Breaking

Post Top Ad


Post Top Ad

21 mar. 2018

Un Sturzenegger "acorralado" salió bien parado: pudo renovar 86% de las Lebac, pese a mantener la tasa en 26,5% (iProfesional)



Esta semana el Banco Central tuvo vencimientos de Letras por $526.000 millones, la cifra más elevada de los últimos siete meses. En medio de un contexto difícil, ya que en las últimas dos semanas vendió u$s1.100 millones para que no se le escapen el tipo de cambio y los precios

El contexto no le daba margen a cambiar su "libreto" y salió bien parado. Este martes el Banco Central decidió mantener las tasas de interés que se convalidaban en el mercado secundario -con tendencia a la baja-, frente a un amenazante recalentamiento del dólar y la inflación.

Una apuesta considerada riesgosa por el menor atractivo que le brindó a los inversores, pero a pesar de este factor logró un resultado considerado positivo para la City: renovó el 86% de sus Letras.

En lo que fue la licitación mensual de marzo, Sturzenegger afrontó de manera airosa el vencimiento más elevado de Lebac de los últimos siete meses ($526.000 millones), al renovar casi $454.000 millones.
Sobre todo, porque dejó la tasa de las Letras a más corto plazo (28 días) a una tasa de 26,50% anual, un nivel similar al de la plaza secundaria, pero si se lo compara a la colocación primaria del mes pasado significó un retroceso de unos 25 puntos básicos.

Es que, por un lado, afronta un marco en el que la inflación es considerada elevada por los incrementos tarifarios de los servicios públicos y, según los analistas, tocará el 20% en el acumulado de todo el año.

Por otra parte, el dólar está al alza, con un BCRA que puso más de u$s1.100 millones en las últimas dos semanas para controlar al mercado. Un monto resignado que fue considerado muy alto por los analistas, ya que apenas sólo sirvió para frenar la escalada del precio del billete estadounidense.

En conclusión, mientras interviene en el mercado cambiario, Sturzenegger juega la gran apuesta de esperar a que bajen las expectativas de inflación, para que la City se tranquilice y "entienda" que una tasa de 26,5% es atractiva.

En especial, si se tiene en cuenta que los economistas esperan un incremento de precios para este año de 20% e, incluso, las paritarias salariales se están cerrando en torno al 15%.

Claro, pese a esa lógica favorable para la tasa de interés actual, hoy el ambiente se encuentra enrarecido por factores que exceden a lo numérico. Hecho que comenzó con los cortocircuitos generados entre el Ejecutivo, Ministerio de Hacienda y BCRA, desde que se cambió la meta inflacionaria a fin de año pasado al 15% para todo el 2018.

Este clima de confusión para la City fue causado por la toma de decisiones oficiales contradictorias, sumados a algunos datos preocupantes para la economía, donde el dólar pasó a tener mayor atractivo.

Por eso, es positivo que Sturzenegger haya podido renovar 86% de los más de $526.000 millones de Lebac que vencieron, ya que este volumen importante representaba casi el 42% del total emitido de esos papeles por el Banco Central.

También equivale a la mitad de todos los pesos que se encuentran en circulación en la economía. Y no sólo eso, era la cifra más elevada que debió pagar el BCRA desde el pasado 15 de agosto. Es decir, en los últimos siete meses.

Cabe recordar que en la licitación primaria del mes pasado la entidad monetaria colocó casi $493.000 millones, en el que convalidó una tasa de 26,75% para el más corto plazo (28 días).

Tasa y dólar
Hoy la tasa en la plaza secundaria sigue con tendencia a la baja respecto a la última rentabilidad reafirmada en la licitación mensual de febrero. El martes se ubicó para el plazo de 30 días a 26,50% anual.

En la City se consideraba que el Banco Central estaba "atrapado" por la actual situación y no que no tenía margen para modificar la rentabilidad de las Lebac.

Sobre todo si se toma en cuenta que el dólar, la competencia directa para los ahorristas respecto a la tasa en pesos, se movió 8,7% desde enero a la fecha.

Y, de acuerdo a los negocios en el mercado de futuros y opciones, las últimas operaciones para fin de año marcan un tipo de cambio de $23,55. Es decir, una devaluación implícita de 26,3% para el 2018. Muy similar a la ganancia que hoy ofrece una Lebac.

Otro dato a tener en cuenta es que en la anterior licitación de Letras el dólar mayorista costaba $19,88, mientras que el viernes pasado, si no intervenía el BCRA con u$s413 millones -la mayor venta desde las PASO de agosto pasado-, llegó a tocar los $20,40 y con tendencia al alza.

Esto representaba una suba potencial en menos de un mes de alrededor de 2,6%, y anualizada de 31,4%. Finalmente, con la "mano" oficial de por medio, cerró en $20,19, un valor que la autoridad monetaria pretende para la divisa en estos momentos.

De hecho, la semana pasada la entidad conducida por Sturzenegger comunicó que decidió intervenir en el mercado "para sostener el valor de la moneda, en la convicción de que, en las condiciones actuales, una depreciación mayor a la ya ocurrida no estaría justificada ni por impactos económicos reales ni por el curso planeado de su política monetaria y que, de no evitarse, tendría el potencial de ralentizar el proceso de desinflación".

En resumen, para el BCRA el tipo de cambio ya tocó su precio ideal para este momento de la economía, y que un mayor valor podría trasladarse peligrosamente a los precios.

A la vez acotó que "ratifica su esquema de flotación cambiaria con intervenciones ocasionales, como complemento de su política monetaria, ante dinámicas disruptivas capaces de alterar la marcha de la inflación o de generar efectos negativos en las condiciones financieras".

Esto se vincula con que la suba de precios también se encuentra acelerada, en un entorno en el que se han ajustado las tarifas de los servicios públicos, y finalizó febrero en el 2,4% según el Indec, y que ya los privados estiman para marzo un nivel del 2%.

Un ritmo muy veloz que puede poner en peligro de superar antes de los previsto a la meta de inflación del BCRA, que hoy se ubica en 15% anual.

De acuerdo a los economistas consultados por iProfesional, más allá de la escalada del dólar, todavía la tasa en pesos de las Lebac sigue siendo atractiva para los ahorristas. Algo que se verificó el martes en la licitación primaria de Lebac.

"Las tasas están alineadas respecto al mercado secundario, posiblemente el BCRA siga renovando menos Letras del vencimiento. Esto se debe a que hay restricciones a las aseguradoras a que no renueven Lebac, y eso puede darle menos volumen", resume el panorama Gabriel Caamaño Gómez, analista de la consultora Ledesma.
Aunque, a nivel general, "sigue siendo atractivo comprar Lebac, ya que el Central está marcando el techo en el corto plazo", agrega.

El problema de fondo, para Caamaño Gómez, es que el Gobierno todavía no termina de salir de la turbulencia, pero cuando el "BCRA logre convencer al mercado volverá a demostrar que la tasa es la ideal. Tiene espalda para demostrar que no va a subir la tasa".

La entidad monetaria "mantiene una tasa nominal fija y que el público elija libremente si prefiere mantener excedentes en dólares o en Lebacs, hasta que bajen las expectativas de inflación y prefieran pesos. Al Banco Central le da lo mismo", opina en la misma sintonía el economista Martín Tetaz.

En tanto, respecto al elevado nivel de los vencimientos de Lebac, Ramiro Castiñeira, economista jefe de Econométrica, considera que "todavía es manejable".

Y recuerda que, más allá de la coyuntura, el Gobierno está tratando de encauzar una complicada situación heredada: "No se solucionan 20 años de populismo en 24 meses. Antes de asumir Cambiemos, el Banco Central vendía hasta lo que no tenía, al ofrecer dólar futuro y dejar la puerta abierta a tener una inflación mayor".
Tasas licitadas
Los seis tramos de Lebac colocados en el "segmento interno" primario en pesos en marzo fueron a 28, 56, 92, 147, 210 y 273 días.

En tónica a las licitaciones anteriores, todas las colocaciones estuvieron concentradas en los plazos más cortos, inferiores a los 92 días, ya que representaron el 96% del total.

Para el período más breve de 28 días, el BCRA redujo 25 puntos básicos el interés, respecto a la tasa de la licitación del mes pasado, y se ubicó en 26,50%. 

Lo destacado es que en las Lebac emitidas a menos de 92 días bajo algunos puntos básicos la tasa, pero para las de más de 147 días mantuvo sin cambios su rentabilidad, respecto a la colocación del mes pasado.

En los lapsos siguientes los se establecieron:

-A 56 días se ubicó a 26,3% anual, una baja de 20 puntos básicos.

-A 92 días, se fijó su rentabilidad en 25,90%, un retroceso de 40 p.b. frente al interés pagado en enero.

-A 147 días, el interés fue del 25,50% anual, sin modificaciones respecto a la tasa previa convalidado el mes pasado.

-A 210 días, la tasa se estableció en 25,25%, la misma que la anterior.

-Y a 273 días, alcanzó 25% anual. También sin cambios.

En resumen, Sturzenegger pasó el desafío después de haber renovado más del 86% del vencimiento más grande de los últimos siete meses.

En especial, también es una buena señal que el monto colocado en Letras también haya sido el más elevado desde entonces, en el medio de una actualidad en la que la tasa en pesos no lucía tan seductora frente al recalentamiento de la inflación y a la suba mayor que tuvo el dólar en la primera parte del año. 

Y, sobre todo, en un momento en el que el billete verde acapara todas las miradas y se volvió muy atractivo para una gran parte del mercado.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/265144-banco-central-bcra-lebac-tasas-dolar-pesos-gobierno-tipo-de-cambio-tasa-sturzenegger-dolares-letras-Un-Sturzenegger-acorralado-salio-bien-parado-pudo-renovar-86-de-las-Lebac-pese-a-mantener-la-tasa-en-265?page_y=0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario