Post Top Ad

1 oct. 2019

Acciones recuperaron parte del golpe electoral y subieron hasta 87 por ciento en septiembre

El Merval subió en todo el mes 18%, luego de haberse desplomado casi 43% en agosto. Los títulos públicos también registraron subas


Las acciones y los bonos argentinos tuvieron fuertes ganancias en septiembre y, en general, recuperaron parte de las pérdidas sufridas por los precios en agosto, tras la enorme sorpresa que causó en el mercado los resultados electorales de las PASO.

Pese a que se mantiene la incertidumbre política y económica, luego del cimbronazo que golpeó a la City en agosto, los inversores ganaron algo de tranquilidad, algo que se reflejó en el Merval de Buenos Aires, que subió en todo septiembre 18,1%, luego de haberse desplomado casi 43% el mes anterior.

En algunos casos la recuperación fue notoria, como fue el caso de las acciones de Transportadora de Gas del Norte (TGN), que treparon en los últimos 30 días un 87,2%, recuperándose del desplome de 66% de agosto.


Más allá de esto, las operaciones registradas se desarrollan en un entorno de escaso volumen, signado por la cautela que existe entre los ahorristas luego de las importantes pérdidas de valor que sufrieron la mayoría de los papeles argentinos. Además, el balance de todo el año para el Merval sigue siendo negativo, ya que arrastra en 2019 un retroceso de 4%. Y los papeles de algunas empresas caen en estos nueve meses hasta un 50 por ciento.

Por el lado del mercado de deuda, entre los inversores se da por descontado el estiramiento en los plazos para los pagos de los títulos de mediano y largo plazo.

De hecho, para la consultora Moody´s, Argentina "ya está en default" por no poder cumplir las condiciones estipuladas para cancelar los bonos.

Los papeles más beneficiados en septiembre fueron los de largo plazo, ya que registraron incrementos que llegaron a superar el 20%.

Esto lo confirma el analista Rubén Pasquali de Fernández Laya, para quien "aparecen algunas certezas", debido a que los precios han caído tanto que "parecen estar descontando los peores escenarios posibles", mientras que para los adeptos al riesgo empiezan a mostrar valores atractivos para la compra.

Por su parte, Lucas Longo analista Research de Balanz, agrega a iProfesional que el mes finalizó en un tono "muy positivo" para el mercado argentino, debido a que la deuda soberana en dólares con ley extranjera está cerrando con avances de 10%, mientras que ADRs sumaron 14%.

"En parte, este avance se explica porque el punto de partida de análisis se dio en el peor momento del humor de mercado que arrastró la inercia del resultado de las PASO, sumado a las nuevas medidas de reperfilamiento y el comienzo de las esperadas restricciones al mercado cambiario", detalla.

Mes de recuperación

En septiembre, el Merval subió 18,1%, uno de los mayores rendimientos obtenidos para los inversores en ese período, debido al que el dólar bajó 3,3% y la tasa de interés arrojó en el mes una ganancia de 5%.

Entre las acciones que mejor desempeño tuvieron en el mes que acaba de concluir, se destacan las alzas de TGN (87,2%), Ternium (43,6%), Comercial del Plata (41,6%) y Supervielle, con una suba del 35,8%.

"Es la hora de balances para el Merval, que tuvo un mes de rebotes. Las más representativas y líquidas fueron las elegidas, como Pampa, YPF y Grupo Galicia", indica el analista Gustavo Neffa de Research For Traders, aunque los citados papeles no fueron los que más subieron.

Asimismo, completa que pese a que para las bolsas mundiales hubo un con sesgo positivo, "fue muy errático el mes". Esto se debió a que influyó el conflicto de Trump con China, su posible impeachment, la volatilidad del petróleo y los síntomas de desaceleración global.

En cuanto a los bonos, en septiembre resaltaron el Bonar 2024, que aumentó 29,1%, seguido por el Par en pesos (20%) y el Discount en dólares con ley argentina (DICA), que registró un incremento de 17,5 por ciento.

En general, para los títulos públicos, fue un mes en el que los tenedores de deuda de corot plazo se vieron perjudicados, tanto en pesos como en dólares.

"Este problema de liquidez del Gobierno fue trasladado al sector privado, que terminó sufriendo las consecuencias de estas medidas. Muchas empresas que tenían su liquidez en fondos comunes de inversión padecieron apuros financieros que las obligaron a pedir asistencia a tasas altas y algunas se vieron obligadas a renegociar con sus proveedores su calendario de pagos y demás", resume a iProfesional Rafael Di Giorno, investment management de Proficio.

Así, la herramienta "tasa en pesos" se volvió a veces "inefectiva para convencer a los gerentes financieros de las pymes, ya que la desconfianza se acrecentó mucho luego de este evento de reperfilamiento", agrega. 

En todo el año

Más allá de que la primavera les sonrió a los inversores, el balance de todo el año sigue siendo negativo. De hecho el Merval acumula una baja de 4% en los nueve meses del 2019.

Las principales caídas representan al sector energético, encabezados por Edenor (-55,8%), Transener (-53,6%) y Central Puerto, que desciende 43 por ciento.

En tanto, las pocas acciones que muestran una suba en 2019 son las de Grupo Financiero de Valores, con un incremento del 34,8%. Le siguen Aluar (24%) y Ternium, con el 19,7%.

En cuanto a los títulos públicos, se destacan numerosas bajas, encabezadas por el Bono de la Ciudad de Buenos Aires 2020 (-54%), el desplome del Discount en pesos (-46%) y el PR13, que cae en el año cerca de 37 por ciento.

Lo que viene

Los desafíos que trae octubre estarán por el lado, principalmente, de la definición política electoral del 27 de octubre, y ver qué ocurre con las reservas internacionales, los depósitos en dólares y las cuentas fiscales, así como la dinámica del mercado cambiario.

"También buscaremos dilucidar el posible programa económico del próximo gobierno que, en parte, podría desprenderse de comentarios de los candidatos y sus asesores económicos en los medios o en el próximo debate presidencial", acota Longo de Balanz.

Por su parte, para Di Giorno, las acciones "tienen precios bajos que asumen un escenario económico complejo, en el que las empresas tendrán que gastar más energías en temas legales e impositivos que en mejorar procesos de producción y exportación".

Por lo tanto, considera que si el nuevo gobierno logra un determinado nivel de confianza empresarial, "es probable que las acciones reaccionen, recuperen valor rápidamente y se termine en un círculo virtuoso".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario