Plazo fijo UVA vs. plazo fijo tradicional: ¿el que apuesta al dólar pierde? - Dolar Paralelo Hoy - Precio del Dolar, Euro y Real en Argentina

Post Top Ad



10 jul 2022

Plazo fijo UVA vs. plazo fijo tradicional: ¿el que apuesta al dólar pierde?

Los bancos son reacios a ofrecer Plazo Fijo UVA, pues compite con sus tradicionales plazos fijos. ¿Será realmente así?, o ¿están viendo algo que los más comunes de los mortales aún no podemos percibir?


En uno de los tantos periodos convulsionados de la economía argentina, el ministro de esa cartera se hizo famoso y quedó en la historia por su inefable consejo a los inversores: “El que apuesta al dólar pierde”. No hace falta explicarles a los argentinos, con un desarrollo pocas veces visto de la “capacidad de aprendizaje asociativo ilimitado”, qué pasó en el país y en los mercados en los días subsiguientes a la declaración del funcionario, pudiendo el lector sin gran esfuerzo imaginar cuál fue –en consecuencia- el comportamiento de los inversores y el mercado.

En estos días, altas autoridades económicas adoptaron un controvertido rol de aconsejar a los ahorristas, declarando algo así como que “el que apuesta al plazo fijo UVA le gana a la inflación”. Los bancos son reacios en ofrecer a sus clientes este producto, pues –según advierten- compite con sus tradicionales plazos fijos. ¿Será realmente así?, o ¿están viendo algo que los más comunes de los mortales aún no podemos percibir?

¿Qué son los plazos fijos UVA -Unidades de Valor Adquisitivo- y cómo funcionan?

Estos depósitos son imposiciones cuyo período de colocación es de un mínimo de 90 días y pagan inflación más 1% de premio (T+1). Los hay tradicionales y también precancelables. En los tradicionales el monto debe quedar depositado en el banco durante un mínimo de 90 días. A cambio, se le ofrece al ahorrista un ajuste UVA y una tasa fija, que hoy está entre el 0% y el 0,20%. Los precancelables son también a 90 días y tal como su denominación lo presupone pueden precancelarse a partir de los 30 días resignando el ahorrista, desde luego, el ajuste UVA.

Ahora bien, que pasará con el precio del dólar –o de los diferentes dólares-, en definitiva, un precio más, pero un precio altamente significativo para la subjetividad económica argentina. La mayoría de los referentes del mercado coinciden en que en la segunda mitad del año puede incrementarse la volatilidad para el dólar blue y los financieros. Podemos anticipar cuatro notas claves que marcarán el ritmo al que habrá que bailar en los próximos meses, período en que los distintos mercados del dólar suelen ponerse más volátiles por cuestiones estacionales.

Lo primero a tener en cuenta, es cómo suena la nota que marcará el ritmo del flujo de dólares en el mercado en el segundo semestre. La experiencia nos dice que hay que esperar una estacionalidad menos favorable para el tipo de cambio por un menor ingreso de moneda estadounidense por caída de la liquidación de la cosecha de soja, que suele tener su época más fuerte entre mayo y julio. Esta caída en la liquidación se combina, en esta oportunidad, con una fuerte demanda de dólares por parte de los importadores de bienes y energía, motorizada por el crecimiento de la economía, pero también un mayor precio internacional de este insumo (esencial para la producción y la vida de las personas) como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Además, habrá que tener en cuenta una variable extra: un contexto político-económico susceptible de recalentar los escenarios en los que nos vamos a mover, ya que a medida que se avance hacia 2023 -un año electoral-, es probable que el ritmo de la política se agite cada vez más y veamos cómo esta variable comienza a trazar una escenografía para el mercado del dólar. Sin duda, donde más impacta lo político es en el dólar blue, ya que el mercado reacciona vía expectativas sobre medidas, anuncios o previsiones e incluso no pasan desapercibidos los consejos de los funcionarios económicos. De esta manera, la divisa podría acelerar la cotización si hay expectativas negativas sobre el futuro económico o algunas medidas puntuales.

Hay una segunda nota influyente, la Inflación y crawling-peg impactarán en el dólar. Según Ecolatina, mientras que el MEP y el CCL avanzan aproximadamente un 6% en el año, el nivel general de precios avanzó un 23% solo hasta abril, la mayor suba en 30 años. Así, ajustado por inflación, el CCL está un 14,3% más barato que a fines de diciembre de 2021. De esta forma, según la inflación prevista para mayo, el CCL se abarató en términos reales un 18,7% en el 2022. Empero, de mantenerse tan elevada la inflación como en estos últimos dos meses -6,7% en marzo y del 6% en abril- y lo que se espera en mayo, el dólar cada vez se va a tornar más atractivo en términos relativos. Si bien nadie sabe el momento en el cual repuntarán los dólares financieros, puede preverse que sin un cambio genuino de expectativas la calma cambiaria actual difícilmente pueda mantenerse.

La tercera nota –para ponerla en boca de los funcionarios asesores- será “Mi” cumplimiento de metas con el FMI. Los cumplimientos de las metas son cruciales para las expectativas económicas y políticas, ya que el blue y los financieros están muy relacionados con ello. Hay que recordar que entre los principales objetivos se encuentran la reducción del déficit a 2,5% en relación al PBI para este año, un crecimiento del 3,5% - 4,5% para la economía en 2022, un recorte a la asistencia del BCRA al Tesoro de hasta el 1% del producto y una acumulación de reservas por u$s5.800 millones.

La última nota, a nuestro juicio, nos hará sentir más que nunca la relación cercana entre dólar y emisión monetaria. Ocurre, que dentro de las metas con el FMI la emisión monetaria es un elemento central para la dinámica del dólar; así un aumento de aquella podría dar una mayor inestabilidad en el tipo de cambio. No estamos insinuando una escalada en el tipo de cambio; sin embargo, se trata de un elemento que puede alterar el mercado y los amantes de la dolarización, ante la incertidumbre, se pondrán en acto iniciando el concierto y generando una mayor demanda de divisas estadounidenses.

En Coaching Financiero, solemos decir; “consejo no pedido, consejo mal oído”, mientras que John Gray, profesor de pensamiento europeo en la London School of Economics, dice a sus estudiantes: “ofrecer a un hombre un consejo que él no ha pedido equivale a suponer que no sabe lo que debe hacer o que no es capaz de hacerlo solo. Los hombres son muy sensibles a esta cuestión, porque para ellos es muy importante la competencia.” ¡Saque el lector sus propias conclusiones!

Profesor de Coaching Financiero y director de la Diplo. en Estrategia y Gestión Financiera (UBP) y la Diplo. En Criptoactivos y Finanzas Digitales (UBP).

Fuente: https://www.ambito.com/opiniones/dolar/plazo-fijo-uva-vs-plazo-fijo-tradicional-el-que-apuesta-al-pierde-n5481857

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad