Post Top Ad

16 jul. 2018

La movilidad jubilatoria complicará el ajuste que pide el FMI (BaeNegocios)

Es porque los haberes ahora se indexan por inflación

El cumplimiento de la meta fiscal de déficit del 1,3% del PBI para 2019 que impuso el Fondo Monetario Internacional (FMI) implicará un duro esfuerzo sobre el gasto público, ante la decisión del Ejecutivo de no tomar medidas para incrementar los ingresos como el freno a la baja de retenciones y la postergación de la reforma tributaria hasta el 2020, propuestas por el propio organismo de crédito multilateral. En ese marco, el cambio en la movilidad jubilatoria, que indexa los haberes en su mayor parte por inflación, hará que el peso del ajuste recaiga sobre el resto de las partidas, ya que junto con las otras prestaciones sociales representan el 60% de los desembolsos estatales.

De acuerdo a la consultora Ecolatina, "los recortes se concentrarán en empleo público, subsidios económicos, transferencias a provincias y obra pública".

Para la firma fundada por Roberto Lavagna, "las expectativas de magro crecimiento de la actividad y la ambiciosa desaceleración de la inflación acordada con el FMI, dificultarán el cumplimiento de la meta fiscal" del 2019, que debió reducirse casi un punto respecto al 2,2% que había pautado el Gobierno originalmente.

En un reporte difundido ayer, Ecolatina advierte que "como la fórmula de movilidad por la que ajustan las prestaciones sociales ajusta por inflación pasada, cuanto más profunda sea la desaceleración del alza de precios, mayor será el incremento real del 60% de las erogaciones primarias".

En ese sentido, Marina Dal Poggetto, del Estudio Eco Go, planteó en diálogo con BAE Negocios que "el ahorro que tuviste este año por el cambio de movilidad lo perdés el que viene".

A su vez, con la reforma previsional aprobada en diciembre los ajustes previsionales pasaron de ser semestrales a trimestrales, lo cual incrementa el grado de indexación de la economía, consideró Dal Poggetto.

Según el entendimiento al que se llegó con el Fondo, el gasto en jubilaciones y prestaciones sociales puede incrementarse en 0,6 puntos sobre el PBI en el lapso 2018-2019.

"La fórmula es insostenible porque el 60% del gasto está atada a ella", sentenció Dal Poggetto.

En definitiva, la ley que el Gobierno utilizó para ahorrar en jubilaciones durante este año implementó una fórmula que, al actualizarse por una inflación superior a la prevista, implicará que de ahora en más las subas en los haberes serán mayores que las previstas y con un mayor grado de indexación, por lo que el año que viene el Ejecutivo deberá desembolsar una mayor porción del gasto a esta partida.

Sin embargo, un punto que puede ayudar a cumplir la meta es el remate del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, cuyas rentas pasarán a contabilizarse como ingreso, puntualiza el reporte de Ecolatina.

"El riesgo de la dinámica propuesta por el Ejecutivo reside en caer en un círculo vicioso de más ajuste y menos actividad, que demande nuevos recortes del gasto por caída de ingresos. En última instancia, el cumplimiento de la meta fiscal depende del crecimiento: la economía entró en recesión y no sabemos cuando saldrá", concluye el informe.

Fuente: https://www.baenegocios.com/economia-finanzas/La-movilidad-jubilatoria-complicara-el-ajuste-que-pide-el-FMI--20180715-0055.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario