Post Top Ad

24 ago. 2018

La actividad se desplomó 6,7%, la mayor baja desde 2009, y la recesión será peor que la prevista

En junio, además del agro cayeron sectores claves como comercio e industria

El golpe que sufrió la actividad en junio fue mayor al esperado, incluso por los más pesimistas. Dio una caída de 6,7% interanual, la más fuerte desde el 2009, y lo abultado del número fue tan potente que puso a los analistas a corregir para abajo sus proyecciones 2018: finalmente el PBI estaría, como mínimo, cerca del escenario "adverso" que previó el FMI en el reporte del acuerdo stand by (-1,3%).

Por lo pronto, y por primera vez en lo que va del año, el acumulado de los primeros 6 meses del año dio negativo interanual: llegó a -0,6% contra el mismo período de 2017 y así la economía ya está en números negativos. La pregunta sin respuesta es hasta cuándo: que dependerá de la estabilización del tipo de cambio.

"Los resultados de junio terminaron siendo incluso peores que el complicado panorama que anticipaban otros indicadores adelantados como el IGA de Orlando Ferreres", afirmaron desde el Fondo SBS.

La novedad de junio es que ya no se le puede echar la culpa sólo a la sequía: el comercio, la industria y la mayoría de los sectores dieron caídas y también muestran de lleno el efecto de la crisis cambiaria. De algo ya hay seguridad: este año no habrá segundo período consecutivo de crecimiento, se volverá a la maldición de los años pares y la caída será mayor a la imaginada.

Un dato le pega fuerte al equipo económico del Gobierno: con la fuerte contracción de junio, el PBI quedó por debajo de los niveles de noviembre de 2015. Se trata de una recesión cada vez más difundida. Y es que al efecto sequía se le sumó la devaluación, y ya la recesión se ve en la mayoría de los sectores.

Lo detalló la consultora ACM en un informe publicado ayer: "De los 15 sectores que componen el EMAE, sólo 6 han crecido en junio. Se confirma la caída generalizada de la actividad". Así, tal como destacó el economista jefe de Radar, Martín Alfie, incluso sin el aporte de la sequía, la economía hubiese caído 3,1%. Y es que entre comercio e industria le agregaron 2,3 puntos a la contracción del mes.

Lo fuerte del dato generó alguna que otra sorpresa. Alfie, que dijo haber esperado un golpe fuerte en la comparación interanual, sostuvo a la vez que no vio venir lo fuerte de la comparación desestacionalizada contra mayo, que dio merma de 1,3% y mostró que la dinámica empeora mes a mes. Es decir, que todavía no se ve claro que se haya tocado piso.

Con todo, desde Radar siguen esperando que el año cierre con una merma promedio de 1,3%, similar a la postulada por el escenario pesimista del FMI. No cambiaron su proyección. Desde Consultora Ledesma, en cambio, confirmaron que por estos datos decidieron corregir sus números para la variación del PBI del 2018: de una caída de 0,5% pasaron a una de 1%.

El que también corrigió para peor su previsión para la actividad del año fue el director de PxQ, Emmanuel Álvarez Agis, quien dijo que el efecto de la devaluación luce mayor y más veloz de lo esperado: "Veníamos en torno a una caída de 2,5% para el promedio del año y este número nos sorprendió para abajo, así que ahora prevemos una de 3%. Se está cayendo fuerte la industria, el comercio y la construcción. La economía real está revirtiendo antes de lo que esperábamos".

Para Agis, en el último trimestre no se tocará piso ya que la suba de tarifas tendrá su impacto. "El piso de la actividad tiene mucho que ver con que estabilicen el tipo de cambio y eso no se ve", dijo.

Coincidieron con eso desde Ecolatina. Y aunque previeron una caída más moderada, mostraron preocupación por el PBI per cápita: "Las perspectivas de la actividad no son buenas, más aún si consideramos las turbulencias cambiarias que reaparecieron en agosto. La caída del PBI alcanzará, de mínima, el 1% interanual en 2018. La maldición de los años pares volverá a atacar a la economía. El PBI per cápita cerrará 2018 al menos 3% por debajo del nivel de 2015".

Otra consultora que corrigió su proyección para peor fue LCG: ahora esperan una caída de 1,2% y hasta el mes pasado estaban en una de 0,8%. La analista Lucía Pezzarini afirmó: "En el corto plazo la actividad se resentirá. La pérdida de poder adquisitivo impactará en el consumo, también un contexto de inestabilidad laboral, las tasas altas reducirán el aporte del crédito, el impulso fiscal será negativo y las inversiones seguirán demoradas".

Fuente: https://www.baenegocios.com/economia-finanzas/La-actividad-se-desplomo-67-la-mayor-baja-desde-2009-y-la-recesion-sera-peor-que-la-prevista-20180823-0109.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario