Post Top Ad

4 sep. 2019

Los bonos argentinos no encuentran piso y los fondos buitre ya están al acecho

Los títulos públicos cayeron ayer hasta 9,29%


Los bonos argentinos no encuentran piso y los buitres comienzan a oler la sangre. Según señalan en el mercado, desde el "reperfilamiento" anunciado por el Gobierno, los fondos que se especializan en la compra de deuda "en problemas" ya están al acecho.

Ayer los títulos públicos en dólares sufrieron otro fuerte derrape. El más castigado fue el Bonar 2020, que cayó 9,29% en Nueva York, lo que dejó su cotización en 38 centavos de dólar por papel. Los century, en tanto, perdieron 6,18% y su precio quedó reducido a 42,5 centavos por dólar.


La señal de largada para la entrada de los buitres serían los 30 centavos de dólar. "Hoy los bonos argentinos ley internacional que se aproximen a 20/30 centavos de dólar son pan para los buitres. Está en su gen, en su estatuto, que cuando ven bonos soberanos, corporativos o provinciales que estén en precios de recovery (default) van e invierten. Viven de eso", afirmó el especialista en deuda internacional, Sebastián Maril, director y CEO de Fin.Guru.

La esencia de este tipo de fondos es comprar deuda al borde del default para beneficiarse luego de su reestructuración. El pánico de los inversores, que no tienen espalda -ni estómago- suficiente para soportar un cambio en las condiciones y plazos de sus tenencias, es su alimento. Maril es gráfico: "Compran por debajo de 30 centavos y apuestan a que cuando el Gobierno reestructure, con el porcentaje de quita, recibirían 40 o 50". Si no se da, les queda el largo camino del litigio.

En la memoria todavía está fresco el recuerdo de Paul Singer, con su fondo NML Capital, y su demanda al país por los títulos defaulteados en 2001, que duró 14 años. No obstante, la repetición de un evento como ese es poco probable, ya que los títulos argentinos emitidos en los últimos años cuentan con cláusulas de acción colectiva, que atan a los inversores a la decisión que tome la mayoría de los tenedores (si más del 75% de los bonistas acepta los términos de una reestructuración, el resto está obligado a entrar en el acuerdo). Así, el riesgo de litigio hoy está reducido.

Preocupados
Mientras los buitres sobrevuelan el mercado local, el resto de los fondos internacionales se muestran preocupados por el fuerte derrape de los activos argentinos de las últimas semanas. Ayer los grandes fondos de inversión mundiales mantuvieron una conferencia telefónica para analizar qué hacer con los títulos de nuestro país después del "reperfilamiento" -el eufemismo empleado por el Gobierno para evitar utilizar la palabra reestructuración- anunciado el miércoles pasado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario