Dólar Blue Dólar Oficial Euro Blue Euro Oficial
Compra: $15.93
Venta: $16.33
Compra: $15.70
Venta: $16.10
Compra: $16.87
Venta: $17.84
Compra: $16.70
Venta: $17.70
Real Blue Real Oficial Libra Blue Libra Oficial
Compra: $4.65
​Venta: $5.26
Compra: $5.00 
Venta: $5.40
Compra: $20.02 
Venta: $20.51
Compra: $20.0434
Venta: $20.2181

Pasaron cinco años y aún nadie asume la autoría del cepo

Moreno, Kicillof, Marcó del Pont, Echegaray y Lorenzino ni se hablan


Hace cinco años comenzaba en la Argentina la experiencia del cepo cambiario, una obra que terminó por ahogar las posibilidades de inversión durante la era kirchnerista y no solucionó los problemas de falta de dólares que se había propuesto dejar atrás.

En aquel entonces, tal como sucede actualmente, no había un ministro de Economía que concentrara todo el poder, sino cinco funcionarios con visiones que no coincidían entre sí y que, de hecho, discutieron arduamente por la implementación de estas restricciones. Se trataba de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont; el ministro de Economía, Hernán Lorenzino; el viceministro de esa cartera Axel Kicillof; el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

¿Qué hace actualmente cada uno de ellos y qué piensan de aquel polémico experimento de política económica que comenzó en octubre de 2011 y terminó en diciembre de 2015? En principio, ya no se hablan entre sí.

Guillermo Moreno relató a LA NACION que coordina la mesa de economía del peronismo que conduce el sanjuanino José Luis Gioja, "con todas las líneas internas del partido trabajando para el diagnóstico que nos lleve a la próxima década ganada".

"¿Kicillof integra esa mesa en el Partido Justicialista?", se le preguntó. "Creo que no es afiliado", respondió. El ex secretario reparte su tiempo entre esa tarea política, su ferretería mayorista y la cadena de pancherías que fundó con el general retirado César Milani y la familia Castelli (ligada al rubro textil). Abandonó hace un tiempo el perfil bajo que tuvo cuando era el "supersecretario" de Comercio de Cristina Kirchner. Se lo nota entusiasmado con su emprendimiento gastronómico, que pensó con Milani mientras ambos estaban en el gobierno y corrían juntos en la cinta del edificio Libertador.

Como si fuera hoy, aún recuerda que él se opuso firmemente al cepo. "Estaba en contra; no era un diagnóstico peronista: no tendemos a interferir en el intercambio entre dólares y pesos, como hizo Marcó del Pont. Fue un error de política económica", afirma el funcionario acusado de manipular las estadísticas del Indec desde 2007.

En forma paralela, el viceministro de Economía Axel Kicillof proponía como alternativa un desdoblamiento cambiario. "Yo tampoco estaba a favor", enfatizó Moreno. El desdoblamiento, en la Argentina, suele terminar en experiencias de altísima inflación.

Marcó del Pont recuerda esas discusiones aciagas. "Guillermo me acusó de traidora y jugó en tándem con Axel, pese a que no uno podía suponer que entre ellos no habría afinidad ideológica", afirmó en diálogo con LA NACION la funcionaria, que afirmaba que era totalmente falso que la emisión monetaria generara inflación. Dijo, además, que "Moreno se negaba a entender que había un problema en el sector externo y fiscal; un país como la Argentina no puede bancar al mismo tiempo el desarrollo y la fuga de capitales".

Pero, de inmediato, se corrió un poco del centro de la escena: "No creo ser la madre del cepo; la implementación fue de la AFIP, que fue a prueba y error", dijo la economista, que trabaja con la Universidad de San Martín y comparte la "Corriente Nacional de la Militancia" con los ex ministros Carlos Tomada, Agustín Rossi, Daniel Filmus y Nilda Garré.

Echegaray siempre dio a entender que sólo cumplía con la normativa del Banco Central y que la instrumentación a través de la AFIP desnaturalizaba el sentido del organismo tributario. Dedicado a la práctica de la abogacía, abrió un estudio en Nordelta, desde el que se dedica, con matrícula bonaerense, a casos de derecho familiar y laboral.

Luego de su frustrado paso por la AGN, también ocupa parte de su tiempo para analizar las variadas causas que tiene en su contra -con el patrocinio de León Arslanian- y jura ante sus íntimos que no está activo en política.

La última vez que habló con Cristina fue el 6 de enero pasado y cada 15 días juega al básquet con un equipo integrado, entre otros, por el "Chino" Navarro. "Es la actividad más cercana a lo partidario que tengo", bromea ante sus amigos. Paciente, espera volver algún día a la Aduana, donde tiene una licencia cercana al año y medio.

Por su parte, Hernán Lorenzino volvió a confinarse en su zona de influencia, La Plata, donde fundó una consultora (Sur o Sur) con Martín Di Bella, ex titular de la agencia impositiva bonaerense ARBA, entre otros. Cuando se les pregunta a los otros integrantes si el entonces ministro, abogado especialista en finanzas, opinó en torno del cepo, surge un silencio casi unánime.

Kicillof es el más activo de los cinco en términos políticos: el diputado, que preside la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, mantiene una intensa actividad dando charlas en todo el país, sueña con una candidatura para 2019. Disfruta de la repercusión de su libro Diálogos sin corbatas, pero todavía no pudo consumar su deseo de ser titular de cátedra en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

El ex ministro es un activo participante de la red social Twitter, donde cada 10 palabras repite su concepto favorito: la crítica al "neoliberalismo", como sinónimo de un régimen generador de pobreza, pese a que el kirchnerismo, después de poco más de 12 años en el poder, terminó su mandato con un nivel de exclusión social superior al del menemismo.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1945570-pasaron-cinco-anos-y-aun-nadie-asume-la-autoria-del-cepo
SHARE
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook