períodos 2015-2016 y 2016-2017. Un dato a recordar es que no hay prácticamente ningún convenio que rija de enero a enero, con excepción del de los bancarios, ya que la mayoría de las paritarias se negocian después del primer trimestre. Los acuerdos rigen así de mayo a mayo, o de junio a junio. Este año, excepcionalmente y debido a la inflación, hubo algunos de duración semestral.

Los trece salarios considerados fueron los de bancarios, metalúrgicos, papeleros, Comercio, Construcción, gráficos, Alimentación, Sanidad, Administración pública, gastronómicos, encargados de edificios, petroleros y camioneros. La selección, según explicó el director del CEPA, Hernán Letcher, buscó incluir muestras de la industria, los servicios, la administración pública, la construcción. “A su vez, dentro de esos sectores buscamos gremios que fueran representativos en afiliados y cantidad de trabajadores”.

El primer punto de observación fue cómo quedaron los sueldos al finalizar el período 2015-2016 (es decir, en sus respectivos meses de término, ubicados entre abril y julio de 2016) versus la inflación medida por el Instituto de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires (IPC- CABA). La comparación muestra “una sustancial pérdida de poder adquisitivo de los salarios”, que se ubicó “en un promedio de 7,02 por ciento”.

Los únicos que terminaron el período 2015-2016 sin pérdida salarial fueron los bancarios, aunque esto se debió en parte a que su acuerdo terminó en diciembre de 2015, es decir que en este primer período no llegó a ser afectado por el tarifazo y los meses de inflación más alta. El caso opuesto es el de los petroleros, que perdieron un 13 por ciento de poder adquisitivo; su acuerdo salarial fue de julio a julio: así, debieron absorber una inflación interanual del 46,9 por ciento (de julio de 2015 a julio de 2016), con un aumento del 27,8 por ciento.

Esta relación sobre en qué momento del año se discutieron los salarios y cuánto perdieron de su poder adquisitivo se mantiene. También los camioneros y los estatales de UPCN, que tienen acuerdos hasta junio y julio, registraron caídas superiores al 10 por ciento. Y los que tuvieron cierres de sus negociaciones más temprano, vieron sus pérdidas moderadas.

El CEPA agregó al análisis una variable vinculada a la devaluación. Así, no sólo comparó los salarios con la inflación registrada por el IPC porteño, sino que además calculó cuánto hubiera habido de inflación sin la devaluación de Cambiemos. La conclusión fue que la devaluación hizo perder a los salarios 3 puntos extra.

“Con las paritarias acordadas en 2015, la totalidad de los gremios considerados para el estudio se encaminaban a ganarle a la inflación un promedio de 3,06 por ciento”, señaló Letcher. “Sin embargo, al cierre del período se encontraron con una caída de algo más del 7 por ciento. En definitiva, quedaron 10 por ciento por debajo de lo que imaginaban a la hora de la discusión paritaria”.

Pisos inferiores

Así, cuando se encararon las negociaciones paritarias 2016-2017, los pisos salariales eran muy inferiores a los pisos con los que se iniciaron las de 2015-16.

Este año, en vísperas de que comenzaran las negociaciones, hubo un intento del Gobierno de imponer un techo a los aumentos salariales. El propio Mauricio Macri puso esa pauta en entre el 20 y el 25 por ciento. En este sentido, el informe remarca que los gremios consiguieron romper ese techo; los salarios recuperaron de esta manera algunos de los puntos que habían perdido. Sin embargo, si antes de que termine el año paritario no obtienen nuevas subas, la mitad volverá a perder la pelea contra la inflación, y esto siempre y cuando la inflación sea tan baja como lo que prevé el equipo económico (es decir que debería registrarse un índice interanual menor al 30 por ciento, de abril de 2016 a abril de 2017).

“Si se cumplieran esos niveles esperados por el Gobierno, siete gremios de los seleccionados lograrían al cierre de las paritarias 2016/2017 quedar ‘empatados’, mientras que los otros seis mantendrían una pérdida de poder adquisitivo del 5 por ciento en promedio”, indica el CEPA.

A continuación, el detalle de algunos casos:

- Entre los que lograrían una leve mejora en el poder adquisitivo (comparado con los salarios reales de 2015, antes de la disparada de los precios) están los gremios de Alimentación y Camioneros. Ambos firmaron aumentos del 37 por ciento en mayo y julio de 2016, respectivamente: lograrían compensar las pérdidas de poder adquisitivo que sufrieron en el periodo previo (del 5,32 y 10,48 por ciento, respectivamente) y obtendrían mejoras mínimas en sus salarios reales, del 1,11 y 1,89 por ciento. También Comercio, que acaba de firmar la segunda parte de un acuerdo semestral, quedará con salarios levemente superiores.

- El caso de los gastronómicos mostraría un “empate” con la inflación en el total del periodo 2015-16 y 2016-17: tuvieron un 35 por ciento de aumento en junio, con el que recuperarían 8,73 de poder adquisitivo, quedando 0,21 por ciento arriba.

- En cambio, otro conjunto se encamina a perder poder adquisitivo. Los que peor parados quedaron son los petroleros y los estatales, con bajas acumuladas (para los períodos 2015-2016 y 2016-17) del 6,76 y 6,15 por ciento, respectivamente. Los bancarios, que habían terminado empatados en el período anterior, en este pueden llegar al 31 de diciembre con 4 puntos menos de poder de compra. Para los metalúrgicos, la reducción puede ser mayor al 4 por ciento.

En los números precedentes hay una doble consideración: con los salarios acordados en las negociaciones 2016/2017, señala el CEPA, “considerando la inflación prevista por el Gobierno, los gremios lograrían recuperar algo del terreno perdido, quedando de todas formas 2,32 por ciento en promedio por debajo de la inflación (teniendo en cuenta ambas paritarias). Sin embargo, si consideramos que las negociaciones de 2015/2016 se encaminaban a ganar 3,06 por ciento, los gremios en el mejor de los casos manifestarían una pérdida de 5,46 de su poder adquisitivo en promedio”.

Es claro que en estos casos, un bono de fin de año, que consiste en el pago de un extra por única vez, no alcanza para compensar la caída sufrida por los salarios, que es una baja de carácter permanente.

Queda, finalmente, comparar el poder adquisitivo de los salarios durante el período 2015-16 versus el de 2016-17. El CEPA señala sobre este punto que, más allá de que en la última paritaria los gremios lograron recuperar algo de lo perdido, los sueldos tuvieron mayor poder de compra en el primer período. La diferencia tiene que ver con que en los meses de kirchnerismo el salario real fue más alto; esos primeros meses de 2015 subieron el promedio.

“Durante buena parte de 2015 los salarios reales fueron muy elevados y se conjugaron con una muy intensa caída en los últimos cuatro meses del periodo de vigencia de dicha paritaria”, concluye el centro de estudios. “En contraste, si bien en la paritaria 2016/17 se recupera parte del poder adquisitivo perdido, el promedio nunca alcanza a los niveles medios de la paritaria anterior.”
La pérdida según los gremios
Fuente: Cepa
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-312074-2016-10-19.html
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook