Post Top Ad

28 sep. 2018

Dólar, peso y tasa de interés: por qué inversores dudan del plan económico del Gobierno

Guido Sandleris presentó ante banqueros locales los lineamientos de la licitación de Leliq que utilizarán para controlar la cantidad de dinero

El día después de los anuncios por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y mientras subían los bonos argentinos y mejoraba el riesgo país pero el dólar trepaba 3%, hasta $39,70 en el mercado mayorista, dos pesos pesados del Gobierno organizaron un conference call exclusivo para inversores del exterior para explicar el nuevo plan, evacuar dudas y escuchar opiniones de parte de quienes darán el veredicto final en los próximos días.
El vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, salieron a "vender" el programa financiero (ahora con el reaseguro de los dólares del Fondo para pagar la deuda hasta 2019) y el novedoso esquema monetario, en el que convive la banda de flotación del billete verde con el deseo de bajar a cero el crecimiento de la base monetaria.

Según pudo reconstruir iProfesional, los inversores que participaron de la teleconferencia se quedaron "conformes" con la exposición de Cañonero-Bausili pero con interrogantes sobre lo que viene. "Hay dudas por la implementación y viabilidad de las medidas", resumió uno de ellos a este medio. 
Para estos importantes fondos de Wall Street, si bien los lineamientos generales que propuso el Gobierno son "correctos", creen que no será fácil cumplirlos. Aseguran que tanto el déficit cero como el apretón monetario "asfixiarán mucho a la actividad" y esto podría hacer que el plan sea impracticable.
"Todos quieren que le vaya bien a este Gobierno, pero todavía hay muchas preguntas por responder. Hay que ver cómo llevan a cabo el plan", indicaron.
"Fue un clásico, aclararon dudas y también querían ver cuál era la reacción. Ellos (por el Gobierno) están tratando de llevarse el feeling sobre si el mercado les cree. Saben que tienen que comunicar bien", resumió otro inversor que escuchó la exposición de los funcionarios a media mañana de este jueves. 
Desde el punto de vista financiero, una de las dudas que empiezan a tener los financistas es qué pasará con las tasas de interés (las Leliq que se fijarán diariamente en el nuevo esquema) y cómo hará el Banco Central para bajar a cero el crecimiento de la base monetaria.
"Faltan muchos detalles de la implementación y habrá que ver cómo ejecutan el plan. Por ahora es imposible calcular las probabilidades de éxito", expresaron los inversores del exterior. 
De todas formas, la sensación es que el Ejecutivo va por el camino correcto. En esa línea aparecieron algunos informes de bancos en los que se hace referencia a la hoja de ruta oficial.
Morgan Stanley, uno de los más optimistas con la Argentina, se ubicó otra vez entre los "bullish" con las medidas: "Vemos los anuncios como positivos para la desinflación, suponiendo un cierto grado de estabilidad del tipo de cambio".

Reunión con banqueros locales por las Leliq

Después de los primeros contactos post anuncios, Guido Sandleris y su equipo recibieron a los popes de entidades bancarias locales para explicarles los alcances de las medidas monetarias y comunicarles cómo será la implementación. 
El presidente del BCRA ofició de anfitrión junto al director Enrique Szewach y Nicolás Gadano, el nuevo Gerente General. En la lista de invitados que pasaron Reconquista 266 estuvieron los directivos de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (ABAPPRA), con Javier González Fraga (Banco Nación), Javier Ortiz Batalla (Banco Ciudad) y Juan Curutchet (Banco Provincia de Buenos Aires). 
Sandleris también se reunió con los representantes de la banca extranjera nucleados en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA): su presidente Claudio Cesario, junto con Enrique Cristofani (Santander Río), Martín Zarich (BBVA Francés), Gabriel Martino (HSBC), Facundo Gómez Minujín (JP Morgan), Alejandro Ledesma (ICBC) y Julio Figueroa (Citi Argentina), entre otros. 
Y cerró su "roadshow" local con banqueros de ADEBA como Javier Bolzico, presidente de la Asociación, Sergio Grinenco (Banco Galicia), Ezequiel Carballo (Banco Macro) y Patricio Supervielle (Banco Supervielle). 
En esas reuniones Sandleris y equipo les comunicaron que vuelve la ventanilla de liquidez del Banco Central mediante los pases activos. Lo que hace el Central en esta operatoria es comprarle títulos a las entidades a cambio de pesos para asistirlas en momentos de falta de liquidez.
No obstante, esos pesos que le soltaría estarían atados a un tipo de interés altísimo -en torno al 100%- teniendo en cuenta que la Leliq no bajará del 60% actual, ya que el mismo BCRA defenderá las súper tasas. 
La idea apunta, precisamente, a contar con una herramienta para controlar la liquidez de los bancos en el marco del nuevo escenario en el que se busca reducir a cero el crecimiento de la base monetaria durante los próximos meses.
También brindaron detalles de lo que serán las licitaciones diarias de Letras de Liquidez (Leliq). Precisamente, la meta monetaria (agregados cero) será implementada mediante operaciones diarias de Leliq con los bancos. 
La tasa de interés de este instrumento será determinada por la oferta y demanda de liquidez, y será la necesaria para cumplir con el compromiso de crecimiento nulo de la base.
De todas formas, los banqueros vieron el power point que desplegaron los funcionarios del Central en el salón Bosch donde se detalló cómo será la operatoria diaria de las Leliq: 
1.- Se anunciará la licitación a las 10 de la mañana. Se informará el monto, tipo de interés mínimo y cuál será el factor multiplicador que determinará la tasa
2.- Entre las 12.30 y 12.45 se iniciará la licitación, que durará unos 10 minutos, con posturas mínimas de 10 millones de pesos y no más de 3 (posturas) por entidad
3.- Luego, a las 13, se compartirá el resultado con el total adjudicado y la tasa promedio ponderada por monto
4.- Finalmente, de 16.30 a 17.15, se llevarán a cabo recompras de Leliq y operaciones de pases pasivos y activos a 1 día

De esta manera, el Central ya empezó a darle forma a lo que será la operatoria mediante la cual comenzará con su apretón monetario. 

La novedad surge porque antes las tasas de estas Letras las fijaba el Central una vez al mes y estaban en el actual 60%.

Ahora, deberá "defender" ese precio todos los días para asegurarse que el apretón monetario resulta efectivo en la principal pelea, la madre de todas las batallas: el combate de la inflación. 

La visión sobre el dólar y un dato clave

Tal como diera cuenta iProfesional, la apuesta del Banco Central -ahora bajo el comando de Guido Sandleris- es que las presiones sobre la divisa estadounidense comiencen a ser menores. 
Desde la entidad revelaron a este medio que en estas últimas dos semanas cayó muy fuerte la demanda de dólares: según cifras preliminares, pasó de picos de u$s300 millones diarios (agosto) a ubicarse entre u$s30 y u$s60 millones. 
Es más, vaticinan que es muy probable que el saldo de compra de septiembre muestre una baja importantísima, para situarse en torno de los u$s1.500 millones. 

"Esta tendencia me animaría a decir que va a seguir", anticipan. Y señalan que los cambios en la demanda se irán viendo en el saldo comercial. "Agosto dio muy feo pero irá revirtiéndose", indican. 

"El componente comercial va a ajustar de modo muy marcado y para fin de año tendremos superávit en el comercio de bienes. La tendencia es muy buena para seguir eliminando desequilibrios", expresan. 
En el Banco Central se juegan a que el dólar no pasará la barrera crítica de $44 que dispararía una intervención inmediata. 

¿Por qué? "Empezamos este nuevo esquema con un tipo de cambio muy competitivo. Dentro de las bandas, en términos reales, estamos ubicados en los valores mínimos del peso de toda su historia. Eso nos permite pensar que en la zona de no intervención hay equilibrio", dicen desde el entorno del titular del Central.
Incluso, se animan a ir más allá: "Uno se imaginaría que en este contexto, acomodando el tema financiero y aplicando un plan monetario más rígido, es más probable que haya una apreciación del tipo de cambio que depreciación".
Señalan que la zona de no intervención tiene 15% de margen de movimiento hacia cada lado. Es decir, debería devaluarse ese porcentaje para que el Central tenga que salir a intervenir. 

"Eso es más que suficiente. Venderemos nuestros u$s150 millones y el mercado lo asimilará. No debiera haber más cimbronazos en el exterior que nos perjudiquen", concluyen desde Reconquista 266.

Fuente: https://www.iprofesional.com/finanzas/278824-banco-central-liquidez-letras-Dolar-peso-y-tasa-de-interes-por-que-inversores-dudan-del-plan-economico-del-Gobierno

No hay comentarios.:

Publicar un comentario