Post Top Ad

1 may. 2019

De Lebacs a Leliqs, un cambio que no queda claro que haya sido para mejor


En la Argentina pasamos del amor al odio rápidamente, de héroe a villano en menos de 5 minutos, de ser el mejor del mundo a no poder salir a la cancha en menos de un partido. En las finanzas no somos muy distintos.

El año pasado tuvimos un derrumbe financiero, colapsamos, chocamos contra el iceberg y el producto estrella durante los últimos dos años pasó a ser el culpable de todos los males. Ellas fueron las lebacs, un instrumento que utilizó el BCRA para retirar de la economía todos los pesos que se emitían en exceso. El inversor, tanto particular como institucional, adquiría dicho título y recibía en forma directa la tasa que pagaba el Central (algunos bancos cobraban una comisión por lo que la tasa recibida perdía un par de puntos).



El problema no era el instrumento si no la velocidad con el que crecía su stock, dicho crecimiento se basaba principalmente en la compra de u$s del BCRA al Tesoro, la asistencia directa del BCRA al Tesoro y los intereses que generaba las propias Lebacs. La expectativa frente a cada vencimiento mensual fue creciendo también y en medio de la crisis financiera se convirtió en intolerable, principalmente para los funcionarios del Central.

Allí se decidió desarmarla y reemplazarla por las leliqs, un instrumento similar pero sólo en poder de los bancos y a 7 días de colocación (lebacs era a 28, 60, 90 y más días). En el momento que se toma la decisión las lebacs pagaban una tasa del 40%. La justificación en la que se basó dicho cambio fue que “negociar” las renovaciones con los bancos es más directo y sencillo que hacerlo con cada inversor.

Pero en realidad los bancos no colocan en leliqs su dinero, colocan el dinero que los inversores depositan en los bancos, si los inversores retiran su dinero los bancos no tendrán pesos para poder invertir, por lo tanto siempre estarás negociando en última instancia con los inversores y no con los bancos. El instrumento lebac/leliq sirve para absorber plata, la tasa que paga además de ser el incentivo para prestar dichos fondos al BCRA, es el incentivo para que el inversor se mantenga en pesos y no prefiera pasarse a dólares.

Hoy el BCRA está pagando a los bancos tasas de casi el 74% en leliqs y los inversores reciben por la colocación de sus ahorros 48%, como informa el BCRA en este cuadro.



En este cambio de herramientas el BCRA pierde mucha de la tasa que paga en el camino y con ella la efectividad que necesita en su manejo. Así vemos que antes pagaba 40% y el inversor recibía 38% aproximadamente, hoy dicha diferencia pasó a ser más de 26 puntos. De volver al anterior instrumento el BCRA podría bajar la tasa a la vez que le mejora el rendimiento al inversor, y con ello el premio por mantenerse en pesos.

Volver a las lebacs no es solución alguna a los problemas financieros y cambiarios de fondo que sufre el país, pero podría ayudar a remunerar un poco más a quienes apuestan al peso como también mejorar el costo del Banco Central bajando la tasa que paga. Incluso esa baja se trasladaría al resto de las tasas del sistema financiero dando algo de alivio a una economía real casi sin financiamiento.

Creo que por lo menos es una alternativa para pensar.

Fuente: https://www.ambito.com/de-lebacs-leliqs-un-cambio-que-no-queda-claro-que-haya-sido-mejor-n5029139

No hay comentarios.:

Publicar un comentario