Ads Top

La pregunta que hace la City: ¿dónde irán esos $100.000 millones que "sobraron" de la licitación de Lebac? (iProfesional)



El Banco Central renovó sólo el 85% de los vencimientos de sus Letras de este mes y debió expandir un gran caudal de pesos al mercado. La City tenía temor que estos se vuelquen en gran volumen a comprar dólares. ¿A qué apostaron los inversores con esos pesos que no se renovaron?

Después de la licitación de Lebac del mes, donde el Banco Central pudo renovar apenas el 85% de todo el volumen record de vencimientos por $535.000 millones, la pregunta inmediata que surgió en la City fue "a dónde irán a parar" los pesos que quedaron "sueltos".

Es que, para pagar todo el monto necesario para cubrir a estas Letras que caducaron, la entidad monetaria presidida por Federico Sturzenegger debió expandir al mercado alrededor de $100.000 millones.

Una cifra considerada muy significativa volcada a la calle, ya que si se convirtiera íntegramente a dólares, representaría unos u$s5.800 millones actuales.

Un caudal que equivale, por ejemplo, al 40% de las divisas totales que vendieron los agroexportadores en los primeros siete meses del corriente año.

Justamente, el temor al "día después" a la colocación del martes del BCRA estuvo puesto en ese factor: que muchos inversores vuelquen de lleno los pesos que recibieron por no renovar Lebac a cubrirse en moneda extranjera.
Y, en consecuencia, que esas compras se traccionen nuevamente a pegar un salto importante en el precio del dólar, que lo lleve a superar su máximo de la semana pasada de $17,70 en el segmento interbancario.

Hipótesis que no se concretó hasta ahora, ya que no tenía demasiado asidero de ser desde los fundamentos teóricos, porque la rentabilidad del billete estadounidense luce poco atractiva, debido a que se encuentra muy por debajo del 26,5% anual en pesos que pagan las Letras del BCRA a corto plazo (35 días).

De hecho, si se toman en cuenta los últimos precios pactados en los mercados a futuros del Rofex, se está convalidando que el dólar se devaluaría (avanzaría) en todo el 2017 casi 18%. Una rentabilidad de casi 9 puntos porcentuales menos que las Lebac.

Más allá de la rentabilidad a favor de las herramientas en pesos, gran parte de esos $100.000 millones no fueron en búsqueda de dólares porque luego de las elecciones del domingo y el respaldo de los electores al Gobierno, frenó una gran parte del alto nivel de dolarización de carteras.

Es que la sensación del mercado de que hay consenso social para que se mantenga el rumbo político y económico marcado por Cambiemos, generó una calma en los nervios y en el clima de la City.

Más allá que el precio del tipo de cambio se encuentra esta semana en un contexto de bajas y alzas propias de la búsqueda de su valor de equilibrio, por lo que ocurrió en la plaza el "mar de pesos" no fue en forma masiva a comprar dólares. Esto lo corroboran los números del mercado cambiario de los últimos días.

El día después a la licitación de Lebac, el miércoles pasado, se negoció un volumen total de u$s582 millones, que si bien fue 32% más que la rueda previa, igual representó un nivel considerado "normal" para cualquier jornada.

Y el jueves el monto operado fue de u$s599 millones, un nivel apenas 3% superior a la previa.

Esta teoría la refuerza Juan Manuel Pazos, Head de Estrategia de Puente: "No veo yendo ese caudal de pesos a la compra de divisas, ya que la fuerte suba del dólar y el incremento de su precio estuvo superditado a la previa de las PASO, por la incertidumbre política, algo que se ha despejado después del domingo".

¿Dónde van los pesos sueltos?
Así las cosas, si gran parte de esos $100.000 millones "sueltos" no fueron a comprar dólares, ¿a dónde recalaron entonces?

"El sobrante de Lebac está yendo a otros instrumentos en pesos con buenas rentabilidades, como a los bonos que ajustan por la tasa Badlar y también al título que está atado a la tasa de política monetaria del BCRA", que paga 26,25% anual, agrega Pazos a iProfesional.

Estos movimientos se evidenciaron en las cifras operadas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, ya que el miércoles se negoció más del doble del volumen que el martes, que la previa a la licitación del Banco Central.

Es decir, se negoció una cifra muy considerable para una sola jornada bursátil, un total de $19.300 millones. Y el jueves el nivel transaccionado también fue elevado: casi $13.000 millones.

Si se toma en cuenta que en cualquier rueda regular el monto total operado es de alrededor de $8.000 millones, se podría afirmar que al mercado de capitales ingresaron, al menos, unos $15.000 millones de las Lebac.

¿Y el resto?
Para algunos analistas consultados por iProfesional, parte de los $100.000 millones que sobraron en la colocación del Banco Central volverán al circuito de las Lebac a través del mercado secundario, donde la tasa ofrecida suele ser unos puntos básicos mayores a la licitada el martes pasado, que fue igual a la del mes pasado de 26,5% para el más corto plazo.

"Creo que la mayor parte de esos pesos que expandió el Central va a ir a Lebac en el mercado secundario", resume a este medio Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis.

Las causas son simples: la rentabilidad ofrecida mediante estas Letras en moneda nacional le gana por lejos a la del dólar.

Por lo que este experto alerta: "Y puede haber más demanda de pesos luego de la dolarización que hubo en la previa a las elecciones".

Por este motivo, parte de los billetes "sueltos" también quedaron en poder de los bancos para disponer del efectivo mínimo solicitado por el sistema financiero y sus clientes para afrontar diversos compromisos.

Cabe recordar que esta semana el vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, a través de redes sociales indicó que "en todas las licitaciones hay mucho sin renovar".
"Tiene que ver con el patrón intramensual de manejo de liquidez de los bancos", justificó.

Y agregó que a las entidades "les conviene guardar una parte (del dinero) a más corto plazo (pases) para lo que necesiten de liquidez a principios de mes, ya que las Lebac los llevaría más allá" de ese período.

Esto quiere decir que los bancos precisan pesos disponibles al "instante" para afrontar diversos compromisos, algo que sí se les permite tener "a mano" si se los coloca como pases diarios, pero no en una Letra, cuyo plazo mínimo por el que se inmoviliza el capital es de 35 días.
También Llach dijo que otro de los motivos por la baja renovación de este mes de las Lebac pudo haber sido en base a que las entidades precisan cumplir con "el requisito de liquidez, que es un promedio mensual".

Es decir, los bancos no renovaron parte de sus Lebac porque deben atenerse a la normativa del efectivo mínimo necesario, que queda encajado en el BCRA.

A ello se le sumó otro factor: la ANSES no renovó Letras porque tiene mucha demanda de pesos por el fomento de los créditos Argenta.

En resumen, una tasa de interés muy atractiva, la calma política por el respaldo al Gobierno en las PASO y la necesidad de billetes nacionales por parte de los bancos para sostener el mínimo solicitado en la normativa del BCRA, hace pensar que el mercado se inclinará más por volcar esos $100.000 millones "sueltos" a las diversas alternativas en pesos.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/254500-banco-central-federico-sturzenegger-lebac-La-pregunta-que-hace-la-City-donde-iran-esos-100000-millones-que-sobraron-de-la-licitacion-de-Lebac

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.