Ads Top

La suba de tasas hizo ruido en el Gabinete y disparó el debate entre economistas (La Nación)

Advierten que podría resentirse la actividad o al menos demorarse la recuperación; el Gobierno cree que la baja de precios se hará sentir en el segundo semestre


Sosegar una inflación que por años se movió en el terreno de los dos dígitos no es una tarea fácil. El Banco Central (BCRA) se embarcó en la batalla, pero para muchos economistas no sólo se habría obcecado en hacerlo demasiado rápido, sino que además no estaría logrando que el resto del Gobierno lo asista en la tarea. De hecho, en algunas áreas del Gabinete la política monetaria del BCRA no deja de cosechar reproches, aunque desde la entidad que preside Federico Sturzenegger tendrían el respaldo de la máxima autoridad del Gobierno para seguir avanzando con firmeza.

"Así se defienden los salarios reales y el crédito -dijo ayer en declaraciones radiales el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne -. Hay que recuperar la actividad económica y para eso necesitamos bajar la inflación. No es sostenible el crecimiento en el mediano y largo plazo si no lo hacemos. Sabemos que hay costos de corto plazo, pero son necesarios para generar beneficios de medio y largo. Si el Banco Central no hiciera lo que hace, la inflación sería más alta y el poder adquisitivo de los salarios reales caería", acotó,en defensa de la política del BCRA.

Anteayer, el mismo día en que el Indec informó que la inflación de marzo había sido del 2,4% en la zona metropolitana -algo por encima de lo que había pronosticado la mayoría de los analistas-, la autoridad monetaria redobló sus esfuerzos para mantenerla a raya y así cumplir con su meta de ubicarla en torno del 12 y 17% en el año. Subió en un punto y medio su tasa de referencia, al 26,25% anual, lo que despertó fuertes críticas de los sectores industriales.

"La decisión fue un error", sentenció José Ignacio De Mendiguren , miembro de la UIA y diputado del Frente Renovador. "No se puede hacer en un momento de caída de la actividad, con un 40% de capacidad ociosa en el sector manufacturero, con atraso cambiario y con el alto costo argentino".

Muchos economistas consideran la movida del Central algo osada considerando que la economía apenas está asomando la cabeza tras meses de ostracismo . "Me sorprende la sobrerreacción del BCRA -confió Rodrigo Alvarez, director de Analytica-. Hay una inflación de costos que no se combate con mayor tasa. La tasa va a tener un impacto importante sobre la actividad económica y no veo el beneficio sobre la baja de precios". Para el economista, los canales por los cuales pega la suba de tasas son múltiples: encarece el costo del crédito, hace que las empresas dejen de acumular inventarios y frena la demanda, desincentiva el consumo financiado y le suma atractivo al negocio financiero, lo que podría exacerbar la apreciación del tipo de cambio porque la gente vende dólares para colocarse en pesos para aprovechar las tasas más altas.

Aunque también hay quienes creen que el Central no tiene opción. Indefectiblemente, si el objetivo es bajar la inflación, deberá hacerse a costa de una menor actividad económica. Así, por ejemplo, Pablo Goldín, director de MacroView, cree que bajo las circunstancias actuales, "es muy difícil bajar la inflación y aumentar la actividad a la misma vez".

Pero en algo que coinciden todos los economistas es que la meta del BCRA, del 17% anual, es ambiciosa. "Creo que el impacto de esta suba de tasas será limitada porque no hay mucha intermediación financiera -concede Daniel Artana, economista jefe de FIEL-. Pero hay un error de origen que se viene arrastrando: el Gobierno no ha sido consistente que las metas fiscales acompañen a la meta monetaria. Y se pone una meta inflacionaria ambiciosa, que no es consistente con la política fiscal. La meta del Central requeriría una política fiscal más dura, pero difícil en un año electoral", advierte

En dos ministerios ligados a la economía real el malestar es palpable. Se quejan de que la actividad no arranca, en parte, por las altas tasas, y porque la falta de paritarias por encima de la inflación frenan el consumo. "Hay que ganar las elecciones", dicen, inquietos.

Pero la estrategia del Central tiene el aval que más pesa, el del presidente Mauricio Macri. Desde la autoridad monetaria están convencidos de que una inflación más baja en el segundo semestre será clave para apuntalar el consumo preelectoral, y dar la sensación en el electorado de que el salario finalmente se recompone y le gana la carrera al resto de los precios de la economía. Incluso, dentro de la entidad hay quienes arriesgan que cumplirán la meta de inflación del 17% contra todos los pronósticos del mercado ,que en sus escenarios más optimistas la ven más cerca del 20 por ciento. "El mercado se vale de un análisis sesgado,de que vamos a bajar la tasa por presión política, y no es así", aseguran.

En la Casa Rosada coinciden al menos en que la prioridad es "bajar la inflación". Cerca de los coordinadores -"los ojos y oídos" del Presidente- recalcaron además a LA NACION la independencia del Banco Central. "Hay costos a corto plazo de normalizar la economía pero beneficios más de mediano y largo plazo", afirmaron, en sintonía con las declaraciones del Ministro de Hacienda.

Si bien admiten que la suba de tasas del BCRA luego de la difusión de la inflación de marzo generó un debate sobre el costo de enfriar la economía. Rápidamente, lo minimizaron, ya que "prácticamente no existe el crédito" en la Argentina.

Para el economista Orlando Ferreres, después de todo, peor que ralentizar la actividad con la suba de tasas sería arriesgar una inflación más alta. Y considera que, al igual que en 2016, que el BCRA subió fuerte la tasa en la misma época del año para luego ir bajándola, y que lo mismo podría suceder ahora. "Esta tasa no tiene impacto sobre la actividad porque no es para siempre. Además, en abril empezará a verse el impacto de la cosecha de soja", anticipa. Lo mismo espera el Gobierno.

Posiciones frente a la medida

A favor
Nicolás Dujovne

Ministro de Hacienda

Foto: Archivo


"Hay costos de corto plazo que hay que tomar para normalizar la economía. Si el BCRA no hiciera lo que hace, tendríamos una inflación mucho más alta"

Orlando Ferreres

O.J. Ferreres y asociados

Foto: http://www.centromandela.com


"Esta tasa no tiene impacto sobre la actividad, porque no es para siempre. Además, en abril empezará a verse el impacto de la cosecha de soja"

En contra
Daniel Artana

Fiel

Foto: Archivo


"Hay un error de origen que se viene arrastrando: el Gobierno no ha sido consistente con metas fiscales que acompañen la meta monetaria"

José de Mendiguren

UIA/Frente Renovador

Foto: Archivo


"La decisión fue un error. No se puede hacer con caída de la actividad, con un 40% de capacidad ociosa en las fábricas, atraso cambiario y con el alto costo argentino"

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/2009819-la-suba-de-tasas-hizo-ruido-en-el-gabinete-y-disparo-el-debate-entre-economistas

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.