Ads Top

Furor en la City por los bonos "peso linked", la alternativa de alta rentabilidad frente al dólar planchado (iProfesional)

Los inversores están atraídos por este tipo de instrumento. Al tener una vida de cinco años y por estar atados a un interés elevado, el rendimiento irá creciendo en la medida en que disminuya la inflación. Si el billete verde sigue planchado, permite acrecentar el patrimonio en moneda dura


En la city porteña se van diluyendo las expectativas sobre un salto brusco del dólar, al menos de cara a los próximos meses.

En consecuencia, algunas opciones de inversión han perdido parte de su atractivo, como es el caso de los bonos "dólar linked". Estos papeles pagan lo que sube el billete verde más un plus, de entre 3% y 5%.
Es lógico que estos títulos ahora no estén en el radar del mercado, habida cuenta de que el tipo de cambio retrocedió poco más del 2% en el año, a contramano de una inflación que ya acumuló un 9% sólo en el primer cuatrimestre.

Hoy día, los financistas locales e internacionales se sienten más atraídos por otro tipo de instrumentos: los nominados en moneda local, que gozan de las altas tasas que fija el Banco Central.

Para acompañar esa demanda, ha comenzado a ampliarse la oferta de papeles vinculados con la moneda nacional. Dentro de este abanico de opciones, una alternativa que viene pisando fuerte es el llamado bono "peso linked".

Se trata de una nueva variante financiera que se emite en pesos argentinos pero que paga capital e intereses en dólares. Ofrece una tasa fija del 17% anual más un plus, que puede llegar al 4,5%.

Esta cifra resulta muy seductora o ojos del mercado, más aun si se tiene en cuenta que su plazo de emisión ronda los cinco años.

Si se toma en cuenta sólo el 2017, esta rentabilidad puede parecer baja, ya que el índice de precios correrá a la par o por encima de ese nivel.

Sin embargo, la ecuación cambia radicalmente si se considera un período más prolongado, ya que los inversores, y el propio Gobierno, prevén que la inflación retrocederá con fuerza en los próximos años.

En este sentido, el Banco Central estableció como metas un 12% para 2018 y apenas un 5% para 2019. Si estos pronósticos se cumplen, un interés del 17% más un plus anual se transformarán en una "mina de oro" para ese entonces. Al decir de un operador bursátil, "sólo es cuestión de esperar".

Algo parecido ocurrirá si el alza de la divisa estadounidense se ubica por debajo de ese rendimiento, un escenario que los inversores dan como probable si se observan las operaciones de dólar futuro a un año que vienen pactando en el Rofex.

No todo es color de rosa para este tipo de bonos "peso linked". Uno de los principales temores es que sus rendimientos no son ajenos a las eventuales variaciones del tipo de cambio.

No obstante, el analista Gustavo Neffa, de Research for Traders, expresa que "el riesgo queda compensado con la alta tasa de interés que ofrecen". Además, consigna que "a futuro lucirán muy atractivos si se reduce la inflación".

Los rendimientos reales oscilarán año a año, de acuerdo a cómo se comporten el dólar y el índice de precios, ya que estos papeles proponen un cupón fijo anual (17% promedio más un plus).

Si las previsiones confirman que la tendencia inflacionaria es decreciente y que la moneda estadounidense se ajustará de forma moderada, estos instrumento "peso linked" se presentan como un muy buen negocio.

"El primer factor de riesgo es que sobrevenga una devaluación que licué su ganancia. El segundo, que las metas inflacionarias se incumplan, por lo que el inversor recibiría un interés que puede no llegar a ser lo suficientemente alto", aclara Neffa.

Mercado expectante
En la práctica, estos títulos están dirigidos también a financistas extranjeros que están a la caza de atractivas ganancias en países emergentes. Están regidos bajo legislación de Nueva York, una plaza mundial que se maneja con reglas de juego claras y que garantiza el debido resguardo frente a cualquier acontecimiento.

"La demanda de los inversores internacionales por instrumentos en pesos y a tasa fija va en aumento. Precisamente muchos de ellos son los que compran bonos de este tipo para poder atarse a una interés fijo durante un buen tiempo", expresa Neffa.

En su visión, esta corriente inversora "forma parte del ‘carry-trade' que se hace a nivel global. Este concepto refiere a personas o firmas que:

- Toman créditos en un país a un tipo de interés bajo (en la moneda de esa nación)

- Luego colocan ese dinero en otra nación que ofrece una tasa mayor (pesos en Argentina)

- Con lo obtenido, cancelan el préstamo inicial y se quedan con la diferencia

Por lo pronto, ante un tipo de cambio relativamente estable, los "peso linked" se convierten en una opción muy seductora ya que posibilitan hacerse de una buena tasa incluso en dólares.

En sí, la mecánica de estos papeles "peso linked" es la siguiente:

1. - Se compran en moneda argentina con dólares que se convierten al tipo de cambio vigente

2.- En cada período estipulado pagan interés y capital. Al momento de la cancelación, se realiza la conversión a divisas estadounidenses

3.- De esto modo, el inversor se pasa de dólares a pesos, aprovecha las altas tasas para luego recomprar más billetes verdes

Los bonos "peso linked" confirmarán sus dotes de buen negocio si el tipo de cambio y la inflación avanzan por debajo de la interés que pagan (ahora cercana al 17% anual).

Precursores
Por lo pronto, ya se generaron las primeras salidas de estos instrumentos.

En los últimos siete meses se emitieron "peso linked" a tasa variable, siendo precursores los bancos Hipotecario y Supervielle.

Ambas entidades lanzaron deuda en moneda nacional pagadera en dólares, con vencimiento en 2020, cuya renta se conforma por la tasa Badlar (hoy en 19,6%) más un plus de entre 2,5% y 4,5%.

A inicios del mes, YPF colocó en el exterior una Obligación Negociable (ON) a un tipo de interés fijo. En este caso el plazo se estableció en 5 años (9 de mayo de 2022), fue por $4.600 millones (equivalente a u$s300 millones), cupón de 16,5% y a un precio a la par.

El capital de estas ON será amortizado en una única cancelación al vencimiento, en tanto que los intereses se abonarán cada seis meses, comenzando en noviembre de este año.

La recepción del mercado ha sido claramente positiva, ya que la petrolera estatal recibió ofertas por $5.800 millones.

El incentivo resultó elevado, ya que el tipo de cambio convalidado fue de un ventajoso $15,34, frente a los $15,60 vigente en la plaza cambiaria.

Otro caso ha sido el del Banco Macro, que emitió en la plaza internacional una ON "peso linked" a cinco años, tasa fija, por $4.600 millones (u$s300 millones).

Diferencias con el "dólar linked"
A diferencia de los bonos "peso linked", los títulos vinculados al dólar ("dólar linked") se emiten en divisa estadounidense pero se cancelan en pesos al cambio oficial del momento.

Ofrecen al ahorrista capital e intereses en moneda nacional en base a la evolución del billete verde desde la compra hasta la finalización o venta del papel. Rinden un interés en dólares y lo resguardan ante una devaluación.

Este instrumento gozaban de una importante demanda cuando en la city había altas expectativas sobre un futura corrección cambiaria.

Ahora, con un billete verde planchado, e incluso en baja respecto de su valor de 2016, se redujo notoriamente el atractivo de este tipo de papeles.

De hecho, la cotización de la mayoría de esos instrumentos muestra una caída en el acumulado anual.


Por ejemplo, el Bonad 2018 ha bajado 3,3% en el año y el bono de la Ciudad de Buenos Aires al 2019 (Clase 4) descendió 1,8% en el primer cuatrimestre.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/249640-Furor-en-la-City-por-los-bonos-peso-linked-la-alternativa-de-alta-rentabilidad-frente-al-dolar-planchado

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.