Post Top Ad

3 sep. 2019

El cepo no frenó la sangría de reservas: se fueron US$954 M por retiro de depósitos ayer

Sandleris admitió que “la volatilidad genera temores”, pero aseguró que el sistema tiene “liquidez”


Las reservas del Banco Central perdieron ayer US$954 millones y quedaron en US$53.144 millones. Así, extendieron la aguda sangría que ya se llevó US$13.166 millones desde el estallido de la corrida posterior a las PASO y que obligó a la entidad a admitir la insuficiencia de divisas. A pesar del default de la deuda de corto plazo y el flamante cepo cambiario, la caída de las tenencias internacionales continuó debido al aluvión de ahorristas que, ante los temores que despierta la dinámica de la crisis, se agolparon en las sucursales bancarias para retirar sus depósitos en dólares.

Aún no se publicaron los datos de depósitos de ayer. El último disponible es del jueves pasado y mostró una fuerte aceleración de la corrida bancaria: los depositantes retiraron US$801 millones, el doble que el día anterior. Así, en las 13 ruedas posteriores a las PASO, se fueron US$4.735 millones, el 15% del total. Y todo marca que la tendencia se potenció.


Ayer, de hecho, no hubo pagos de deuda, ventas en el mercado cambiario ni grandes giros al exterior, luego del paquete de medidas de control de capitales que anunció el Gobierno en los últimos días. Esas eran las otras vía de salidas de reservas. Por lo tanto, el grueso de los US$954 millones que se fueron en el día se explica por retiros de depósitos. Desde el Central señalaron que "el movimiento de reservas del día de hoy (por ayer) se explica casi en su totalidad por billetes transferidos a los bancos en forma precautoria para atender la eventual demanda que hubiera de billetes físicos en sus sucursales". Aunque, consultados por este diario, no supieron explicar si lo que impacta en las reservas es únicamente el dinero extraído por los ahorristas o si inciden todos los fondos girados por la entidad.

En cualquier caso, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, dejó ayer en claro que este aspecto es una de sus grandes preocupaciones. En conferencia de prensa, dijo que el control de cambios "hace que se necesiten menos reservas para garantizar la estabilidad cambiaria" al acotar la demanda de divisas (sobre todo, por la prohibición de compra para atesoramiento a las empresas) y ampliar la oferta (por la obligación de liquidar exportaciones), que se complementa con el reperfilamiento de las letras emitidas por el Tesoro. Como contrapartida, admitió que espera días de fuerte caída de los depósitos en dólares: "Entiendo que la incertidumbre y la volatilidad hayan generado temores pero se van ir disipando a medida que pasen los días y el paraguas cambiario ayude a reducir la volatilidad".

Además, el funcionario aseguró que "el sistema financiero argentino tiene niveles de liquidez de los más altos del mundo" y remarcó que el 50% de los depósitos en moneda extranjera están guardados en el Central y forman parte de las reservas de forma precautoria, mientras que la otra mitad fue prestada a las firmas exportadoras, que no están expuestas a riesgo cambiario. De esa manera, buscó alejar los fantasmas de corralito.

Con todo, el ritmo del drenaje preocupa. En diálogo con BAE Negocios, el exjefe de investigaciones del BCRA durante el Gobierno anterior, Jorge Carrera, advirtió: "Los depósitos en dólares son un hueco clave del esquema que han armado. Básicamente, los depósitos en dólares no recibieron ninguna garantía adicional de que van a estar protegidos. Y es complicado porque, si se siguen yendo, van a tener que usar dólares de las reservas por fuera de los encajes para abastecer esa demanda. Aunque si logran calmar el tipo de cambio, es probable que la salida de depósitos en dólares también lo haga dentro de algunos días".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario