Post Top Ad

9 nov. 2018

Con altas tasas y dólar planchado, inversores apuestan a una "mini" bicicleta financiera

Los inversores más sofisticados dejaron las Letes en dólares y se pasaron a las Lecap, todas emitidas por Hacienda. También resaltan los bonos con CER

Las alternativas en pesos están marcando la dinámica de la plaza local hasta diciembre.

Si bien la semana pasada hubo una recuperación pareja de los activos domésticos (bonos y acciones principalmente), el negocio en la City es seguir apostando al carry trade: con dólar planchado y tasas de interés altas, salvo que ocurriera una "tragedia" los inverosres consideran que es casi imposible perder.

El carry trade, también llamado bicicleta financiera, consiste en desprenderse de una moneda (dólar) para apostar por otra que brinda un tipo de interés mayor (pesos), para luego recomprar más cantidad de la primera.
"La estabilización del tipo de cambio fue a costa de una apreciación real muy fuerte el mes pasado", relató a este medio un experimentado portfolio manager que tiene clientes locales y del exterior, quien agregó que hay inversores pasándose a pesos, si bien aclaró que no es un movimiento masivo. 

En tanto, Walter Stoeppelwerth, CIO y director de Research de Balanz Capital, durante un evento hace pocas semanas en Londres con inversores dejó en claro cuál es el negocio en Argentina. "De no mediar ningún shock externo, el Banco Central está convencido de que el tipo de cambio operará cerca de la banda inferior. De cumplirse las estimaciones oficiales, las estrategias de carry trade volverían a generar grandes ganancias en el corto plazo", auguró el ejecutivo ante un nutrido auditorio.

Así lo entienden los inversores que empezaron a mudarse de las Letes en dólares a las Letras de Capitalización (Lecap) en pesos, ambas emitidas por el Ministerio de Hacienda.

De hecho, según la presentación que recientemente hizo el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ante banqueros en Nueva York para explicar el alcance del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, este fenómeno del mayor apetito por los pesos en desmedro de los dólares se puede cuantificar.

En el documento que presentó el funcionario se observa que el stock de Letes mantenidas por inversores privados cayó u$s6.400 millones en 2018.

De los u$s10.700 millones actuales, la proporción en manos de inversores domésticos permaneció estable pero los extranjeros (que supieron tener la mitad) ahora poseen tan sólo el 20% hasta octubre.

La otra cara de la misma moneda es que el stock de Lecap en poder de los privados pasó de $37.000 millones en enero de este año a $283.000 millones a finales del mes pasado.

Esto significa que crece exponencialmente el apetito por activos en pesos en desmedro de las opciones en moneda dura que ofrece Dujovne. 

Todo eso "cierra" debido a que para los portfolio managers de los fondos locales el dólar debería estar planchado hasta fin de año, si es que el Gobierno deja las tasas bien arriba.

El Banco Central, de todas formas, ya empezó (esta vez sí con gradualismo) a recortarlas: la tasa de Leliq pasó de 73,5% a 67,45% al cierre del miércoles. 

Sin embargo, esta reducción, algo que se cree va a ser una tendencia moderada, no parece estar impactando en las apuestas en pesos. "Hay algunos activos que ya quedaron caros, como algunos tramos de las Lecap, pero el abanico de alternativas en moneda local es amplia y accesible para los inversores que buscan posicionarse en el corto plazo", advirtió el gerente de una boutique financiera de la zona de Retiro. 

El pasado inmediato, imaginando que se repetirá la historia, invita a redoblar apuestas. El mes pasado hubo inversiones en pesos que rindieron hasta 10,9% pero que, potenciadas por la caída del tipo de cambio de 11,5%, posibilitaron amasar ganancias de hasta 25% en dólares.

En las casas de bolsa también se mantiene optimistas con este "mini carry trade" de fin de año. Para Portfolio Personal Inversiones (PPI), tasas altas y billete verde en baja tiene su traducción en la vuelta a la bicicleta financiera, entendiendo igualmente que es clave el escenario al que se está exponiendo el inversor. 

En este punto, dicen, las Lecaps –el reemplazo natural de las Lebac- entran dentro de las opciones, como los FCI en pesos que apuntan a inversiones a tasa (plazos fijos, letras, etc.) que en contraposición a las colocaciones bancarias tienen a su favor la liquidez –una ventaja no menor en estos tiempos-.

Volvió la demanda

"La estabilidad del dólar fue un combustible excepcional que se combinó con las altas tasas de interés de los activos en moneda local. En las últimas semanas el flujo de inversores provenientes del exterior creci, así como también el de inversores locales. Esta búsqueda de devengamiento generó un exceso de demanda de productos domésticos que condujo a mayores precios", detalló el último informe de GMA Capital.

Según los analistas, con las subas del mes pasado hay activos que ya no resultan tan atractivos en términos de precios. Por ejemplo, la Lecap con vencimiento en 87 días (LTPE9) rinde 49,1% anual y ofrece una tasa directa del 11,7%, mientras que un plazo fijo a 90 días paga 48,5% anual con un retorno directo de 11,90%.

Dentro del menú de inversiones en moneda local, priorizan los títulos cortos que ajustan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Consideran que el Bono Gatillo 2019 (AF19), con vencimiento en 96 días, y Gatillo 2020 (A2M2) al 6 de marzo de 2020 son los mejores exponentes.

Ambos bonos fueron originalmente emitidos con cláusulas “gatillo” para pagar el mayor rendimiento entre una tasa mensual capitalizable y la variación del CER entre su emisión y el vencimiento más un margen del 3,75% en el caso del AF19 y del 4% para el A2M2. En ambas emisiones, los intereses y el capital se abonan en un único pago al vencimiento. 

Si bien ambas alternativas le ganarían a las Lecap, dice que "preferimos asignar las posiciones en pesos a la parte de la cartera con fines tácticos y especulativos". 

La referencia indica el riesgo para el inversor. Uno, si el dólar llegara a rebotar con fuerza (debería subir algo así como 1,50 pesos) se pierde la ganancia mensual de las tasas (anuales) de entre 45% y 50% como el caso de los plazos fijos mayoristas que ajustan por Badlar.

Claro que se cree que ese sería un escenario poco probable. Diciembre particularmente es un mes de mucha demanda de pesos por las fiestas y el pago del medio aguinaldo.

Así, sería impensado que el dólar trepara. Más bien, todo lo contrario. Ya enero, con el inicio de las vacaciones, podría ser otra cosa. Pero, como avisan en la City, estas son apuestas "especulativas" y de corto plazo. Pareciera que el obsequio de fin de año está asegurado para los ciclistas financieros. 

"Es un alivio en medio de un año donde el que apostó por el peso salió perdiendo. Lo bueno es que el perfil del inversor cambió. Ya no está 'Doña Rosa' comprando como hacía con las Lebac. Ahora es el inversor más conocedor del mercado el que ingresa a Lecap o bonos del Gobierno. Eso minimiza las potenciales pérdidas para parte importante de la sociedad", recoerdó el gerente de la boutique financiera de Retiro sin antes alertar que ahora la "bicicleta" se hace con los plazos fijos bancarios. "Pero eso es otro estilo de bicicleta", concluyó.

Fuente: https://www.iprofesional.com/finanzas/281062--tipo-de-cambio-plazo-fijo-Con-altas-tasas-y-dolar-planchado-inversores-apuestan-a-una-mini-bicicleta-financiera

No hay comentarios.:

Publicar un comentario