Ads Top

Lebac, bonos a corto plazo y Letes: el menú que dan en la City a inversores que quieren cubrirse del "riesgo Cristina" (iProfesional)



El componente político empezará a tener cada vez más peso en las decisiones de los ahorristas. El mayor temor es que CFK vuelva con chances de llegar al Congreso y ponga en peligro las políticas del Gobierno. Qué aconsejan los operadores para no quedar preso de eventuales turbulencias K


¿Vuelve o no vuelve? La gran pregunta que desvela a los inversores por estas horas tiene nombre y apellido: Cristina Kirchner.

El temor a un regreso de la ex mandataria pone los pelos de punta a quienes tienen que decidir qué hacer con el dinero (propio y ajeno).

En este contexto, un importante economista argentino -que pasó por dos bancos grandes de Wall Street y regresó a Buenos Aires para fundar su consultora-, comparte con iProfesional la sensación que impera en el mundo de los negocios.

La fuente, con fuertes lazos en el exterior, asegura que si CFK anuncia que juega en la interna peronista, habrá caídas en los activos argentinos. Lo mismo ocurrirá si decide no ir a la interna pero postular a un candidato propio.


"Cualquier olor a cristinismo en las elecciones no será bien recibido por el mercado", destaca el reconocido banquero desde su oficina en Retiro.

"Hay más riesgos de una baja que probabilidades de una fuerte mejora, porque si el Gobierno sale bien parado en estas elecciones, los activos locales subirán pero no tanto, ya que venían recuperándose. En cambio, si pierde en manos del peronismo, la caída será muy importante", indica.

"Además, si ocurre esto último, los incentivos para seguir con las reformas estructurales serán casi nulos. Es decir, sería el peor de los escenarios para los que apostaron a que el país podía empezar a estabilizarse", completa.

Por ahora, los precios de los bonos y acciones no han experimentado un descenso producto del "factor Cristina", tal como se lo denomina en la City al regreso –por ahora mediático- de la ex mandataria.

Los grandes brokers cuentan que aún no se percibe ese miedo en los inversores que, por otro lado, no sólo están atentos a la previa electoral en la Argentina. También siguen muy de cerca la crisis en Brasil y los vaivenes de Donald Trump comandando la mayor potencia económica mundial.

No obstante, son conscientes de que las luces de alerta pueden encenderse en cualquier momento, más aún cuando empiece a acercarse el "24 J".

Hasta ese día -24 de junio- los candidatos tienen tiempo para presentarse y competir en las PASO (internas abiertas), que se llevarán a cabo más adelante.

Como es de prever, todas las miradas estarán puestas en si CFK figura o no. Obviamente, las especulaciones en torno a su candidatura ya son parte de la comidilla de los analistas políticos, muy consultados en las últimas semanas por los hombres del mercado.

"Claramente vamos a entrar en una etapa de mayor volatilidad por las cuestiones políticas. Es indudable que así será", confirma el directivo de una de las cinco sociedades de bolsa más activas del mercado.

En tanto, Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, señala que "el componente político irá teniendo un peso creciente en las cotizaciones de los papeles bursátiles en la medida en que se acerquen las PASO de agosto".

Previo a eso, en vistas a la definición de los candidatos, afirma que los inversores irán mirando detenidamente las encuestas de popularidad de la provincia de Buenos Aires.

Para todos aquellos ahorristas que quieren "surfear" el "riesgo Cristina" sin mayores sobresaltos y volcarse a alternativas conservadoras, Juan Pablo Vera, de Tavelli & Cía., menciona a:

- Las Letes en dólares que emite el ministerio de Finanzas.

- Las Lebac del Banco Central.

- Los títulos cortos y algunos bonos "pesos linked".

El experto prevé, además, un incremento en la búsqueda de otras opciones de resguardo.

En su visión, es probable que el 60% de la cartera de quienes apunten a evitar el "riesgo Cristina" se concentre en activos dolarizados.

¿Cuáles son las características del menú que recomiendan en la City para cubrirse?

1. Las Letes de "Toto" Caputo
Las Letras del Tesoro de la Nación se caracterizan por ser títulos de deuda en dólares de corto plazo.

Es un instrumento similar a las Lebac del Banco Central, pero las Letes tienen como ente emisor al Tesoro Nacional.

Se presentan son una alternativa de inversión orientada a aquellos ahorristas con perfil conservador.

Si bien provienen del Tesoro Nacional -que no es considerado libre de riesgo- su cortoplacismo juega a favor de este instrumento.

En la última colocación, casi el 90% del monto total se lo llevaron inversores minoristas, que ofertaron menos de u$s50.000.

Esto último fue consecuencia no sólo del atractivo que despiertan las Letes. También, de la prioridad asignada por el ministerio de Finanzas a este segmento de público en sus últimas emisiones.

Comprarlas equivale a adquirir un instrumento de corto plazo que rinde diez veces más que un plazo fijo.

Además, han sido utilizadas para canalizar el dinero del blanqueo, ya que al invertir en instrumentos del Estado se pudo evitar el pago de impuestos (Ganancias y Bienes Personales).

Las Letes revisten particularidades que resultan muy interesantes para los ahorristas argentinos amantes del ladrillo, especifican desde Mills Capital Group.

Una de sus características es que se presentan como una forma barata de dolarizarse. Para comprarlas en los días de licitación, se pueden usar dólares o pesos por igual.

En caso de utilizar moneda local, los billetes se toman al tipo de cambio mayorista, que es más bajo que el valor del dólar que se cobra en las ventanillas de bancos y entidades financieras.

Esto significa que el mismo día de la licitación, el público ya obtiene una ganancia por diferencia de tipo de cambio.

Una vez que vencen, el ahorrista percibe en su cuenta el equivalente en dólares más un rendimiento anual (entre 2,85% y 3,25%). Y lo recibe en billetes verdes contantes y sonantes.

Las entidades financieras, de hecho, han venido haciendo bastante marketing en estas últimas semanas, promoviendo las Letes como la nueva alternativa que tienen los pequeños ahorristas para invertir su dinero.

Toda una novedad que los mismos bancos, que ofrecen otros productos en dólares, salgan a vender las bondades de los papeles que emite Caputo.

Claro que la oferta inmediata que tienen son los plazos fijos, que pagan apenas un 0,3% promedio anual. No hay competencia.

2. Los bonos del Banco Central
Las Letras del Banco Central (Lebac) son títulos de deuda de corto, mediano y largo plazo que licita la autoridad monetaria.

Son una especie de plazo fijo que se constituye en el Banco Central en vez de hacerlo en un banco comercial.

Las altas tasas que pagan las convirtieron en la alternativa más buscada por aquellos inversores que desean posicionarse en pesos apostando, a su vez, a que el dólar no se disparará.

En el mercado secundario, las Lebac muestran una tasa del 25%. Compiten con los plazos fijos tradicionales, pero ofreciendo tipos de interés mucho más suculentos.

Además, juega a su favor que los rendimientos de los plazos fijos a 30 días para pequeños depósitos, menores a $100.000, no sólo no han avanzado sino que cayeron en mayo a un 16,7% anual promedio.

Es decir, varios puntos por debajo de la inflación prevista (en torno al 20%). De modo tal que hoy día un plazo fijo les genera a los ahorristas una pérdida real de su poder de compra.

El público inversor sigue muy de cerca cada uno de los rendimientos que ofrece el mercado.

No es casualidad, entonces, que en mayo el stock de depósitos bancarios retrocediera ($3.100 millones), mientras que el de Lebac haya crecido más de $120.000 millones.

Todo esto vuelve muy atractivas a las Letras que emite el Banco Central, que pueden adquirirse vía los fondos comunes de inversión o en forma directa (vía una sociedad de bolsa o banco) en el denominado "tramo no competitivo" destinado a esta clase de ahorristas.

3. Títulos en dólares y cortos
Dentro del menú de aquellos inversores que no quieren toparse con una desagradable sorpresa en el plano político, no deben faltar los bonos del Gobierno de corto plazo y en dólares.

Se estima que las emisiones en pesos serán las más expuestas, como los "Bontes" con vencimientos al 2021, 2023 y 2026. Fueron lanzados entre septiembre y octubre del año pasado y engloban casi $150.000 millones.

El 75% de los inversores de estos papeles en pesos son del exterior, que apuesta a que Cambiemos salga fortalecido en las próximas elecciones.

Desde que arrancó el año, se revalorizaron entre 15% y 20% en dólares. Estos títulos son otros de los que están en la mira, en caso de que CFK decida jugar la interna del peronismo.

Econviews, la consultora de Miguel Kiguel, destaca que los bonos que vencen a mediano plazo (parte media de la curva) siguen siendo los de mejor balance riesgo-retorno, en referencia a los que caducan antes del 2026.

Desde Banco Mariva recomiendan posicionarse en títulos a corto plazo, con vencimientos antes de 2019 o del 2021.

Desde esta entidad tienen una visión prudente y, a la vez, optimista. Prevén que los diferenciales de deuda seguirán disminuyendo y que el equipo económico podrá cubrir sus necesidades sin mayores problemas acudiendo al mercado financiero.

No obstante, sus analistas advierten: "Seguimos siendo cautelosos, porque creemos que los bonos son muy vulnerables a las encuestas políticas y a los shocks externos (la economía es dependiente de la financiación en el exterior)".

Los activos que escapan al riesgo CFK
En el mercado, los análisis no sólo se hacen a fin de identificar aquellos activos que más pueden caer ante el "efecto Cristina", sino también para detectar aquellos de los que habría que salir lo antes posible.

En este sentido, se mencionan a las acciones de empresas (renta variable), ya que serían las que más rápido amplificarían el impacto ante un regreso del "cristinismo".

Dentro de este segmento, los papeles ligados a cuestiones tarifarias serían los más vulnerables. No es para menos, ya que CFK, en su última aparición pública, se mostró proclive a retrotraer los aumentos en los servicios públicos, lo que hundiría a los de firmas gasíferas y eléctricas.
Con sólo observar el ranking de las grandes ganadoras en lo que va del año, el inversor puede adivinar cuáles saldrían más golpeadas:

- Capex acumula una ganancia del 180%.

- Camuzzi Gas Pampeana: 177%.

- Transportadora de Gas del Norte: 143%.

- Distribuidora de Gas Cuyana: 116%.

- Metrogas: 106%.

- Pampa Holding: 85%.

- Transener: 83%.

- Gas Natural Ban: 80%.

CFK fue muy crítica también con la política de endeudamiento llevada a cabo por Mauricio Macri.

"Hay que prestar mucha atención, porque con el nivel de deuda que está tomando el Gobierno, lo primero que van a tocar son los recursos de los jubilados", dijo.

Si bien la ex mandataria es una "pagadora serial", frase que acuñó sobre sí misma, el hecho de empezar a cuestionar lo hecho por la actual gestión hace que muchos en el mercado bursátil se inquieten.

Por lo pronto, los inversores prestan atención a todo pronunciamiento de la ex mandataria y de sus allegados más directos. Saben que por ahora las ganancias están a la orden del día.


Pero también son conscientes de que para materializarlas deberán estar muy atentos al "riesgo Cristina", que no es poco. Los tiempos en las finanzas suelen correr más de prisa que en la arena política.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/250894-Lebac-bonos-a-corto-plazo-y-Letes-el-menu-que-dan-en-la-City-a-inversores-que-quieren-cubrirse-del-riesgo-Cristina

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.