Post Top Ad

20 sep. 2018

¿Un dólar en 2019 retrasado?: qué dice la historia

• UN DEBATE QUE SE INTENSIFICA
Ya con el Presupuesto en el Congreso, el debate sobre el tipo de cambio de equilibrio se reavivó. Sin embargo, en medio de un año electoral, se especula con un nuevo retraso cambiario.

Mark Twain escribió alguna vez que la historia no se repite, pero rima. Sin la posibilidad de recurrir a una bola de cristal, lo más que se puede hacer para pensar qué es lo que puede suceder a futuro es mirar al pasado. Con la salvedad de que, en más o en menos, surgirá la equivocación.

Desde 1960, cuando se cuenta con datos de la inflación, se encuentra que devaluaciones en términos reales como la de este año (>40%) son relativamente infrecuentes, apenas seis. En este comentario se desestima el efecto de la inflación norteamericana, porque no modifica sustancialmente las conclusiones. Otros se encargarán de criticar al Gobierno, dictaminar qué es lo que hay que hacer o apuntar a los culpables. En esta nota el motivo de ocupación es qué es lo que puede llegar a pasar, dejando de lado pronosticadores del estilo del "pulpo Paul" y sus sucedáneos (por casualidad, todos tenemos el derecho a acertar). En este metier muchos apuntan al valor de los futuros de dólar, los que si bien tienen su valor como instrumento de cobertura, no conllevan ninguna información sobre a cuánto puede estar el billete más adelante (adrede o por ignorantes desconocen que "el futuro" es resultado de la tasa de interés, y no involucra para nada las expectativas). Otros, un poco más sofisticados -o menos transparentes- hablan de las "opciones" sobre el billete verde, confundiendo la volatilidad pasada -determinante del precio junto a la tasa de interés- con las expectativas futuras. Por último, están los más sesudos que apelando a una serie de algoritmos macroeconómicos suelen ser, según la evidencia (ver REM del Banco Central), los que peor le chingan (por suerte la "doctrina Bulat" de equiparar el valor del dólar al circulante cayó en el oprobio). 

De los ocho casos en que hubo durante los últimos 58 años devaluaciones del peso en términos reales mayores al 20%, en seis (el 75% de los casos) al año siguiente se dio una revaluación de nuestra moneda, promediando en total 10,4% con una media de 23,7%. Las dos excepciones fueron 1974 y 1981, años con un fuerte atraso cambiario, lo que no parece ser hoy el caso. La historia no tiene por qué repetirse y seguramente no lo hará, pero si alcanza a "rimar" un poco, no debería sorprender que el año que viene las proyecciones del Gobierno en cuanto al dólar -con un implícito atraso cambiario, algo razonable/necesario en un año eleccionario-, no sean del todo erróneas.



NOTA: De acuerdo con la media histórica, y si el billete termina este año en $45 nominales, se podría hablar de $34 de valor real para diciembre 2019. Pero con una inflación de 25% para entonces, se elevaría a $40.

Fuente: http://www.ambito.com/934250-un-dolar-en-2019-retrasado-que-dice-la-historia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario