Ads Top

Para las empresas de EE.UU., recién en 2019 se sabrá si el país pasa el test de populismo (La Nación)



Prometen que si Macri logra erradicarlo, se verá la mayor ola de inversiones de la historia en la relación bilateral

WASHINGTON.- En el fondo la pregunta sigue siendo la misma: qué tan viable es la Argentina. Vieja incertidumbre a la que habría que sumarle por primera vez una nueva: cómo saldrá aquí el experimento de un líder impredecible como Donald Trump . Las proyecciones son entonces prudentes y en condicional: las empresas norteamericanas creen que si Mauricio Macri logra erradicar el populismo más allá de 2019, estarán en condiciones de iniciar la mayor ola de inversión en infraestructura en la historia de la relación bilateral.

Fue la primera conclusión que surgió ayer de las conversaciones con referentes de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (AmCham, en inglés), que invitó a LA NACION y a varios medios argentinos a una serie de reuniones con políticos, funcionarios y hombres de negocios en esta ciudad. Un relevamiento de la entidad arriesga incluso un monto: la inversión de esas empresas en la Argentina podría orillar los 15.000 millones de dólares, la mayor parte de ellos centrados en petroquímica, energía e infraestructura, en general.
¿Cuál es su duda?, le preguntó este diario a Neil Herrington, vicepresidente de Asuntos Internacionales para las Américas de la cámara. "La historia", contestó. "Hay empresas que han estado en los últimos 30 años y quisieran ver que las cosas han cambiado, que hay garantías y protección para la inversión. Y no sólo para ahora, sino para los próximos diez años." Son objetivos que, dice Herrington, están todavía incumplidos. "Hay una nueva etapa en la Argentina y estamos muy satisfechos con el proceso político y la transparencia lograda en instituciones públicas. Pero hay reformas que tenemos que ver: propiedad intelectual, reforma aduanera, laboral, fiscal."

El costo del trabajo es tal vez el escollo que los ejecutivos norteamericanos ven más difícil de sortear. Una comparación hecha por la cámara entre varios países en relación con la de Estados Unidos muestra las distancias: la productividad laboral argentina era en 2015 un 34% de la norteamericana. Esa proporción, que ubica al país muy lejos del 78% de Australia y el 66% de Alemania, se ubicaba en 1950 en el 55%. Es decir que en 75 años la Argentina cayó 22 puntos en productividad laboral. ¿Qué margen tendrá el Gobierno para resolverlo? En AmCham creen que poco, y que tampoco sería sustentable una reforma como la que ha decidido emprender Brasil. Pero agregan que hay sectores, como el textil, cuyo ausentismo llega al 17% los lunes. Y que la situación fiscal tampoco es sencilla, porque también deberá ser acordada con el Congreso. Aquí todavía se percibe el espanto que, a fines del año pasado, produjeron fotos de los diputados Sergio Massa y Héctor Recalde en la misma vereda de la discusión por Ganancias.

"El gran desafío es captar las inversiones que todavía no están", dice Alejandro Díaz, director ejecutivo de AmCham Argentina. Habrá que ver, por ejemplo, si funciona el instrumento para captar desembolsos a través del programa de participación público privada. Ejecutivos de la cámara, que se reunieron en Buenos Aires con el jefe de Gabinete y los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda), Guillermo Dietrich (Transporte) y Francisco Cabrera (Producción), volverán a verse aquí con Dietrich entre el 27 de noviembre y el 1° de diciembre en un road show organizado por JP Morgan y Morgan Stanley para mostrarles a 30 empresas de infraestructura las ventajas de ese mecanismo. El viaje tendrá una escala inicial en Nueva York para contactar a bancos y a fondos de inversión capaces de financiar los proyectos.

Será un buen test. Determinará si esa nueva atmósfera que dicen estar divisando los inversores da resultados concretos. Hasta ahora sus efectos fueron simbólicos. Un ejemplo: el Woodrow Wilson Center, think tank que se financia con fondos del Congreso, lanzará mañana en esta ciudad el "Argentina Project", un grupo de trabajo para el que espera sumar a académicos e inversores argentinos, y que equipara al país con México, Brasil y Canadá, que tienen también su proyecto. Entre los protagonistas del anuncio, que se hará en la sede de la embajada argentina, está Benjamin Gedan, ex funcionario del Departamento de Estado. Gedan, que organizó el año pasado la visita de Obama a Buenos Aires, es un gran conocedor de la política argentina. "¿Cómo la ve a Cristina Kirchner?", le preguntó ayer un periodista. "No le veo un futuro de poder. Ni hablar de volver a la Casa Rosada. No va a tener mucho peso en su propio espacio: cada día hay menos referentes del FPV en el Congreso. Tiene poder de convocatoria en el conurbano, pero sus cifras no parecen muy impresionantes en el nivel nacional. Aunque la posibilidad de que ella volviera generaba mucho temor entre los inversores, creo que ya pasó el momento del kirchnerismo: hay una nueva generación del PJ." La conclusión, acaso apresurada, adelanta al menos el interés con que se verán desde aquí nuestras elecciones: un termómetro para medir la intensidad del populismo.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/2066419-para-las-empresas-de-eeuu-recien-en-2019-se-sabra-si-el-pais-pasa-el-test-de-populismo

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.