Post Top Ad


Post Top Ad

3 abr. 2018

Microcentro porteño, con menos autos: cómo se tramita el permiso para poder circular por $1.560 anual (iProfesional)



Las restricciones para que los vehículos ingresen al casco histórico de la Ciudad se incrementarán desde hoy. Cuáles son las nuevas zonas vedadas

Después del fin de semana "XL", los autos particulares se encontraron con nuevas restricciones para circular por el Casco Histórico de la Ciudad de Buenos Aires y el barrio de Retiro.

La prohibición estará vigente entre las 11 y las 16 horas, y duplicará la restricción que ya está vigente en el Microcentro.

Así, al este de la avenida Carlos Pellegrini y su continuación, Bernardo de Irigoyen, se formará un gran rectángulo de veda de autos. 

Para poder hacerlo, el permiso cuesta $1.560. Tiene una duración anual y debe tramitarse en el sitio del Gobierno porteño.

Entre los requisitos para autos particulares figura el de ser propietario o alquilar una cochera fija y numerada en la zona restringida.
Además, sólo se puede solicitar un permiso por cada cochera. El documento puede estar asignado a hasta dos autos por cochera, pero no pueden ser utilizados en simultáneo.

Las personas con discapacidad que poseen el Símbolo Internacional de Acceso se encuentran exentas del pago del permiso, pero deben realizar el trámite para poder circular dentro del nuevo área restringida.

La medida forma parte de un proyecto más ambicioso: en octubre incorporará a Tribunales y en 2019 el horario se prolongará: entre las 9 y las 18 sólo se podrá entrar y circular por el Centro a pie, en transporte público o bicicleta.

De esta manera, el martes empezará a regir la primera etapa de una ley votada en diciembre de 2016.

El impulso de esta norma fue una de las primeras acciones de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de Gobierno para desalentar el uso del auto particular.

Por entonces, el proyecto despertó el rechazo de dueños de garajes y comerciantes; parte de estos sectores aún están en disidencia. Las quejas siempre giraron en torno al posible cierre de estacionamientos y a las complicaciones de los locales para abastecerse de mercadería.

También hay algunas dudas de urbanistas y especialistas en tránsito, que plantean que, para que las restricciones funcionen, el transporte público debe abastecer las demandas de los usuarios.

Según registros del Gobierno porteño, la restricción se aplicará en el área con mayor densidad de peatones y más conexiones de la Ciudad: cinco líneas de subte, el Metrobus del Bajo y el de la 9 de Julio y los carriles exclusivos de Córdoba y Corrientes.

Desde la secretaría de Transporte dicen que "con la actual oferta de colectivos en la zona y una frecuencia promedio del subte en hora pico de tres minutos, a excepción de la línea E, por el momento no se están contemplando cambios en los servicios". El tiempo mostrará la evolución de la decisión, según Clarín.

La Ciudad de Buenos Aires es una megaurbe con tres millones de personas que la viven y otras tres millones que la transitan. Entre ellas, un parque automotor que satura las calles.

Según registros del Gobierno, en los tramos que incluyen al Casco Histórico, Retiro y Tribunales hay picos de ingreso de 70 mil autos en días hábiles. El objetivo es que, luego de la restricción, ese número se reduzca en un 50%.

"Hoy hay 65 manzanas del Microcentro bloqueadas. A partir del martes se agregan 53 y para octubre, con Tribunales, van a ser 142 manzanas. En total, vamos a duplicar la superficie de prohibición para los autos", dice Juan José Méndez, secretario de Transporte porteño.

En la etapa que se inicia hoy, se limitará el ingreso al polígono conformado por Carlos Pellegrini, Bernardo de Irigoyen, San Martín y Florida, y las avenidas Belgrano, Paseo Colón, La Rábida, Leandro N. Alem y Santa Fe. También se sumarán cuadras a la zona de restricción del Microcentro: San Martín, entre Corrientes y Córdoba; Suipacha, entre Corrientes y Córdoba; Mitre, entre Pellegrini y Diagonal Norte; Rivadavia, entre Pellegrini y Maipú; Sarmiento, entre Pellegrini y Diagonal Norte; y Viamonte, entre Pellegrini y Alem.

Para permitir la circulación, las avenidas seguirán siendo de libre acceso. También algunas -pocas- calles: 25 de Mayo, entre Córdoba y Viamonte; Viamonte, entre 25 de Mayo y Alem; Moreno, entre Colón y Balcarce; y Balcarce, entre Moreno y Belgrano.

En la porción restringida del Casco Histórico, Retiro y Microcentro podrán entrar colectivos, taxis, remises, vehículos de emergencia, escolares, motos de mensajería y delivery. O los que tengan un permiso. Pueden acceder a esa categoría los residentes, personas con un certificado de discapacidad, padres de alumnos de escuelas ubicadas dentro del perímetro, camiones de caudales, empresas de servicios fúnebres, vehículos de distribución de diarios y aquellos que tengan o alquilen una cochera fija.

Las combis de turismo, los remises ajenos al registro de la Ciudad y los hoteles con cocheras están también obligados a tener y pagar su permiso. En el caso de los turistas hospedados en el área de restricción se los tomará como residentes.
Para asegurar un tiempo mínimo de conocimiento de la medida, se empezará a multar a partir de mediados de mayo. ​La multa costará $ 1.300.

Prohibir el ingreso y la circulación de autos particulares es un recurso válido y recurrente en distintas ciudades del mundo para atacar la contaminación ambiental y reducir la congestión. Pero algunos especialistas viales y urbanistas advierten que puede fracasar o ser percibido como un castigo cuando las alternativas para viajar no funcionan de manera adecuada.

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/265943-gobierno-vehiculos-decreto-automotor-Microcentro-porteno-con-menos-autos-como-se-tramita-el-permiso-para-poder-circular-por-1560-anual

No hay comentarios.:

Publicar un comentario