Post Top Ad


Post Top Ad

15 ene. 2018

Comienzan a diferenciar casas y departamentos por su consumo de energía (La Nación)



Se les pondrán etiquetas similares a las que muestran los electrodomésticos; Santa Fe ya tiene 240 hogares diferenciados; seguirán por la Patagonia, Cuyo y el noroeste argentino

Entre la suba de tarifas en los servicios públicos y la modernización del sistema energético que ensaya el Gobierno, comienzan a gestarse decisiones para cambiar los hábitos de los argentinos. Entre ellos, el uso eficiente de los recursos, cuya última expresión puede resultar llamativa: desde hace algunos meses, la administración de Mauricio Macri trabaja en el etiquetado de inmuebles para discriminarlos según el uso que hagan de los recursos, como pasa con los electrodomésticos.

La iniciativa, que puede resultar compleja de entender, es mucho más fácil de explicar. Se trata de ponerles a casas y departamentos una etiqueta similar a la que hoy tienen las heladeras, los microondas, los acondicionadores de aire y los freezers, por ejemplo, que se venden en tiendas y supermercados.

Esos productos muestran de manera visible cuán eficiente es el artefacto en materia de uso energético. Así, quien lo compre puede estimar su futuro consumo de electricidad al momento de decidirse por uno u otro.

El proyecto está en una etapa embrionaria, pero el Ministerio de Energía, que maneja Juan José Aranguren, cree que proliferará con relativa facilidad debido a sus bondades económicas. Según la subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética, Andrea Heins, levantar una casa eficiente puede costar un 10% más en la etapa de construcción. Pero esa inversión derivará en un ahorro de 50% en el uso de la energía (gas y electricidad) durante toda el tiempo que se use el inmueble.

El ahorro, a su vez, se convertirá en un premio cada vez mayor a medida que las tarifas de ambos servicios tengan menos subsidios y se encarezcan.

La eficiencia tiene otros beneficios, además de ser más amistosa con el medio ambiente. En un mercado competitivo, una vivienda moderna tendrá un diferencial al momento de ser alquilada o vendida con respecto a otra que no lo es. "El constructor se verá favorecido en la medida en que el mercado empiece a reclamar viviendas más eficientes, con la promesa de un menor consumo y, por lo tanto, facturas más bajos por los servicios. Incluso en el futuro puede haber una promoción para los más eficientes o, eventualmente, una penalización para los menos", explicó la funcionaria.

Heins define la etiqueta con palabras técnicas: "Es un instrumento de catalogación del consumo energético, igual que los electrodomésticos, para darle información al consumidor y como instrumento para implementar políticas públicas".

Santa Fe es pionera absoluta en el etiquetado de viviendas. De hecho, es el modelo a partir del cual se orienta la Nación. La provincia tiene un proyecto de ley que armó la gobernación para que al momento de la compraventa de un inmueble la operación esté acompañada por un certificado de eficiencia energética, algo similar al libre deuda de impuestos. "Nos quedamos atrás del mundo por muchos años. Es el momento de avanzar en eficiencia energética y hay que hacerlo bien, profesionalmente y en un trabajo conjunto de todos los actores. Estamos en un proceso de transformación", sostuvo Verónica Geese, secretaria de Energía de Santa Fe y una de las impulsoras del etiquetado, ante la consulta de LA NACION.

Hay diversos espacios en los hogares donde se puede ahorrar energía. Por ejemplo, a través del denominado "envolvente" de la vivienda, la iluminación, la calefacción, la climatización en verano y el agua caliente sanitario. También puede mejorar su clasificación el hecho de contar con aprovechamientos de energías renovables, como un panel solar.

En términos técnicos, el requerimiento global de energía primaria se calcula como la suma de los consumos anuales para cada uno de los usos considerados.

Los trabajos comenzaron el año pasado, cuando se armó una mesa técnica entre Energía, Santa Fe, el Instituto de Tecnología Industrial (INTI), el IRAM y la Comisión Nacional de Energía Atómica. Todos desarrollaron la metodología para medir el índice de consumo. Luego se sumaron colegios de arquitectos e ingenieros. "Este índice calcula el consumo en kilovatios hora por año por metro cuadrado, sin tener en cuenta parámetros de uso", explicó Heins.

En Rosario ya se hizo una prueba piloto para capacitar a profesionales en la aplicación de la metodología y se invitaron a voluntarios a postular sus viviendas para que sean evaluadas. Hasta ahora hay 240 inmuebles con etiquetas, pero se relevaron 400 en total, por lo que en el futuro ese será el número que tendrá la estampilla.

La intención del Gobierno es replicar esos análisis piloto en otras regiones bioclimáticas. El cronograma los llevará por Bariloche, la región de Cuyo y el noroeste.

Una vez que se establezcan los parámetros de cada zona, se armará una etiqueta similar a la de los electrodomésticos, cuya clasificación va desde la A (el aparato más eficiente) hasta la D (el menos).

Aunque el cuidado ambiental tiene buen marketing en la sociedad, su puesta en práctica masiva requiere de beneficios, algo que ocurre también en otras partes del mundo. En esa línea, el Gobierno comenzó a hablar con bancos para que den condiciones más favorables en los créditos si quien recibe los fondos se compromete a construir unidades eficientes.

El diálogo no es solo doméstico, sino que también tocarán puertas en los organismos multilaterales para fomentar el desarrollo de "líneas verdes", dan préstamos que luego los bancos más chicos bajan a los clientes.

El Gobierno está obligado a ir por el camino de la seducción antes que por el de la obligatoriedad, dado que los códigos de construcción son municipales.
Foto: LA NACION

Una etiqueta para cada hogar

1 Datos del inmueble

En la primera parte de la etiqueta estarán los datos catastrales de la vivienda y el nombre del propietario.

2 Datos de la certificación


Se colocan todos los datos que permitan identificar tanto al certificado como a quien lo certificó.

3 Ubicación

Además de los datos catastrales, se exhibirá un croquis de la manzana con la ubicación del lote.

4 Foto y termografía

Además de una foto, se colocará una termografía infrarroja con las distintas temperaturas del inmueble

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/2100691-comienzan-a-diferenciar-casas-y-departamentos-por-su-consumo-de-energia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario