Ads Top

Barajar y dar de nuevo: con la llegada de Trump, los inversores ajustan sus carteras de acciones y bonos (iProfesional)

A partir del 20 de enero, los destinos de la Casa Blanca serán manejados por el magnate republicano. El mayor riesgo que este escenario conlleva se ve reflejado en la actitud precautoria de particulares y empresas. ¿Qué papeles recomiendan  desde la city porteña?


 triunfo de Donald Trump modificó abruptamente las expectativas de los mercados financieros del mundo.

Además, dio lugar a un ajuste en las carteras de los inversores, producto de los mayores temores que han aparecido vinculados con la evolución de algunas variables clave:

-Hace un par de meses, todas las miradas se posaban (gratamente) en los planes de estímulo lanzados por algunos países para reactivar sus economías a partir del consumo.

-Ahora, esas mismas miradas se centran (con preocupación) en la inflación, ante el temor que genera una posible escalada de los precios, producto del fuerte aumento de los gastos.

Es lógico, entonces, que los inversores modifiquen sus tenencias, adaptándolas a sus nuevas perspectivas.

Desde el fondo de inversión BlackRock, su jefe de inversiones Russ Koesterich, recuerda que desde el triunfo de Donald Trump el mercado adoptó un nuevo vocablo: "reflation".

Algunos analistas internacionales ya han comenzado a advertir que lo que se puede esperar con la llegada de Trump al poder es un giro de 180 grados en varias de las políticas económicas vigentes.

En este contexto, el interrogante que todo inversor debe dilucidar es cómo adaptarse de la mejor forma a este "nuevo mundo".

En el gremio de los operadores financieros, se impone una palabra por sobre todas las demás: "diversificar".

Nuevo clima financiero global
Por lo pronto, el triunfo de Trump provocó una suba del rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años.

Cabe recordar que si el rendimiento de un título crece, entonces el precio baja y viceversa. En otras palabras, se mueven de manera antagónica:

-Cuando la incertidumbre en los mercados se acrecienta, los inversores exigen un premio mayor para comprarlos (tasa). Entonces el precio cae.

-En forma inversa, cuando el clima mejora, los financistas no piden un retorno tan alto y la cotización se eleva.

En el caso del "efecto Trump", su llegada a la Casa Blanca hizo subir la tasa de interés que pagan los T-Bonds, es decir, de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Algunos analistas consideran que es probable que no estén cumpliendo su rol tradicional, que era el de brindar refugio al capital en momentos en que otros activos -como por ejemplo las acciones de empresas- se desploman.

Pese a que aun no haya asumido, lo que sí va quedando claro es que los mercados temen que la gestión del magnate republicano esté acompañada de una mayor inflación, producto de un megamillonario plan de obras que tiene en mente ejecutar.

En lo que hace al riesgo, varios analistas internacionales anticipan un aumento de la volatilidad  para los primeros meses de 2017.

A modo precautorio, pequeños y medianos inversores a nivel global optan por monitorear los movimientos de los principales gurúes de Wall Street, para así tener una mejor referencia sobre en qué activos conviene invertir.

Uno de los papeles que concentra las mayores apuestas es el de Johnson & Johnson.

Pero, sin dudas, los que pueden convertirse en las estrellas del próximo año en Wall Street son los vinculados al negocio financiero: Citigroup, Goldman Sachs o Bank of America.

En sentido inverso, se viene observando una fuerte corriente de ventas de acciones tecnológicas, con Microsoft a la cabeza, seguida por Apple, Cisco, Comcast o Intel.

El "efecto Trump" y su impacto en Argentina
En el plano local, los analistas consultados por iProfesional consideran que para esta etapa de transición lo ideal es diversificar las carteras y repartir las inversiones entre pesos y dólares.

El economista Juan Carnevale señala que en el nuevo escenario internacional la divisa estadounidense va a tomar mayor impulso.

"Debemos dolarizar una mayor parte de la cartera, porque no sabemos qué va a pasar en el mundo. Le apuntaría a empresas exportadoras, a la que puedan dolarizar sus ingresos y, en particular, a las del sector agropecuario".

Carnevale cree que, ante esta nueva coyuntura, "las acciones con buenas perspectivas de suba son Cresud y Molinos Río de la Plata".

En cuanto a la opción de invertir en bonos, sostiene que "deberían ser de período corto, porque si mañana Trump toma alguna decisión polémica o eleva fuerte el endeudamiento, la situación se va a complicar"

A la espera de Trump
Desde ahora hasta el momento en que el nuevo presidente de EE.UU. asuma (20 de enero), los expertos señalan que los más conveniente es mantenerse a la defensiva.

"Como se transitará un período de alta incertidumbre, recomendamos bonos como el Bonar X y las Letes, siendo estas últimas letras del tesoro nacional", apunta Carnevale.

"Son como una forma de comprar dólares a tipo de cambio mayorista y, de paso, dolarizar la cartera”.

Para Sabrina Corujo, de Portfolio Personal, el punto de conexión entre el mercado neoyorkino y el doméstico será lo que suceda con las tasas en ese país.

La economista afirma que "es lógica la falta de consenso sobre hasta dónde pueden ir los tipos de interés en EE.UU., ya que gran parte de este comportamiento se explica por expectativas que se arman en función de las políticas posibles del Gobierno de Trump”.

En su opinión, "el repunte de las tasas elevó nuevamente el atractivo de los bonos argentinos. A pesar de esto, no creemos que el período de volatilidad haya llegado a su fin”.

A partir de esta definición, Corujo cree que algunos títulos, tanto soberanos como provinciales con vencimientos a mediano plazo, lucen atractivos por ofrecer rendimientos promedio arriba del 5% anual, destacándose el AA21.

"A la vez, aquellos con vencimientos más largos pueden claramente ser una buena oportunidad de entrada y hasta para un buen trading quizás de corto, aunque la recomendación es sólo para quienes entienden el mercado y tengan la capacidad para absorber alguna sorpresa”, agrega.

Para quienes no sean tan amigos de la volatilidad, desde Portfolio Personal recomiendan invertir en bonos cortos en dólares o en los dólar linked y en Letes.

Sobre las opciones en moneda extranjera, Nery Persichini, de Inversor Global, afirma que a mediano plazo existen alternativas riesgo-retorno atractivas.

Entre ellas menciona al Bonar 2020 y al Bonar 2024, que rinde cerca de un 5% en dólares.

"Estos activos son los adecuados para quienes busquen protegerse de los vaivenes cambiarios como así también para los que quieran obtener un interés más alto que el ofrecido por las Letes”, sostuvo.

Para aquellos que se sientan cómodos en pesos, algunos títulos en moneda nacional o las Lebacs son vistos en la city como buenas alternativas.

Por su parte, Persichini se vuelca hacia los títulos indexados por CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia). En particular para quienes consideran que difícilmente la inflación caiga al 17% el próximo año, tal como pronostica el Gobierno.

El atractivo de estos instrumentos es que ajustan su capital según la evolución del CER y pagan intereses en función del valor actualizado.

"Además, a diferencia de las Lebac que tienen una tasa real incierta porque no sabemos cuál será la evolución de los precios, los bonos CER garantizan un margen real. Es decir, ofrecen una tasa real ex post", apunta.

Siguiendo la línea de las recomendaciones en moneda local, desde Inversor Global sugirieron para perfiles conservadores y moderados el Boncer 2020, que rinde unos puntos más que lo que se mueva el IPC.

Para inversores agresivos, el Discount en pesos es una referencia ineludible, con un margen real de 4% por arriba de la inflación.

En cuanto a la renta variable (acciones), la situación tampoco se presenta más difusa, ya que en un mercado con bajo volumen  la selectividad continuará siendo alta, por lo menos en el corto plazo.

“En cuanto al Merval, luce más probable que se ubique en un nivel cercano a los valores mínimos post-Trump.

"No decimos que no a la posibilidad de que surjan algunos rebotes que generarán tradings interesantes en el corto plazo, a los que sin lugar a dudas habrá que estar atentos”, concluye Sabrina Corujo.

Para Carnevale, una buena opción podría ser Edenor, “porque el Gobierno mencionó que quiere tener tarifas en dólares a niveles internacionales".

"Entonces, tenemos la posibilidad de ser socios de esta gente y la mejor forma es comprar la acción de esa compañía", añade.

En la mira de los analistas también aparecen acciones bancarias como Galicia y Macro -que se beneficiarán con el repunte del consumo- y los papeles de IRSA, dueña de los principales shopping centers de Argentina.


A ellas podrían sumarse los de Pampa Energía y Petrolera Pampa, que son dueñas del 51% de Edenor.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/243712-Barajar-y-dar-de-nuevo-con-la-llegada-de-Trump-los-inversores-ajustan-sus-carteras-de-acciones-y-bonos-

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.