Breaking

Post Top Ad


Post Top Ad

19 dic. 2017

¿Lebac o Letes?: inversores celebran altas tasas de interés en pesos, mientras el Gobierno emite más deuda y mueve al dólar en la City (iProfesional)



Dos funcionarios compiten por captar las preferencias de inversores. Sturzenegger, del Banco Central, y Caputo, del ministerio de Finanzas, pugnan por conseguir fondos mientras el mercado ve con preocupación cómo crece la deuda. Este martes se combinan cuatro puntos clave ¿Qué es el crowding out?

Este martes se dará un evento poco frecuente en el mundillo de las finanzas: el Banco Central y el Ministerio de Finanzas saldrán, en forma simultánea, a emitir papeles de deuda.

Cada uno lo hará con su propio instrumento: Federico Sturzenegger, con las Lebac, y Luis Toto Caputo, con las Letes.

Es cierto que esta competencia entre instituciones del mismo Estado por captar dinero de inversores ya viene ocurriendo en los hechos, pero también es verdad que nunca se había dado con tanta vehemencia.

Además, es una muestra indisimulable de la alta dependencia a la toma de deuda que tiene el Gobierno y que tantas dudas genera entre empresarios y analistas.
El calendario financiero se cumplirá en medio de las turbulencias en el ámbito político y tras los lamentables incidentes ocurridos en las calles mientras los legisladores trataban la polémica reforma previsional.

Tal escenario no pasó inadvertido en la City y, como era de prever, provocó una inesperada agitación en el mercado cambiario. Al punto que volvió a asomar un viejo conocido por todos: el blue, que escaló a su mayor valor en tres meses para cerrar en $18,25.
Esta singular situación de competencia entre Sturzenegger y Caputo por tomar deuda, que se suma a otro tema caliente como el atraso cambiario (al menos así lo perciben varios directivos de empresas), se convirtió en el centro del debate del llamado "círculo rojo".

De hecho, días atrás, también se suscitaron varias discusiones sobre estas dos cuestiones en el marco del evento de la OMC (Organización Mundial de Comercio), al igual que en un encuentro en la Bolsa de Comercio que reunió a los principales referentes de la City.

Hubo un común denominador en esas tertulias. O, mejor dicho, dos, que dan lugar a un tercero: dólar quieto y altas tasas en pesos, que se combinan para la darle vida a la "bicicleta financiera".

Esto es, desarmar posiciones en dólares, comprar activos en moneda local para aprovechar los altos intereses (Lebac) y, con lo obtenido, recomprar más billetes verdes.

Algunos funcionarios del Banco Central prefieren no hablar de bicicleta sino de "carry trade", pero lo cierto es que, más allá de las terminologías, esta triangulación de monedas le permite a los inversores incrementar sus patrimonios en dólares y de manera sencilla. 

A los títulos que emite el Banco Central ahora le salió un competidor desde el Ministerio de Finanzas: las Letes. 

Así las cosas, se intensifica la pelea por ganar la preferencia del público inversor, al tiempo que crecen las dudas por la velocidad con la que está creciendo la deuda pública.

Pero esto no es todo, hay otro tema que también suma preocupación: cada peso que el Estado consigue es un peso menos que podría haber ido a emisiones del sector privado.

En la jerga financiera se lo conoce como "crowding out", efecto que refiere al desplazamiento en la toma de créditos de empresas producto de la "voracidad" del sector estatal.

Este corrimiento -o directamente expulsión- también produce cambios en la liquidez disponible. Y los números en juego de este martes -la última emisión de deuda del año- dan idea de lo que está en juego.

El Banco Central afrontará un vencimiento de Lebac por la friolera de $425.000 millones, que equivalen al 44% de la base monetaria. 

Será un verdadero test para Sturzenegger. No tanto por el volumen en disputa, ya que hubo licitaciones en las que ese porcentaje llegó a ser del 60%.

Más bien, el mercado le prestará especial atención a esta última operación de 2017 por otros condimentos que estarán presentes.

La agitación política mientras se debatía la reforma jubilatoria, con caja de resonancia en el Congreso y en las calles del centro de Buenos Aires, le han conferido una mayor tensión a la singular operatoria financiera de este martes.

El mercado cambiario, como suele suceder, fue el primero en reaccionar frente al agitado escenario político y social: el lunes, el billete verde cerró con un alza adicional de 6 centavos para la cotización minorista oficial ($17,87).

Pero, más allá de la volatilidad del día a día, los analistas hacen hincapié en la colocación de deuda de esta jornada. Uno de ellos, Federico Furiase, director de la consultora Eco Go, compartió un punteo de las variables que ejercen influencia.

1.- Habrá menos demanda por la medida tomada con las aseguradoras, que esta vez no podrán sumarse a "la fiesta" de tasas. Venían capturando entre 8% y 10% del total de cada licitación de Lebac. Hablando en plata, $30.000 millones la última vez que participaron. Luego de estar impedidas de intervenir en las licitaciones, el ministro Caputo "quiere invitarlas" a su propio negocio, el de las Letes

2.- A este cambio se suma otro no menor: el nuevo cómputo para los encajes bancarios que, en la práctica, redundará en el nivel de liquidez

3.- También tendrá incidencia el flamante gravamen a la renta financiera sobre los inversores extranjeros quienes, en la propuesta original, habían quedado exceptuados

4.- Difícil será obviar el contexto político del país. Concretamente, el ruido derivado de la discusión por la reforma jubilatoria

La conclusión de Furiase es que todos estos condimentos darán lugar a una mayor presión cambiaria, que sólo podría ser mitigada por la reaparición en simultáneo de Finanzas, que lograría absorber una porción adicional de los pesos que queden dando vueltas.

En la licitación de Letes de Caputo -que se da paralelamente a la de Lebac de Sturzenegger-, algunos en la City ven un trabajo conjunto para desarmar la fastuosa cantidad de títulos del BCRA.
Otros, en cambio, un intento del propio Caputo para que Sturzenegger baje la tasa de interés, reclamo compartido por el "ala política" de Casa Rosada que ya teme por el impacto sobre el crecimiento 2018 de la economía.

En contraposición, analiza Furiase, la mayor demanda estacional de moneda local (por parte del sector privado y público) limitará el impacto sobre el dólar. Esto, "ante una eventual expansión monetaria en una licitación de Lebac que se presenta muy apretada", advierte Furiase.  

En el grupo financiero Balanz Capital también creen que a Sturzenegger se le podría dificultar la licitación de este martes.

Joaquín Olivera, el director de esa firma lo sintetiza así: "La demanda de pesos del sector privado para el pago de aguinaldos y bonos de fin de año, es otra de las variables que le hará más difícil al Banco Central la tarea de renovar parte del stock de Lebac".

Días atrás, Caputo ofreció por sus Letes tasas de interés de entre el 25,6% y el 26,5% anual para los distintos plazos (91, 119, 182 y 273 días).

Estos rendimientos son 3% más bajos que los que convalidó Sturzenegger tanto en la licitación anterior de Lebac como en el circuito secundario (desde 29,25% hasta 29,60% para plazos similares).

Es por eso que lo que vaya a acontecer en la tarde de este martes será clave para el actual contexto económico. Como quedó expresado más arriba, el gremio de los economistas -aún los más cercanos a la administración Macri- vienen golpeando fuerte con sus críticas a la gestión oficial.

De estas objeciones no se salvan ni Dujovne ni Sturzenegger. Tanto la estrategia fiscal como la antiinflacionaria se encuentran bajo la tormenta.

Una -la fiscal- viene siendo objetada por los integrantes del ala ortodoxa, por ser demasiado gradualista.

Tanto, que no logra convencer a quienes sostienen que una baja del rojo en las cuentas públicas es la mejor vía para mejorar el perfil de la economía. Tampoco, a aquellos que creen que el ajuste es el peor remedio ya que complica el crecimiento.

También es sabido que a Sturzenegger le llueven críticas por su plan de tasas altas. No solamente por el perjuicio que trae sobre la actividad económica sino también por provocar un mayor atraso cambiario.

¿Por qué? Básicamente porque da lugar a un incesante ingreso de divisas provenientes del extranjero, que llegan al país porque ningún financista quiere perderse la "fiesta" de las altas tasas en pesos y dólar planchado.

"Para mejorar el tipo de cambio real, debe bajar el déficit fiscal y el BCRA tiene que moderar su ansiedad por reducir la inflación apelando a pagar exorbitantes intereses", suscribe Furiase.

Balanz Capital hace una recomendación clara ante lo que pueda pasar en el Congreso con la reforma jubilatoria: "La aprobación de la Ley de Reforma Previsional podría disparar una nueva apreciación de corto plazo".

Entonces, "sería propicio aprovechar los puntos de entrada en mercado de futuros del dólar (Rofex) y NDF, de cumplirse esta hipótesis", añade.

"Si, por el contrario, la ley no logra aprobarse en la Cámara de Diputados, esperamos que el tipo de cambio continúe depreciándose en lo que resta del año", completa.
En un marco político con tanta efervescencia, la colocación de este martes mantiene en vilo a la mayoría de los financistas, incluso la de aquellos que no participan directamente de la operatoria.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/260519-banco-central-lebac-bonos-deuda-macri-dolar-gobierno-tasa-sturzenegger-federico-sturzenegger-city-jubilaciones-dujovne-base-monetaria-lebacs-ministerio-de-finanzas-luis-toto-caputo-tipo-de-cambiolebac-Lebac-o-Letes-inversores-celebran-altas-tasas-de-interes-en-pesos-mientras-el-Gobierno-emite-mas-deuda-y-mueve-al-dolar-en-la-City?page_y=0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario