Ads Top

El tour de compras a Chile, ¿la nueva rebelión fiscal de los argentinos? (El Cronista)

El tour de compras a Santiago de Chile se ha convertido en un clásico al punto de generar congestionamientos de tránsito en plena cordillera. Los mismos productos que en Argentina, buena variedad, y precios significativamente más bajos.

¿Por qué dos países tan cercanos pueden tener tanta diferencia en sus precios? ¿Es la excesiva ambición empresaria Argentina, eso explicaría las cosas? Sería una explicación simplista pero muy dudosa. Basta revisar los balances de esas empresas para darse cuenta que no es así.

En cambio, el análisis fiscal de ambos países nos da una explicación más acertada.

En promedio las provincias cobran aproximadamente entre 4% y 5% sobre el precio de ventas en concepto de impuesto sobre los ingresos brutos.

Pero claro, este impuesto está tan mal diseñado que en cada etapa de la producción, distribución, comercialización mayorista y comercialización minorista el impuesto se paga una y otra vez, sin que el impuesto pagado en cada etapa del proceso económico genere derecho a crédito en la etapa siguiente. Es decir que al final de la etapa de comercialización es muy probable que un mismo producto ya ha tributado el impuesto tres, cuatro o más veces. Si bien es difícil estimar el impacto final del gravamen, cualquier estimación razonable lo ubica entre 11 y 12% del precio de venta final. Si a esto le agregamos el impuesto al cheque (1,2% en cada etapa), alrededor del 15% se explica sólo por estos dos impuestos.

Desde otro punto de vista, interesa remarcar en cuánto impacta el impuesto sobre los ingresos brutos en términos de utilidad neta. Si asumimos que las empresas obtienen márgenes de entre el 10 y el 15% sobre ventas, el impuesto sobre los ingresos brutos (5% sobre la venta) impacta en razón de 50% y 33% medido en términos de utilidad. Entonces, si sumamos este impuesto al impuesto a las ganancias el Estado se estaría cobrando unos 70 puntos porcentuales de la utilidad de las empresas.

Si bien es impactante ver el efecto económico de estos impuestos, no alcanzan per se a explicar el nuevo Camino de Santiago.

Los costos de importación en Chile son apenas 6%, lo cual marca una enorme diferencia respecto del enjambre arancelario de nuestro país.

El costo de la seguridad social en Argentina es 50% del salario de bolsillo de un trabajador, frente al 32% en Chile. Este impacto sobre los costos de contratación indudablemente impacta a la hora de la determinación del precio final.

El mantenimiento de las enormes estructuras de gobierno provincial, más el costoso sistema de seguridad social argentina requieren de estos recursos fiscales que aporta el sector privado. Es decir que la presión fiscal que ejerce el estado argentino sobre el sector privado inevitablemente impacta sobre sus costos, y por ende, sobre los precios a los cuales pueden venderse los productos.

Como conclusión, la menor carga impositiva y previsional de Chile explica los precios más bajos en relación a nuestro país.

Los consumidores habrían cruzado la frontera no sólo para comprar un TV más barato sino como manifestación de rebelión fiscal frente al tamaño del estado argentino que requiere de cuantiosos recursos para poder funcionar.

Difícil tarea para enfrentar en el futuro cercano si tenemos en cuenta que la estructura del gasto público es muy inelástica a la baja pues los compromisos en gastos fijos son enormes. Habrá que pensar que por una vez en nuestra historia habrá que dejar crecer al sector privado mientras el sector público mantiene su tamaño hasta alcanzar una proporción más racional.

Este gobierno ya ha anunciado su deseo de encarar una reforma fiscal, la cual es bienvenida en la medida que puedan ponerse sobre la mesa ambas caras, los impuestos y el gasto público.

Fuente: http://www.cronista.com/columnistas/El-tour-de-compras-a-Chile-la-nueva-rebelion-fiscal-de-los-argentinos-20170419-0022.html

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.